noviembre 24, 2020

El golpismo suave de un socialista español

por: Rafael Artigas

Tras la visita de Evo Morales recientemente a Bruselas, Bélgica, quedó sorprendido que un socialista español como Felipe González, ex presidente español, ande en afanes conspirativos con opositores en Venezuela, lo que le llevó a deducir que algunos los partidos en Europa y Latinoamérica siguen siendo presas del capitalismo.

González, secretario general del Partido Socialista Obrero (PSOE) desde 1974 hasta 1997, viajó a Venezuela para reunirse con Leopoldo López, líder de la opositora Voluntad Popular y con el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, ambos con procesos judiciales abiertos en el hermano país.

González, con esa conducta política, entró a formar parte del proceso desestabilizador del gobierno del presidente Nicolás Maduro, y a la vez, del de rearticulación d la derecha golpista venezolana.

La visita tenía una intención, soliviantar a la oposición venezolana, la cual no pierde la menor oportunidad para tratar de derrocar al gobierno de Maduro, tal como lo hicieron los dos mencionados conspiradores, a inicios de este año, actualmente apresados.

No en vano el abandono del territorio venezolano de González se dio a bordo de un avión del gobierno colombiano, nacionalidad del ultraderechista ex presidente Uribe, implicado en incesantes acciones desestabilizadoras de la revolución bolivariana. El propio Juan Manuel Santos parece haberse prestado a este juego facilitando esa aeronave del gobierno colombiano para el traslado de González.

A lo anterior hay que sumar la acción de otro conspirador y ex presidente colombiano, Andrés Pastrana, quien recientemente se reunió con el otro ex presidente español, José María Aznar, en el afán de potenciar a la derecha regional para derrocar la democracia del pueblo de Chávez.

De la misma manera, Barack Obama olfateó esta posibilidad y lanzó una anecdótica advertencia cuando aprobó un decreto en sentido de que el país de Bolívar “es una amenaza para los EE.UU.”; aun sabiendo que bien sabemos que el país del norte es el que tiene un cuantiosísimo currículum de saqueo y genocidio por apropiarse del petróleo ajeno.

Por esas razones Felipe González actúa como un gánster de la mafia de los años 20 del siglo pasado, queriendo apropiarse del petróleo venezolano a partir de interceder por personas que tiene directa responsabilidad en los hechos de violencia que vivió Venezuela recientemente.

Contra ese proceder Evo Morales cuestionó la moral de Estados Unidos en materia de derechos humanos, porque en algunos estados de ese país rige la pena de muerte y muchos ciudadanos caen muertos por disparos de bala, sin contar, además, que los derechos colectivos son casi inexistentes.

Morales señaló que tras la amenaza política y la intervención militar el país del norte recurre a las calumnias de narcotráfico para involucrar a dirigentes de movimientos sociales y políticos, como sucede en Venezuela, donde investiga a media docena de altos funcionarios de gobierno, incluido el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

Por todo ello, no solo tenemos que estar alertas de la derecha interna, que en muchos casos está desahuciada y enterrada desde hace tiempo, sino de la derecha internacional, que es la que ha tomado el relevo para atentar contra los países del ALBA, llegando a disfrazarse de “socialista”.

Recogiendo el mensaje de Evo Morales, es vital mantener la unidad de los pueblos y acompañar las transformaciones políticas y sociales con las económicas, manera en que el pueblo confiará en el proceso de liberación bajo el modelo de revolución democrática.


* Rafael Artigas, es comunicador e investigador orureño.

Be the first to comment

Deja un comentario