diciembre 2, 2020

El teleférico como patrimonio de los paceños

Dejar escrito en piedra lo que Omar Rocha hizo en su gestión como alcalde interino sería un error para la ciudadanía paceña. Aunque existen compromisos vinculantes que el gobierno municipal asumió durante ese corto periodo edil, estos deben gozar no sólo de legalidad ante el Estado, sino también de legitimidad ante la sociedad civil.

La construcción de la línea blanca del teleférico es un proyecto grande, que no puede ser decidido apresuradamente sin un riguroso estudio que considere todas las posibilidades de ejecución. Por ello, el fracaso de las negociaciones del día de hoy, viernes 26, no deben desalentar a las partes interesadas en encontrar alternativas que sean aceptadas por todos.

Más allá de los inconvenientes estéticos de esta obra, también están aquellos de carácter histórico. La Plaza Villarroel y el Monumento a la Revolución son un patrimonio no sólo de los paceños, sino de los bolivianos en general. No se trata de una banalidad, sino de la preservación de nuestra memoria.

El teleférico no ha podido constituirse en una alternativa de transporte masivo frente al caótico y flagelante transporte público, pero aún así tiene bondades que han tenido efectos hasta interculturales, como se pudo apreciar en la zona de Calacoto, en el Megacenter, donde dos realidades tan diferentes como son las de El Alto y la Zona Sur, sacaron a la luz del día algunos prejuicios colectivos que era necesario tratar.

La ciudad de La Paz, por su particular geografía, es un lugar interesante para implementar proyectos como el de Mi Teleférico, pero este proyecto debe ser construido cuidadosamente, porque será a futuro, también, un patrimonio para todos los habitantes de este municipio.

Es necesario continuar con las negociaciones; es imprescindible agotar todas las posibilidades.

Más allá de las competencias con no fueron respetadas dentro de la Ley Marco de Autonomías, tampoco se está respetando el legado histórico de la patria. Esto es algo que nuestra ciudadanía debe tener presente y reflexionar sobre ello.

Be the first to comment

Deja un comentario