diciembre 3, 2020

Las andanzas libertarias de Liber Forti (1919-2015)

El fallecimiento de Liber Forti, acaecido en Cochabamba el 11 de marzo de este año, conmovió al mundo político, cultural, anarquista y sindical de Bolivia. Fue, felizmente, un hombre del que se escribió su experiencia. [1] Germinal Liber Forti Carrizo, más conocido como Liber Forti en su fascinante trayectoria anarquista, nació en Tucumán (Argentina) el 19 de agosto de 1919. Llegó a Tupiza en 1923 o 1926 (según las diversas fuentes), junto a su familia que huía de la persecución política a los ferroviarios argentinos. Su padre, el mecánico italiano Mario Forti, sindicalista anarquista, eligió esa ciudad, ubicada a escasa distancia de Villazón, colindante con La Quiaca (Argentina), donde instaló la Imprenta–Librería “Renacimiento”.

La historia larga de Tupiza nos remonta a la época prehispánica, con la cultura que originó a la nación Chichas. En la Colonia fue bastión rebelde que apoyó a Tupac Katari. En la Independencia en su suelo se libraron épicas batallas por la libertad. Tierra pródiga en minerales, asiento privilegiado de españoles y europeos, construyó riquezas sin nombre merced a la explotada mano de obra indígena. Dio origen a una pequeña oligarquía de mineros conservadores, a la vez fue terreno fértil para el cultivo de ideologías políticas radicales, como el anarquismo y el socialismo, cuna de librepensadores. Los ejemplos son numerosos: en 1906, se editó el periódico anarquista La Aurora Social y otro comunista, El Proletario; en 1908, Nicolás Tejerina y José Varlea fundaron el Partido Socialista; en 1911 se fundó la Unión Obrera de Socorros Mutuos “1° de Mayo”; finalmente, el ácrata Alipio Medinaceli, fundó el conjunto teatral de la Sección de Arte y Cultura del Club de fútbol “The Strongest”. [2]

Liber Forti aprendió a leer en Tupiza y a amar a Bolivia. Allí encontró “el divino rincón de la fraternidad y el amor por una gente trabajadora”. A sus 11 años declamó en su colegio “La patria de mis sueños” de Moscoso y un poema inédito de Ricardo Jaimes Freire. Eso lo aproximó a su otra pasión, el teatro. A sus 12 años visitó Tucumán, donde recitó ante el directorio del sindicato anarquista de la Federación Obrera Regional Argentina. [3] En 1945 creó un grupo de radioteatro. El 1° de mayo de 1946, junto a un grupo de jóvenes tupiceños, fundó el Conjunto teatral “Nuevos Horizontes”, convirtiéndose en el centro de creación cultural anarquista. En 1949 los anarquistas históricos partieron a La Paz. Medinaceli se integró al trabajo de los comités sindicales de base y a la Federación Agraria Departamental anarquista, motivo por el cual fue confinado a Coati. [4] Liber entró en contacto con la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y participó en la fundación de la Central Obrera Boliviana. Se afirma que fue el ideólogo de la independencia política de la COB y la FSTMB. Retornó a Tupiza en 1956 y fundó la revista Teatro, editada por el Conjunto Teatral “Nuevos Horizontes”, publicado por primera vez en 1956, con doce números editados hasta 1961. Ese año dejó su patria chica y asumió el cargo de Secretario de Cultura de la FSTMB (1962), en el que “por unanimidad sería elegido en cada congreso hasta la debacle del sindicalismo minero en 1985”. [5]

