diciembre 2, 2020

¿Perdió el MAS las elecciones sub–nacionales?

por: Gustavo Torrico

A partir de que se convocó a la cita democrática, una maquinaria política electoral se puso en movimiento impulsada por los diferentes entes partidarios que irían a participar de la misma, el resultado final dejó al Movimiento Al Socialismo con un sabor agridulce en los labios. Aunque puedo afirmar, sin ningún temor, de que el MAS–I P S P triunfó en esta contienda.

Para sostener esta afirmación, permítanme realizar una pequeña explicación:

Un porcentaje de nuestros candidatos no estuvo a la altura que el desafío exigía, y no por falta de capacidad sino mas bien por carencia de compromiso político con el instrumento y sus lineamientos ideológicos- Eso se reflejó en la mala gestión de los candidatos postulantes a la reelección donde pretendíamos realizar la posta respectiva con nuevos candidatos de nuestro partido; también con las denuncias no judiciales pero públicas de los ciudadanos sobre hechos de corrupción que empañaban esas gestiones (excluyo de esta afirmación a la señora Felipa Huanca), y, el no acompañamiento de los diferentes candidatos a concejales y asambleístas para con sus candidatos principales, llegando al punto de que algunos dirigentes locales hacían campaña en contra.

Los candidatos que vienen “invitados” por el MAS no se logran compenetrar con el discurso, la militancia, nuestra propia forma de ser partidaria, la convicción profunda de transformar nuestra patria, nuestro anhelo de luchar para lograrlo venciendo adversarios políticos así como a los anti patrias sin dar ni un minuto de tregua. Por eso le dicen a la militancia que tiene que ser tolerante, que a la final todos vamos por el mismo camino, que respete a su “circulo” de asesores para la toma de decisiones, etc.

Los candidatos que van hacia la reelección testarudamente a sabiendas que ya no gozan del aprecio ciudadano, amparándose en grupos y núcleos de clientelismo y direcciones desgastadas por el uso indiscriminado de su posición, “eligiendo” tanto al candidato como a sus acompañantes; los que son del mismo círculo anquilosado y dañino para cualquier desarrollo político de diferentes personas que no pueden acceder a las postulaciones por no pertenecer a estos grupos o no estar de acuerdo con la forma en que se manejo la gestión y son vetados, nos llevan a preguntar: ¿y el proyecto político?, ¿y los postulados partidarios?, ¿y la lucha contra la corrupción? QUÉ ES ESO DE QUE ESTAMOS HABLANDO.

Se tiene una lección dada por el pueblo a nuestro instrumento, que no es de rechazo, es de advertencia, nos están mostrando el camino errado y nos están diciendo que si seguimos con esta praxis, ponemos en juego los logros de la REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA Y CULTURAL que comenzamos y que aún esta en su etapa adolescente y es nuestro deber y obligación cuidar hasta que sea completamente madura y se valga por si sola ante tanto parasito y sanguijuela política que la ataca cada día con la complicidad de los traidores de siempre que existen y existirán camuflados como dizque indígenas, nombrándose librepensantes, críticos al proceso del cual medraron y saborearon y lo defendían mientras estaban dentro.

Lo anterior señala la falta de formación de cuadros, pues son excepciones los esfuerzos de la escuela que dirige don Alfredo Rada, o la escuela EVO MORALES del Colectivo De Pensamiento Político “SATUCOS”, o el propio esfuerzo del incansable huracán Ramírez formando a la juventud militante del MAS en su propia casa.

El MAS ha crecido y sigue creciendo de una forma tal que hoy por hoy es el partido más grande de la historia boliviana, el único con presencia en el cien por ciento de los municipios, departamentos, provincias y comunidades, y por lo tanto al tener tanta militancia en su interior, se tiene también una cantidad enorme de militantes que quieren y están en su reconocido derecho de querer ser nominados, postulados y elegidos, pero al no existir tantos espacios políticos para acogerlos optan por buscar cualquier guarida que los cobije, no importando los lineamientos políticos.

A estas alturas del proceso y su desarrollo se tiene que revisar exhaustivamente la forma de elección de nuestros candidatos, sin quitarle protagonismo a las organizaciones sociales, las cuales deberían nominar ternas de candidatos y la dirección política del MAS proceder a su selección, para así evitar el dedazo en contra de algunos buenos cuadros políticos a cambio de los familiares o amigos y hasta gente adinerada que quiere comprarse la nominación.

A todo esto debemos añadir la campaña orquestada de los medios de comunicación, no como anuncios propagandísticos sino mas bien con una estructuración y coordinación de primer nivel desvalorizando u ocultando actividades del MAS y agigantando las de las oposiciones, cuadruplicando las coberturas con relación a nosotros, ¿dónde quedó la independencia política?

Lo de Cobija es un punto aparte, ahí se votó no contra una mala gestión, ya que la de Ana Lucía Reis fue una de las mejores del país; ahí no se voto contra corrupción pues no existe un sólo murmullo de esto en la capital pandina; ahí se realizó una juntucha política de diversidad más amplia que el arco iris y pusieron a la cabeza a un ciudadano querido por su pueblo y entonces ganó el sentimiento.

Estas elecciones nos dejan con esas y otras lecciones que sería tedioso mencionar, sin embargo, también nos dejan con la satisfacción de comprobar que el pueblo boliviano sigue mayoritariamente apuntalando al MAS, que el proceso de transformación que iniciamos a la cabeza del compañero EVO no tiene retroceso, nos equivocamos, sí, pero no traicionamos; corregiremos a futuro nuestro actuar y consolidaremos el modelo por el cual MAS DEL 60% de los bolivianos votamos en octubre.

Análisis separado merece la candidatura de la señora Felipa Huanca, la cual empezó la campaña bajo una estrategia diseñada y que marchaba viento en popa, y cuando se había preparado todo el terreno para su presentación ante las ciudades de La Paz, en plena carrera electoral nos plantaron un tiro en la rodilla: las denuncias desde la Contraloría del Estado, la criminalización de su participación en el fondo indígena, el uso político de esta denuncia en forma sañuda de parte del legislador Quispe, la no cobertura a la defensa, hicieron aflorar un machismo desmedido entre nuestra propia militancia, esto fue terrible en el área provincial. También salió a la luz un racismo escondido y que en forma disimulada quería encontrar un justificativo para expresarse y lo encontró en el fondo indígena. Pero, ¿cuál fue el crimen de la señora Huanca? ¿VESTIR POLLERA Y USAR SOMBRERO? ¿SER MUJER EN LAS PROVINCIAS E INDÍGENA EN LA CIUDAD?

Cuando publiquen los datos oficiales del tribunal electoral, veremos con mas claridad dónde se rechazó y dónde se aceptó esta candidatura, CÓMO EXPLICAN EL APOYO A LOS ASAMBLEISTAS Y NO A SU CANDIDATA, Por mi parte me siento orgulloso de haber sido su compañero en este proceso electoral, tanto como cuando mi Presidente me pidió que lo acompañe en la diputación el año 2001.

Tenemos presencia en muchos mas municipios en el país, no existe un lugar donde no contemos con concejales o asambleístas, sub-gobernadores o agentes cantonales, por estos motivos y muchos más que el espacio de la nota no permite expresar le digo con la frente alta y voz valiente: el MAS salió victorioso nuevamente en la elecciones, perdimos algunas batallas pero ganamos la guerra.

¡¡¡PATRIA O MUERTE

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!!


* Gustavo Torrico, líder nacional masista y asambleísta electo por La Paz.

Be the first to comment

Deja un comentario