diciembre 3, 2020

Felipa Huanca habla de su trayectoria, el Fondo Indígena y sus proyectos para la Gobernación del Departamento de La Paz

por: Linda Calderón Marín

A días de las elecciones subnacionales del domingo 29 de marzo, La Época conversa con la candidata del MAS a la Gobernación de la Paz, hermana Felipa Huanca.

La Época (LE).- Felipa, ¿podrías contarle a los lectores quién es Felipa Huanca?

Felipa Huanca (FH).- es una mujer Aymara, indígena, con su propia identidad, provincia Umasuyo, segunda sección Ancoraimes, comunidad Pacharia. Ha sido también autoridad de la organización de Bartolina Sisa en el Departamento de La Paz a nivel nacional. Hace dos gestiones que estoy aquí, desde 2009 sigo como Ejecutiva, y también en 2010, 2011 y 2012 he sido Secretaria General de la Confederación Nacional de Mujeres de Bolivia.

Siempre he radicado aquí en el Departamento de La Paz y también mi familia, mi papá y mi mamá eran parte de una comunidad aquí. La vida ha sido dura, mi mamá se ha muerto con un accidente, mi papá ya después se enfermó y ha fallecido, y mi vida ha sido así: desde niña he estado en mi comunidad donde estudié hasta cuarto básico. Cuando quise estudiar un poco más, para seguir el quinto básico tenía que caminar dos horas, peor no había mucha oportunidad para las mujeres.

Luego me animé a terminar el bachiller a través de un sistema a distancia que ofrecía el programa de radio San Gabriel, y el 94’ empecé a estudiar y hasta que terminé así el bachillerato.

Entonces como mujer que conoce como es la vida de campo y también como autoridad en Bartolina Sisa, he aprendido mucho, al igual que en las otras actividades que he cumplido para tener una formación política. He venido de una familia humilde y he aprendido a salir adelante, aunque no es fácil sobresalir como mujer, debido al machismo, a pesar que eso no es parte de nuestra cultura ¿no?, porque mis abuelos me cuentan que antes había mucho respeto al rol de la mujer, a la figura de la complementariedad, pero después ha influido ese machismo fuerte.

LE.- ¿Cómo empezó tu carrera política?, ¿cuándo comenzaste a ser parte de organizaciones políticas?

FH.- Primero, es muy difícil salir de la casa cuando eres mujer, pero desde chica siempre fui muy curiosa. En mi comunidad mis tías se reunían, yo iba a reuniones, mi mamá –como soy la penúltima– siempre me llevaba. También estuve como misionera en las misiones Aymaras, como cursillista porque en el campo cuando una familia quiere casarse tiene que tener su catequista o cursillista, entonces yo participé en ahí. Pues la iglesia católica tiene su propia forma de hacer política a través del cristianismo, como hacer misión y todo eso.

Cumpliendo eso he pasado como misionera Aymara en una organización en el Departamento de La Paz, que eran como monjas pero con su propia vestimenta. Con ellas hacíamos misión a las comunidades, a las provincias donde estuve casi dos años, tenía más o menos 21 años. En eso he estado y de ahí he aprendido como es compartir con la gente, pero otra forma es la política de la Iglesia: no tienes que públicamente luchar o debatir sino ocultamente hacer misión, leer la biblia, rezar e instruir.

Como sabía tejer e hilar a mano, como mi mamá me había enseñado, como cursillista me complementaba mejor con cursos para tejer a máquina, tejido a mano, para saber cómo hacer distintas prendas, y con eso yo iba a hacer misión, y enseñaba al mismo tiempo que tejía. Eso me ha abierto a la gente, y por otro lado en Radio San Gabriel en el sistema de autoeducación he participado para terminar bachiller.

En 1994 también participaba de Caritas Boliviana, Caritas Coroico, hay una Pachamama de la Iglesia Católica, en ese tiempo había también club de madres.

