noviembre 27, 2020

Cuba está fuera de la lista

La noticia llegó como una gran sorpresa, a pesar de que fue anunciada desde finales del año pasado. Es innegable el hecho de que vivimos tiempos en los que todo está cambiando, pero no debemos dejarnos llevar por el bullicio mediático. Cuba está fuera de la infame lista de países patrocinadores del terrorismo, pero eso no quiere decir que los EE.UU. vayan a aceptar que este país conserve su soberanía a sólo unos kilómetros del imperio más grande que haya visto la historia humana.

La decisión de Washington no borra el pasado. Por más de 50 años Cuba resistió atentados terroristas patrocinados desde la Central de Inteligencia Americana, algunos que aún duelen, como la bomba colocada en el vuelo de Cubana de Aviación, de la mano del infame Posada Carriles, que aún goza de la protección del gobierno de los EE.UU. Esto sin mencionar los innumerables atentados contra la vida del máximo dirigente de la revolución cubana: Fidel Castro.

La política de los EE.UU. parece estar dando un giro en lo que respecta a Nuestra América, pero se trata de un giro que aún conserva un sentido estratégico expresado muy elocuentemente por el senador Tom Cotton, que no hace mucho reclamó ante el Congreso de los EE.UU. algo que Latinoamérica debe tener muy presente: Global Military Dominance.

Sea por la persuasión, o sea por la fuerza, EE.UU no ha cambiado ni lo hará su política externa. Por ello, debemos tomar esta noticia como un justo, aunque tardío e inútil, reconocimiento por parte del coloso del norte. Pero no debemos olvidar los verdaderos atentados terroristas perpetrados por el gobierno de los EE.UU. contra esta isla, desde La Coubre hasta Playa Girón.

Cuba está fuera de la lista, aunque Cuba jamás experimentó con campesinos en Honduras y Nicaragua, ni armó terroristas en el medio oriente ni tuvo cárceles clandestinas donde se haya ejercido algún tipo de tortura. Cuba está fuera de la lista, aunque esa lista jamás tuvo valor alguno.

La dignidad del pueblo cubano no necesita de esta clase de reconocimientos o reivindicaciones. Basta con recordar los médicos y educadores que le ha ofrecido al mundo, mientras los EE.UU. repartían bombas y dictadores por doquier.

Be the first to comment

Deja un comentario