noviembre 30, 2020

De ángeles sin sexo a defensoras de asesinos

Como consecuencia de la crisis del Tribunal Supremo Electoral (TSE) la oposición se ha esmerado en dar su opinión y presionar para que tenga consenso (hasta aquí todo bien) pero, lamentablemente, en su afán de presentarse como innovadora, Tuto Quiroga propone buscar a ciudadanos inmaculados, “notables”, sugiriendo inclusive nombres como el de Salvador Romero y un tal Hassenteufel.

El propio Doria Medina propone –nada más ni nada menos– a la periodista vocera de la oposición, Amalia Pando, y un anterior Vocal de la Corte que ocupando el cargo de Constituyente renunció a tan alta representación ciudadana.

De los nombres señalados quisiera recordar un poco sus características: Amalia Pando, furibunda enemiga del presidente Evo Morales y el proceso de cambio, es la expresión más clara de neoliberales practicantes; en tanto, Lazarte, quien se negó en llevar adelante la Asamblea Constituyente, prefirió renunciar a su cargo antes de desmontar el Estado neoliberal.

¿Será posible encontrar ciudadanos inmaculados? Desde nuestro punto de vista es imposible, porque la misma sociedad obliga, desde los años más tempranos, a tomar partido acerca del acontecer cotidiano, es decir, siempre tenemos una cierta inclinación política e ideológica.

Buscar personas “apolíticas” solo cabe en la mente de quién no se ha enterado del fenómeno neoliberal que ha despolitizado la sociedad, llevando el fenómeno social a una estrecha relación con el mercado, política donde la población tenía un rol secundario (solamente emitir su voto) y la práctica política se dejaba en manos del sistema político y los “especialistas”.

Con este rumiado discurso voceros de la oposición están sugiriendo el retorno de la exclusión del ciudadano de a pie en la gestión del Estado. Están hablando de los “notables”, aquellos que bajo el manto de la “meritocracia” apoyaron la consolidación del sistema de libre mercado.

No se precisan títulos para ser un ciudadano probo, miles de amautas así lo demuestran. No se necesitan títulos de doctorado para administrar un órgano de poder en un Estado Plurinacional, de ser así estaríamos restituyendo el “cargo calificado” propio del darwinismo social-neoliberal.

No es necesario conocer los sistemas electorales del mundo para aplicar nuestras propias normas que deben combinar la democracia comunitaria con la democracia occidental; en el entendido que estamos en un proceso de transición hacia el socialismo comunitario.

Ligado a este proceso de búsqueda de “ángeles sin sexo” se ha conocido la denuncia de una opositora que califica al Fiscal General de “terrorista”. A esta despistada dama habrá que recordarle que la resistencia colonial ha sido siempre violenta, desde la misma llegada de los españoles que instalaron la violencia como mecanismo de subordinación y que aún nos encontramos en plena batalla simbólica.

¿Señora Diputada, con esa misma vehemencia que acusa a una importante autoridad, podrá usted denunciar a quienes quemaron la casa del prefecto de Sucre el año 2007? ¿Podrá acusar a los verdaderos agitadores de la humillación más horrorosa del 24 de mayo de 2008? Esperamos su coherencia.


* Historiador potosino.

Be the first to comment

Deja un comentario