Después, el 99’ he sido Secretaria General de las Bartolinas en mi provincia Umasuyo, donde empecé en la carrera de dirigente sindical, y se ha llevado un congreso a nivel de las 20 provincias, y nosotras con las hermanas de la provincia de Umasuyo, bien organizadas, hemos venido a participar de ese gran congreso.

Mis hermanas de la provincia me han dicho: Felipa tú vas a ir como representante de la provincia de Umasuyo, como ejecutiva a candidata. Porque Umasuyo, Aroma, Loa… todas esas 20 provincias, 20 hermanas se presentan para ser ejecutiva, y cada una de esas 20 provincias dan un voto para saber a quién quieren elegir democráticamente. Entonces, he salido pues con mayoría de votos y me he sorprendido mucho pues, pues me decían “a vos no te conocen, recién estas asumiendo como Secretaria General de la provincia… no importa, de vocal vas a asumir” y bueno, yo aceptaba no más, pero al revés a salido.

Y esa ha sido muy primera gran experiencia como ejecutiva departamental y justo ese año había pues movilización de educación gratuita, 1999, 2000 y 2001, Hugo Banzer era presidente, y estaba queriendo concesionar, mercantilizar el agua.

Hemos aprendido, hemos organizado, hemos bajado a las provincias, hemos movilizado, no solamente como dirigentes sino también como hermanos que defienden sus recursos como es el agua: el agua no se puede mercantilizar, es la sangre de la madre tierra, que ahora está defendida por la constitución, que dice “el agua es un derecho humano”, y antes era pues diferente. Entonces eso me ha dado mucha fuerza de pensar quien nos gobierna y como nos gobierna. Y la organización pelea pues por eso, por defender nuestros derechos, los derechos de las mujeres. Y además, la política de Bartolina Sisa desde antes ha luchado por lo fundamental: gobernarnos nosotras mismas.

LE.- ¿Qué ha sido para ti la organización Bartolina Sisa? ¿Qué ha significado en tu vida?

FH.- Realmente para mi esta organización Bartolina Sisa ha sido como una escuela, una universidad. Una cosa es teoría pero otra cosa es la práctica, y generalmente la gente critica desde la teoría pero yo digo, otra cosa es estar en la práctica.

LE.- ¿Cuáles son tus propuestas a los electores del Departamento de La Paz?, ¿por qué deberían confiarte su voto?

FH.- Primero, erradicar la extrema pobreza. Hasta el 20013 ésta se ha erradicado hasta el 20%. Yo quisiera en la gestión 2015–2020 llegar al 15% y mucho menos todavía. La pobreza moderada, que está situada en un 24% yo quisiera llegara al 20% y si es posible llegar a reducirla mucho más. Esa es mi meta.

Además, todos tienen que tener servicios básicos, como la luz, alcanzar el 100%. Ya no se puede vivir como cuando yo era chica con un mecherito, ahora todos deben tener sus servicios básicos. Así quisiéramos legar con esto a todas las provincias o distritos para que tengan luz eléctrica, que ayuden a formar también microempresas productivas comunitarias.

Alcantarillado también todos tienen que tener en las ciudades intermedias, la Ciudad del Alto; también el agua potable debiera llegar a cubrir el 90%, aunque sabiendo que la población igual va a crecer.

Por otro lado, desarrollar los proyectos de la productividad en las que tenemos tantas potencialidades de acuerdo al lugar: en los yungas, por ejemplo, hay frutas, tenemos que implantar entonces plantas de procesamiento de frutas. En el valle hay también productos como el maíz, el trigo, las verduras, hay que promocionar mucho más.

Hay que generar ingresos para la familia, con el camélido por ejemplo, que es un gran recurso que tenemos en el departamento de La Paz. La fibra de alpaca ¿a dónde la estamos vendiendo? Al Perú, por eso Jallojtapa es importante, ya que es un proyecto de gran industria de fibra de alpaca ya va a haber aquí en La Paz, y no van a tener que venderse a Perú porque podrá ser procesada aquí.

