noviembre 26, 2020

La sorprendente faceta bibliotecaria de Vladimir Ilich Lenin

Durante su gobierno se fundaron miles de bibliotecas que acercaron la lectura a millones de personas que durante el zarismo no tenían acceso a ningún tipo de libro.

Vladimir (Volodia) Ilich Ulianov (Lenin), nació el 22 de abril de 1870 en Simbirsk, a orillas de Volga, a 893 kilómetros al este de Moscú. Falleció el 21 de enero de 1924 en la mansión de Gorki, en Nizhni Nóvgorod, en las afueras de Moscú. Fue revolucionario, líder bolchevique, político marxista, principal dirigente de la Revolución de Octubre y primer presidente de la Unión Soviética.

Como resultado de su experiencia intelectual y revolucionaria, basada en las fuentes del marxismo, escribió un conjunto de obras teóricas, filosóficas y prácticas sobre la situación política, económica y social de Rusia de principios del siglo XX, que devino en una doctrina que sería conocida como leninismo y posteriormente daría lugar al marxismo-leninismo, y por ello aplicable a cualquier sociedad. Según expertos, diecisiete de sus escritos entre 1897 y 1923 son considerados como obras fundamentales: A qué herencia renunciamos (1897), El desarrollo del capitalismo en Rusia (1899), Un paso adelante, dos pasos atrás (1904), Dos tácticas de la socialdemocracia en la revolución democrática (1905), Carlos Marx (1914), Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo (1914), El derecho de las 42 naciones a la autodeterminación (1914), El programa militar de la revolución proletaria (1916), La revolución proletaria y el renegado Kautski (1918), La economía y la política en la era de la dictadura del proletariado(1919), La enfermedad infantil del “izquierdismo” en el comunismo (1920), y la Carta al XIII Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética (testamento de Lenin) de 1923. Los escritos calificados esenciales son cinco: ¿Qué hacer? (1902), Materialismo y empiriocriticismo (1908), El imperialismo, fase superior del capitalismo (1916), Las tareas del proletariado en la presente revolución (Tesis de Abril) (1917) y (1917). [1]

Fue desterrado por tres años a la aldea de Shúshenskoye (diciembre de 1896), en la provincia siberiana de Krasnoyarsk, donde fue asistido por Nadezhda Krúpskaya quien visitaba al prisionero llevándole comida y ropa. Mandó traer desde Moscú y San Petersburgo una biblioteca de libros que necesitaba para continuar desarrollando sus ideas revolucionarias. Fundó el periódico Iskra (en ruso, “Chispa”, nombre extraído de unos versos del poeta ruso Odoyevski: “De la chispa brotará la llama”), en diciembre de 1900. Editado en Londres, rápidamente penetró en Rusia y tuvo gran repercusión en los círculos marxistas. En diciembre de 1901, publicó un ensayo, por primera vez, bajo el seudónimo “Lenin”, en la revista Zaria. [2]

Lenin es reputado como el político más interesado en el desarrollo de las bibliotecas. Durante su gobierno se fundaron miles de bibliotecas que acercaron la lectura a millones de personas que durante el zarismo no tenían acceso a ningún tipo de libro. La Revolución Rusa inauguró el nuevo paradigma socialista. Escribió más de 300 disposiciones legales, artículos o discursos para crear bibliotecas, definir su misión y normar el servicio. El prototipo de biblioteca socialista es de carácter estatal, régimen centralizado, ampliamente abierta al pueblo, funcionando a través de redes para la intercomunicación entre los centros y facilitar el envío del libro a lectores de lugares apartados. [3]

Nadezhda Konstantinova Krupskaya

Nació en San Petersburgo en 1869. Muy joven adhirió a ideas marxistas; fue activa militante revolucionaria. En 1894 se casó con Lenin y estuvo a su lado durante los exilios y sus actividades revolucionarias. Recibió un premio como la mejor bibliotecaria de la URSS. Fue subsecretaria del Ministerio de Educación de los Soviets entre 1929 y 1939: su concepto de educación iba más allá de las escuelas, y pasaba por la alfabetización de adultos, la educación permanente, la emancipación de la mujer, el fin de la religión y la organización de la propaganda oficial. Creía que los libros infantiles eran “una de las armas más poderosas en manos de los socialistas para la educación de las nuevas generaciones”. Junto con Lenin creían en la decisiva importancia y en el poder de las bibliotecas para promover la educación. Se centró en la promoción de las bibliotecas: estableció una escuela profesional de bibliotecarios en San Petersburgo, escribió sobre bibliotecas, diseñó y desarrolló el sistema bibliotecario soviético, estableció la teoría según la cual sólo un bibliotecario bien versado en marxismo-leninismo podía evaluar la conveniencia de un libro para una biblioteca, y hasta sus últimas palabras fueron sobre bibliotecas. Ideó el sistema de clasificación de la Biblioteca Lenin, según el cual, en una estructura jerárquica decimal y arborescente todos los conocimientos (todas las materias) derivan del materialismo dialéctico. Falleció en 1939.

El Sistema de Bibliotecas Soviéticas

Se origina en el Museo Público Rumiantseff fundado en 1862, por N.P. Rumiantseff, diplomático, político, coleccionista de 110 mil libros y manuscritos y dueño de una colección etnográfica y arqueológica, desde finales del siglo XVIII, cuando ejercía como embajador de Rusia en Alemania. El edificio fue construido en 1862, al que se dotó de una sala de lectura para 20 personas. La biblioteca fue frecuentada por Lenin, Tolstoi, Dostoyevski, Chejov, entre otros. Poco después se convirtió en Biblioteca Pública, incrementándose con ejemplares duplicados enviados por la Biblioteca Pública de San Petersburgo y el ejemplar gratuito de ley, de todo título publicado por editoriales rusas, convirtiéndose en biblioteca de depósito. El 6 de febrero de 1925, la Biblioteca Pública de Rumiantseff fue denominada Biblioteca “Lenin”, popularmente llamada “Leninka”, pasó a ser la primera entidad estatal pública de la Unión Soviética. Cuenta con 22 salas de lectura, para 2.400 lectores, beneficiaba a “113 naciones que formaban la ex Unión Soviética y paisanos de 184 países del mundo. En sus salas de lectura trabajaban cada día alrededor de 6 ó 7 mil lectores tanto soviéticos como extranjeros. Cada año visitaban la biblioteca más de 2 millones de personas. Se entregaba anualmente 11 millones de volúmenes en las salas de lectura. El intercambio anual internacional con 100 países rondaba los 4 mil libros”. [4]


* Magíster en Historias Andinas y Amazónicas, docente titular de la Carrera de Historia de la UMSA, director de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

1. Oporto Ordóñez, Luis: “Obras completas de Lenin en la Biblioteca del Congreso”, en Fuentes, Revista de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional, 4 (6): 42. 2010.

2. http://rusopedia.rt.com/personalidades/politicos/issue_110.html (4.2.13).

3. Escolar, Hipólito: Historia de las Bibliotecas. Madrid, Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 1990.

4. Salmach, Jadwig: “La Biblioteca Lenin. Origen, estructura y realidad”, en Parabiblos: cuadernos de Biblioteconomía y Documentación, 2008.

Be the first to comment

Deja un comentario