noviembre 29, 2020

Perdón… ¡Nunca, jamás!

García Meza dice que está dispuesto a revelar el paradero de los restos del líder socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz, y solicita, incluso, una audiencia con el presidente de nuestro Estado para determinar las condiciones de su cooperación.

Nuestro país tiene una larga historia de gobiernos militares. Nuestros periodos democráticos son cortos y, salvo por el último, interrumpidos. Sin embargo, pocos son los presidentes provenientes de las FF.AA. que han dejado atrás suyo un rastro tan lleno de calamidades como García Meza. Algunos dirían que solamente Melgarejo podría rivalizar con este último en términos de arbitrariedad, corrupción y brutalidad.

La historia no es tan simple, por supuesto, como para dividirla entre buenos y malos. La frustrada desclasificación de los archivos militares en el Estado Mayor de las FF.AA. es una prueba de que incluso los gobiernos más progresistas de nuestra historia pueden ser, en algunos aspectos, conservadores.

El Estado boliviano tiene una deuda con las victimas de aquel oscuro periodo de nuestra historia, pero me atrevo a suponer que ninguna de ellas estaría dispuesta a perdonar los crímenes de lesa humanidad cometidos por este personaje para saldar cuentas.

La investigación para encontrar los restos de Marcelo y establecer responsabilidades por su muerte debe ser reactivada, no hay duda. Los responsables deben ser juzgados y procesados. Nadie con un mínimo de principios cuestionaría esta última afirmación.

Incluso las generaciones jóvenes, que no vivimos aquellos oscuros días, sabemos de las atrocidades de García Meza. Tampoco nosotros estamos dispuestos a perdonar lo ocurrido, nunca.

Be the first to comment

Deja un comentario