Hay que resaltar el proyecto de lecherías que tenemos, que será importante para crear microempresas pero con valor agregado al industrializar el producto, formando mercado interno en los municipios que van a comprar la leche para asegurar los desayunos escolares. Como ves, es una cadena de generación de empleo.

Hace poco he viajado a San Buenaventura, y el norte paceño, y les digo que estamos buscando la forma de explotar más petróleo, con eso vamos a tener plata, va a haber caminos, va a haber para todo mejoras. Eso al lado de hospitales, centros de salud, que sabemos que es de competencia de la alcaldía pero en la parte de recursos humanos podemos aportar desde la gobernación, la que tiene que complementarse con la medicina natural.

El gran departamento de La Paz, además tiene su proyecto de autopista de la ciudad hasta el Alto, donde se beneficien más que todo las provincias norte que van a llegar. Aquella ciudadela ferroviaria, la marapampa va a salir cuarta sección de alto Lima, va a conectar 16 de julio con Universidad UPEA de el Alto, en eso los técnicos ya están trabajando. Eso lo vamos a hacer cumplir, porque es necesario, es mucho el tráfico que tenemos hermana, ese es un gran problema.

Y un hospital de tercer nivel en el sur del Alto donde vamos a construir. El Alto lo merece, y con ellos también hermanos de las provincias se van a beneficiar.

Otro proyecto aquí en la zona sur es el hospital de cuarto nivel de oncología. No pueden morir nuestras hermanas y hermanos, ni los niños, seguir en los pasillos sufriendo. Esto nuestro mismo hermano presidente lo ha anunciado y desde la gobernación vamos a trabajar fuerte.

LE.- Independiente a las propuestas de tu programa, ¿cuáles crees que son los tres problemas que una o un gobernador de La Paz debería hacerse cargo urgentemente?

FH.- Para las provincias: caminos, caminos de asfalto para que puedan sacar sus productos. En Yungas por ejemplo es muy necesario, respecto a eso hay mucho reclamo. Para poder industrializar, darle al producto un valor agregado y potenciar las microempresas y su productividad.

Por otro lado tenemos que hacernos cargo de los temas de seguridad ciudadana, donde tenemos muchos problemas. Para eso estamos planificando a través del programa para la Gobernación departamental, la construcción de un albergue pero no para asistencialismo (dar comida, que estén ahí); vamos a construir la infraestructura primero y luego vamos a instalar a los especialistas, donde las personas que necesiten puedan ir a tratarse y pensar con las psicólogas por ejemplo por qué está metido en el alcoholismo, para que lo ayuden a resolver los problemas que quizás tiene en su familia. Para erradicar eso, un trabajo comunitario queremos hacer desde las autoridades o dirigentes –porque en las provincias hay secretarios de justicia, distritos, juntas de vecinos – los policías y la gobernación, un trabajo comunitario vamos a hacer.

En ese albergue vamos a implementar psicólogos, trabajadores sociales, médicos y también implementaremos para estas personas carreras técnicas que les ayuden a salir adelante como: carpintería, mecánica, sistemas, según lo que ellos quieran aprender, como una solución integral para dar oportunidad a esos jóvenes y que no estén en la calle durmiendo, robando. No va a ser fácil pero juntos si podemos. Ese es uno de mis proyectos más esperados, para que no haya riesgos para el pueblo paceño. Eso vamos a trabajar fuerte hermana.

LE.- ¿Qué es el fondo indígena y que piensas de los ataques de los medios de comunicación hacia este tema?

FH.- Es un problema en esta coyuntura que ha pasado. A ver, quiero explicar el Fondo Indígena es una instancia fruto de las luchas de las organizaciones sociales no es ninguna iniciativa que tenga que ver con partidos políticos.

