noviembre 30, 2020

Reglas claras… las había

Unas horas antes de cerrar esta edición, el Tribunal Supremo Electoral anuló la candidatura de Unidad Demócrata en el Beni, dejando a Ernesto Suárez y otros 227 correligionarios suyos fuera de los comicios sub nacionales, en cualquier nivel de gobierno. La razón: publicar resultados de encuestas a través de medios de comunicación. Muchos quedaron sorprendidos, ni que decir en el departamento del Beni.

A nivel departamental, se trataba de una fuerza capaz de hacerle frente al oficialismo. A nivel local, de la misma manera. Es decir, con esa decisión, se ha dejado fuera del juego a un contendor político relevante, limitando la competitividad de las elecciones en el departamento del Beni y en la mayor parte de sus municipios.

Por supuesto, incluso a los ojos de los que acompañan este proceso de cambio, tal decisión puede parecer extremadamente dura, hasta injusta. Con seguridad, durante los próximos días habrá un encendido debate acerca de cómo esta decisión del TSE afecta a la democracia de nuestro país. No obstante, se debe tomar en cuenta que la Ley de Régimen Electoral es bastante clara con las transgresiones y sus respectivas sanciones.

“Las organizaciones políticas que difundan resultados de estudios de opinión en materia electoral, por cualquier medio, serán sancionadas por el Órgano Electoral Plurinacional con la cancelación inmediata de su personalidad jurídica…”, dice el Artículo 136 de esta normativa.

Posiblemente lo más lamentable para la oposición es que se trató de un error completamente prevenible.

Políticamente, Beni ha sido electoralmente conservador desde hace décadas. Su inclinación del voto nunca ha sido oscilante, decantándose casi siempre por opciones tradicionales como el MNR o ADN. Las elecciones de 2013 por su gobernación demostraron con la victoria de Lens que, a pesar de lo trabajado, el MAS tendría que poner mayores esfuerzos por conquistar aquella plaza.

No obstante, y las elecciones generales del año pasado lo demuestran, el avance del partido azul es innegable. Incluso en este departamento, de acuerdo a las últimas encuestas de UNITEL, el MAS se constituía en la segunda fuerza en intención del voto. Se trata de un movimiento histórico irresistible, sobre todo a partir de la derrota del bloque opositor regional allá por 2008.

De todos modos, no hay forma de saber qué hubiera pasado si el UD no hubiera cometido el error de transgredir la ley de régimen electoral, al igual que no hay forma de saber, a pesar de estar a sólo unos días de distancia, que pasará. En política, todos lo sabemos, no hay certezas y ni siquiera la muerte tiene el mismo significado que en otros campos de la actividad humana. Se trata de otra dimensión.

Más allá de si la normativa es inconstitucional por limitar los derechos políticos de los candidatos de UD, hay, una certeza: existía, a todas luces, una advertencia, y tal como dice un popular adagio… “guerra avisada no mata soldado”.

Be the first to comment

Deja un comentario