noviembre 29, 2020

Un sistema económico de igualdad

por: Hans van de Sande

En este artículo se explica un sistema económico de igualdad. El sistema tiene elementos del socialismo como del capitalismo. El objetivo es lograr una situación de equilibrio y paz.

Un sistema económico de igualdad y en consecuencia una “economía suficiente”, tendría las siguientes bases: todos tendríamos que pagar según nuestra capacidad. La idea consiste en introducir un precio dependiente del salario. A toda transacción el comprador debe transmitir su balance (la cantidad de dinero que posee). Partiendo del balance se determina el precio. Con las posibilidades electrónicas de hoy debería ser posible y así que otra persona no sepa el balance.

Por tal salario el precio sería tal y por otro, tal otro. En esta manera todos pagan un precio relacionado al ingreso. No obstante habrá todavía una diferencia, de esta manera en este sistema aún hay incentivos.

Con la misma realidad salarial, ahora todos compran más o menos lo mismo. Los bienes de lujo serían restrictos o compartidos. Los impuestos también serían pagados porcentualmente por ingreso. No obstante debería haber alguna diferencia: una persona con un ingreso más alto pagaría menos, así que esta persona tendrá una ventaja, que lo merece por hacer un trabajo más duro, más responsable o más peligroso. Las tiendas recibirían importes altos de dinero de clientes adinerados. Una parte de este dinero puede ir a la autoridad pública, para un sistema social y otras provisiones. Y si su balance bajaría, pagarían menos a su vez por sus necesidades.

La bolsa puede ser convertida en un instituto político: uno puede “comprar acciones”, pero que no deben ser entendidas como dinero, sino como “votos” en política. El efecto es el siguiente: gente con más iniciativa (que suele tener más dinero), tiene más influencia política y así más control sobre la gestión a la vista del mundo. Así tendremos lo que podemos denominar una “democracia iluminada”, teniendo a la vez un incentivo más.

Hay un potencial enorme de habilidades e intelecto de la gente que no se utiliza en el presente. Estas habilidades e intelecto serán estimuladas. Además será de nuevo la política la que gobernará el mundo y no las empresas multinacionales.

Esta idea es aplicable a un contexto internacional. Los países pobres pagarán menos relativamente que los países ricos. Esto tendrá una gran fuerza estabilizadora a nivel internacional.

Para que este sistema exista, avance y mejore se necesita cierta conciencia que está surgiendo ahora. Este sistema económico promueve un proceso de crecimiento continuo de conciencia, dando menos atención a lo material y más a lo espiritual. Sería ‘producir por calidad’ en vez de ‘producir por beneficio’. Un mundo ecológico sería más posible.

Para empezar, este sistema debe ser aplicado regionalmente. Sud América, África y ciertas partes de Asia podrían formar en conjunto un área. El mundo occidental sería otra. Luego estas dos zonas podrían juntarse, así que pueda haber equilibrio y posiblemente un estado de paz total.


* Este texto es un resumen. Para el texto completo, póngase en contacto con hansvandesande680@gmail.com.

** Hispanista / hispanoamericanista

Be the first to comment

Deja un comentario