Es la lucha de las organizaciones sociales que el gas no se venda y que se industrialice en nuestro país, así hemos luchado en 2003. Cuando ya han vendido IDH 5%, se dan las condiciones para que las organizaciones sociales presenten proyectos: ¿quiénes son? CSUTCB, Confederación Nacional de Mujeres de Bolivia Bartolina Sisa, CONAMAC, CIDOB, Interculturales y tres organizaciones oriente. Entonces eso conforma un directorio, esa es la máxima autoridad y luego se conforma una estructura: director del fondo indígena, técnicos según áreas y todo eso, según lo que yo conozco como ejecutiva departamental.

Como nuestra máxima organización está ahí nosotras, como federación departamental La Paz, hemos gestionado, no para Felipa Huanca, sino que hemos gestionado proyectos para las 20 provincias para fortalecer orgánicamente el departamento de La Paz, y no sólo nosotras, diferentes departamentos también se han presentado.

El año 2011 se otorgó el proyecto AINE por 145.058 bolivianos para fortalecer. Entonces en el primer desembolso han dado 99.000 bolivianos. Inmediatamente uno tiene que cumplir plazos (seis meses) entonces inmediatamente hay que cumplir las actividades que te propones en los objetivos del proyecto, y así hemos hecho, para ferias comunitarias para promocionar los productos de las 20 provincias, de las que tenemos fotos de todo lo que hemos hecho. Y por otro lado, generar seminarios, talleres para saber qué es el proyecto Fondo Indígena, cómo se pueden presentar proyectos, porque en el campo a veces no entendemos cómo funciona un proyecto técnicamente, de cómo presentarlo, que son los objetivos, etc. Entonces hemos generado dos días, tres días de seminarios y talleres. El primer día la gente trae su merienda, pero segundo, tercer día no puedes pues, y para eso se gasta. Esta oficina donde estamos ahorita, no teníamos salón, sólo era tierra y hemos refaccionado para tener una oficina bien, con escritorio, con computadora, no teníamos nada, esta oficina estaba vacía. Baño no teníamos, en la calle nuestras hermanas tenían que cambiar a sus wawas. No teníamos cocina, ahora hemos ampliado eso. En nuestra oficina se estaba entrando el agua cuando llovía, y no podemos estar en esa condición ¿no ve?

Entonces una parte se ha gastado en eso, pero la mayor parte se ha gastado en las ferias. Ese 99 hemos ejecutado, en la práctica hemos demostrado y técnicamente hay un administrador que maneja, no maneja Felipa Huanca, a mi no me han dado plata. Pero ese informe ya hemos dado el 14 de noviembre de 2011, hemos entregado un informe de 14 carpetas al Fondo Indígena. Pero ya no es mi culpa pues que no me da respuesta el Fondo Indígena, como fue el 99 el primer desembolso pues ahora el segundo falta. Estoy esperando. Por eso Contraloría ha sacado el proyecto AINE porque como no está cerrado ese proyecto, porque no nos han dado el segundo desembolso la lista está ahí. Porque yo soy representante legal, pero administración, control social y ejecución sobre eso, son cuatro personas responsables. Entonces hay que entender que eso no es para las cuatro personas, no es para Felipa, es para las veinte provincias.

Entonces ¿qué ha pasado? Sale la prensa y focaliza a la Felipa Huanca.

LE.- ¿Y tú que piensas de esos ataques?

FH.- Para mí, me han fortalecido porque esa intención de los comunicadores de atacarme por ser mujer, por ser candidata a la gobernación, mujer de pollera, indígena.

Me han atacado porque la derecha (SOL.BO, Unidad Nacional, otros como Rafael Quispe de la Unidad Nacional) han instruido: a la Felipa hay que atacar, hay que desgastar y al pueblo hay que decir estas mentiras. Y al pueblo han querido manipular diciendo “que 78 millones, que la Felipa es responsable”. Han focalizado así, sobretodo Página 7 y Erbol, parece que son nuestros enemigos, pero me han fortalecido, me han dado escenario, me hayan promocionado mucho más. Pero por otro lado han dañado mi imagen queriendo hacerme parecer como parte de la corrupción.


* Linda Calderón Marín, es periodista de La Época.

Be the first to comment

Deja un comentario