diciembre 3, 2020

Mario Roberto Santucho (1936-1976)

Hijo del procurador judicial Francisco Rosario Santucho y de la maestra Manuela del Carmen Juárez, nació en la ciudad Santiago del Estero, Argentina, el 12 de agosto de 1936.

Desde muy joven, prácticamente en la adolescencia, comenzó a interesarse por las ideas políticas como consecuencia del permanente debate en el seno de su hogar, profundamente católico y con sólidas raíces nacionales, en un momento trascendente de la vida nacional, como fue la década de los 50.

Sus primeras inquietudes de participación se canalizaron a través de su acercamiento al Centro de Estudios e Investigaciones Socio-Económicos de su ciudad natal, y a la revista Dimensión. Durante su etapa como estudiante en la Universidad Nacional de Tucumán, integró la agrupación Movimiento Independiente de Estudiantes de Ciencias Económicas y fue electo representante al Consejo Académico. Comenzaba a interesarse por el marxismo aunque desde una posición crítica.

En 1961 emprendió un viaje por América Latina con el objetivo de llegar a Cuba. Hizo estancia en Perú, donde conoció a Víctor Raúl Haya de la Torre y participó de debates y conferencias en algunas universidades de los Estados Unidos. Llega a Cuba cuando se proclamaba el avance hacia el socialismo. Toda la experiencia acumulada durante el viaje define sus aspiraciones revolucionarias e impulsa sus pasos para su plena integración a la lucha por la revolución argentina.

Participó activamente en la organización política del FRIP (Frente Revolucionario Indoamericano Popular). Fue fundador del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y Comandante de la mayor guerrilla marxista (no peronista) de Argentina, el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP).

En agosto de 1971 fue detenido en la ciudad de Córdoba y trasladado a la cárcel de Villa Devoto, en Buenos Aires. El 15 de agosto de 1972 se fuga del penal de máxima seguridad de Rawson hacia Chile, junto a otros dirigentes de las FAR y Montoneros, en un resonante operativo que incluyó el secuestro y desvío de una aeronave comercial. Luego de la acción las FF.AA. asesinaron a su esposa –quien se encontraba embarazada–, y a otros compañeros, en la llamada Masacre de Trelew. Tras tensos días de espera en Chile, el grupo evadido fue autorizado por el gobierno de Salvador Allende a abandonar el país y dirigirse hacia La Habana.

En noviembre de 1972 regresa a Argentina para retomar la conducción del PRT-ERP.

Su profundo internacionalismo caracterizó toda su militancia. Fue uno de los miembros propulsores de la Junta de Coordinación Revolucionaria del Cono Sur (JCR), organización integrada por el PRT (de Argentina), el ELN (de Bolivia), el MIR (de Chile) y el MLN-T (de Uruguay).

Murió emboscado por un grupo de tareas especiales del ejército argentino, en su propia residencia en Villa Martelli (provincia de Buenos Aires), el 19 de julio de 1976.

Su permanente dedicación al estudio de los clásicos, complementada con una riquísima práctica social, forjó definitivamente su personalidad, afirmando sus convicciones y temple revolucionario, erigiéndole en el símbolo que hoy es.

La Época.-

Be the first to comment

Deja un comentario