Nuevos Horizontes no formó un archivo institucional, lo que Liber califica como “falta de sentido histórico”, traducido en la falta de “un archivo de la correspondencia recibida y contestada; de los recortes de prensa relacionados con el Conjunto y sus actividades; de fotografías, de todas las actuaciones, públicos, giras, participantes, amigos, etc.”, afirmando que Nuevos Horizontes se creó sin Declaración de Principios, sin Estatutos, ni Reglamento Interno, ni personería jurídica. [6] Sin embargo, felizmente documentó su casi fantástica experiencia político–teatral en dos publicaciones periódicas el Boletín (50 números) [7] y la revista Teatro, [8] de inusual frecuencia y duración. [9] El Boletín, escrito a la manera de un diario, relata las giras por Potosí, Oruro, Villazón, La Quiaca (1956), Tarija, Yacuiba, Camiri, Sucre (1957), Antofagasta, Calama y Chuquicamata (1958), Telamayu, Ánimas, Siete Suyos, Santa Ana, Quechisla, Cochabamba, Quillacollo, Santa Cruz de la Sierra, Camargo, Potosí, Sucre y Oruro (1959), Catavi, Siglo XX (1960). [10] Liber Forti y su elenco (María Elena Burke, Teresa Sierra, Javier Alfaro, Cesar Romano, René Torrico, Aldalberto (Beto) Redín, Tony Aramayo), viajaron en transportes precarios por carreteras de tierra, periplos por tren, cargando 600 kilos de utilería. [11]

Sus impresiones sobre los mineros que espectaron teatro por primera vez, son reveladoras: “ascendiendo desde el nivel 500 mts. de profundidad de la mina, llegaban hasta ponerse a tono con la altitud moral de la obra, eran esos obreros que tanta gente los considera ignorantes e inaptos para las emociones artísticas serias…”. [12] Los mineros se tomaron muy a pecho la puesta en escena de “La zorra y las uvas”, que daba “la impresión de que todos se hallaban en misa”. Forti, teoriza sobre esa actitud: “tenían razón las afirmaciones de los maestros del teatro cuando dicen que la acción teatral, por el respeto y la comunicación espiritual que involucra, debe tener el carácter de un rito”. No era poco lo que hicieron, en realidad su actuación lindó con la hazaña: cuarenta y cinco días de gira, entre la sexta y la séptima. Cuarenta funciones realizadas. Trece lugares distintos”. [13]

Lo sorprendente es que a su muerte, su compañera Gisela Derpic Salazar, anunció que escribió una obra biográfica de Liber Forti, “en base de largas entrevistas y una revisión exhaustiva de su archivo y la correspondencia que mantuvo el fundador de Nuevos Horizontes con amigos y personajes de su época. El libro abarca su niñez y adolescencia y sus insistencias vitales: el teatro, el anarco sindicalismo, los escenarios políticos y la libertad; todo sobre la base de las conversaciones entre él y yo”. La obra En LIBERtad. Charlas con aquel que está aquí, [14] es, en todo caso, autobiográfica. ¿Esa correspondencia, incluye los archivos de Nuevos Horizontes, también? o ¿es exclusivamente la correspondencia particular que produjo en el curso de su trayectoria? Estamos frente a un invaluable archivo anarquista, rarísimo ejemplo en América Latina.


1.    Lupe Cajías, 2007: Los caminos de Nuevos Horizontes. 60 años de una apuesta cultural (La Paz, Gente Común; Lupe Cajías, 2008: “Los caminos de Nuevos Horizontes”, en: Ciencia y Cultura Revista de la Universidad Católica Boliviana, (20): 82. Mónica Heinrich, 2011: “Liber Forti”, passim, reproducido en Fuentes, Revista de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional, 5 (12): 57-62.

2.    Cajías, 2007.

3.    Heinrich, 2011: 57.

4.    Cajías, 2007, p. 63.

5.    El artista y gestor cultural Liber Forti murió en Cochabamba, en: La Razón digital, 11.3.2015.

6.    Cajías, 2007, p. 55 y ss.

7.    Idem, p. 245.

8.    La Biblioteca de la Asamblea Legislativa tiene siete números en su colección: del 6 (1959) al 12 (1961).

9.    El 13 se publicó en Santa Cruz y el 21 en Cochabamba.

10.    Lupe Cajías, 2008: 82.

11.    “Nuestra sexta gira nacional”, en: Teatro, No. 6: 29. 1959.

12.    Ibidem.

13.    “Nuestra séptima gira nacional”, en: Teatro, No. 6: 41.

14.    En LIBERtad. Charlas con aquel que está aquí. Página Siete, 11.3.2015, p. 27.

*    Historiador. Docente titular de la Carrera de Historia (UMSA), Director de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Be the first to comment

Deja un comentario