diciembre 4, 2020

Juan José Torres (1921-1976)

Nació en Cochabamba el 5 de marzo de 1921 y desde sus 14 años tuvo la responsabilidad de ayudar a la manutención de su familia, pues perdió a su padre en la Guerra del Chaco.

En su juventud ingresó en el Colegio Militar del Ejército “Gualberto Villarroel”, graduándose, en 1941, como subteniente y “cadete destacado”.

Participó en el movimiento rebelde de cadetes, con la Falange Socialista Boliviana (FSB), contra el presidente Mamerto Urriolagoitia, siendo dado de baja del ejército y exiliado a Buenos Aires, donde trabajó en una empresa constructora. Tras la revolución del 9 de abril de 1952 fue reincorporado a la institución castrense y destinado primero, al Colegio Militar, luego a la Escuela de Comando y, posteriormente, al Estado Mayor.

En 1964 se desempeñó como Agregado Militar en la Embajada de Bolivia en Brasil y un año después como Embajador en Uruguay.

En 1966 estuvo a cargo de la creación de una comisión especial para el estudio y elaboración del anteproyecto del Código de Menor, aprobado ese mismo año.

Asumió la presidencia del país el 7 de octubre de 1970 y, con el apoyo del pueblo, auspició la reposición económica a los trabajadores mineros afectados cinco años antes con una brutal rebaja de salarios.

Bajo su administración nacionalizó el complejo minero Matilde (wolfang, plata, zinc y otros), recuperando, además, la supremacía estatal sobre el petróleo y el azúcar, al mismo tiempo que establecía una política de reordenamiento de la administración pública, con una mayor eficacia fiscal sobre las exportaciones.

En el campo político, dispuso la liberación de todos los presos políticos por causa de las guerrillas de Ñancahuazú y Teoponte, la reparación patriótica-pecuniaria a los ex combatientes de la Guerra del Chaco, el delineamiento de una política exterior no alineada y solidaria con las luchas de los pueblos contra la dependencia colonialista y la opresión militar, emprendiendo negociaciones con el gobierno del presidente chileno Salvador Allende para el restablecimiento de una salida soberana al Océano Pacífico. También dio garantía constitucional para que las organizaciones de la democracia popular y representativa se constituyeran en la Asamblea Popular. En el mismo periodo expulsó de Bolivia a los voluntarios del “Cuerpo de paz” norteamericano y bajo su mandato no se persiguió, ni presionó o detuvo a nadie por sus ideas políticas.

Forzado al destierro tras el golpe de Estado del entonces Cnel. Hugo Banzer, el 21 de agosto de 1971, viajó a Perú, luego a Chile y, tiempo después, a la Argentina.

El 1 de junio de 1976 fue secuestrado en Buenos Aires, siendo torturado y asesinado al día siguiente, en una operación calificada como de las más de la Operación Cóndor. Sus restos reposaron en el Panteón Civil de Dolores, en México, hasta su repatriación en 1983.

La Época.-

Be the first to comment

Deja un comentario