noviembre 27, 2020

La religiosidad: Otra oportunidad para profundizar el proceso de cambio

En Bolivia se puede asistir a eventos religiosos interculturales donde diversas expresiones participan y respetan las diferentes creencias, cultos y ritos.

Para nadie es desconocido que siendo un Estado Laico, el Estado Plurinacional de Bolivia tiene un importante contingente de ciudadanos que abrazan el catolicismo como creencia religiosa, resultado de un proceso de aculturación que estuvo ligado a la colonización española sobre nuestro territorio.

La historia de la iglesia católica en Bolivia tiene luces y sombras como la historia de cualquier concepción religiosa en el mundo. La religión fue y es un instrumento usado para sustentar propuestas ideológico políticas de diverso cuño en todo el planeta. El sincretismo cultural producto del amalgamamiento de una religión exógena con concepciones religiosas endógenas en los Andes, la Amazonía y los Llanos, produjo importantes expresiones con rasgos compartidos entre visiones locales y universales de la religión.

Como en todo mestizaje, la suma de valores y pautas de las culturas que se encuentran, generan productos culturales que en sus sinergias materializan nuevas concepciones enriquecidas por los valores de ambas culturas y en estos casos, las religiones que se encuentran.

Bolivia es un país que tiene en sus culturas y su gente, una de sus riquezas más preciadas. La fuerza con la que resistió la práctica colonial en sus procesos de extirpaciones de idolatrías, como se llamaba a la acción que pretendía suprimir a las expresiones diferentes a la cultura que se imponía, en lugar de exterminarnos nos hizo más fuertes. Resultado de esa resistencia se produjeron expresiones tan importantes como el culto a Tata Santiago que tras un rostro europeo encubría el culto a Illapa o el culto a las diversas vírgenes que encubren el culto a la Pachamama o las expresiones de la música barroca de los mojos o la chiquitanía que junto a instrumentos europeos expresan en su capacidad interpretativa y sus voces, el alma de los pueblos indígenas que no se rindieron jamás a la imposición religiosa extranjera.

Hoy en el Estado Plurinacional tenemos la posibilidad de asistir a eventos religiosos interculturales donde las diversas expresiones religiosas participan en igualdad de condiciones compartiendo momentos de espiritualidad que respetan las diferentes creencias cultos y ritos. Y esa es expresión de una nueva propuesta civilizatoria para el siglo XXI. Para nadie es desconocido que la Iglesia Católica ha ido perdiendo preeminencia frente a otros cultos también de orden cristiano pero que responden a otras confesiones de orden protestante y basadas en profundas convicciones liberales y pro capitalistas. Expresiones como Ekklesia y similares, son justamente expresión de lo anotado.

Por eso para la Iglesia Católica es tan importante enviar a su máximo representante político para interactuar con nuestros representantes políticos y nuestros pueblos: el diálogo de la Iglesia Católica con las expresiones de religiosidad ancestral es importante para ella y su vigencia, pero es también importante para las relaciones políticas entre Estados. Además esperamos que el Papa Pancho nos haga algún guiño en torno a nuestra reivindicación marítima lo cual será importante para continuar nuestro posicionamiento del tema en el ámbito internacional.

Por todo lo dicho es un buen momento para demostrar que nuestro anticolonialismo no destruye al otro, sino que nos afirma en nuestros valores y principios sin destruir lo ajeno y mostrar al mundo que nuestra revolución democrática y cultural tiene en católicos como Néstor Paz, Mauricio Lefebvre, Mons. Jorge Manrique, Julio Tumiri y Luis Espinal entre otros católicos revolucionarios, fuentes de inspiración para la construcción del Socialismo Comunitario.


*          frodriguezu@yahoo.com

Be the first to comment

Deja un comentario