noviembre 24, 2020

Estudio Económico de América Latina y el Caribe de la CEPAL

El informe de la CEPAL respecto al desempeño de la economía al primer cuatrimestre del presente periodo, como es de rutina, hace ajustes sobre el crecimiento a diciembre del 2015. Es de observar el carácter descriptivo se estos informes que en sus breves partes analíticas destacan siempre lo negativo e ignoran los aspectos positivos del desempeño de las economías de la región de América Latina y el Caribe. En este caso, no se identifica, por ejemplo, las razones del crecimiento de la economía boliviana que en sus proyecciones, tiene la tasa mayor en relación a los demás países de Sud América.

Economía Mundial por grupos de países

El informe comienza mostrando el desempeño de la economía mundial. En resumen, el crecimiento de la economía mundial (estimado) será mayor que el 2014, cuya tasa cerró con el 2,6%. La tasa que se estima para el 2015 es de 2,8%. Al primer cuatrimestre del presente año esta tasa fue ajustada a la baja (ver cuadro).

Ver cuadro en PDF adjunto de este número en:

https://www.la-epoca.com.bo/portada/1438670645/digital/#/21/zoomed

Visto el panorama del crecimiento por grupos de países, las tasas de crecimiento del grupo de países en desarrollo, continúan siendo mayores a las tasas de los países desarrollados. En el grupo de países en desarrollo se destaca el crecimiento de la China, 7% y de la India, 7,6%. En tanto que las tasas de crecimiento de los países desarrollados muestran recuperaciones relativamente lentas, los países en desarrollo desaceleran su crecimiento pasando del 4,8% el 2012 al 4,4% el 2015, estimado.

Podemos concluir que: en la recuperación del crecimiento de la economía mundial continúan teniendo un peso importante las economías en desarrollo entre los que se encuentran dos emergentes, la China y la India. Si bien estas economías están disminuyendo sus tasas de crecimiento, las mismas continúan más altas que las tasas de los países desarrollados. Proyectos como el Banco de Desarrollo propuesta por el grupo de los emergentes (BRICS) deberían darle un mayor dinamismo a la economía de estos países y a las economías en las cuales despliegan sus relaciones. Frenar el fortalecimiento de este tipo de proyectos financieros podría prolongar la posibilidad de construir una nueva arquitectura financiera que remplace a la obsoleta arquitectura que proviene desde los años 40’s del siglo anterior.

Panorama de la economía de LAC

El grupo de países de América Latina y el Caribe (LAC), el informe de la CEPAL afirma lo siguiente:

“De acuerdo con cifras preliminares del primer trimestre de 2015, la desaceleración de la actividad continúa e incluso algunas de las economías más grandes de la región podrían experimentar una contracción. La desaceleración del consumo privado, el menor dinamismo de la demanda agregada externa, la contracción de la formación bruta de capital fijo que tuvo lugar en 2014 y el posible encarecimiento del financiamiento externo son algunos de los elementos que sostienen estas expectativas” (pag.45)

Considerando que el comportamiento entra países y subregiones, el interior de LAC, como siempre es diferenciado, debido a como se vinculan con el resto del mundo con sus canastas de exportaciones y las estructuras internas de sus economías, los países de la subregión del Caribe tendrán tasas de crecimiento mayores en relación a los países de Sud América.

El informe de la CEPAL afirma que la capacidad de las autoridades para la aplicación de políticas anti-cíclicas, dirigidas a estimular la inversión, serían las más adecuadas para disminuir los efectos del choque externo y aminorar un impacto de mayor alcance negativo. La ejecución de esta recomendación dependerá de la dinámica que cada país tenga respecto a las inversiones, también del tipo de inversión y de las condiciones en las que provengan las mismas. No es lo mismo la inversión pública que la inversión privada, cuando ambas no están ligadas a una coordinación de objetivos y planes de desarrollo, que permitan recuperar los niveles de crecimiento potencial de cada país. De la misma forma abrir las puertas a la inversión extranjera sin articular a los objetivos previamente trazados, puede ocasionar niveles de dependencia que no hicieron nada bien a la región, durante los siglos pasados.

Las estimaciones de crecimiento para el 2015 en LAC es desalentadora, 0,5%, tasa ajustada a la baja en relación al primer Balance Preliminar del 2014. A nivel de las subregiones se estima que el crecimiento del Caribe estará entre el 1,7% y el 2,7%, diferenciando Caribe inglés-holandés y Caribe México y Centro América, respectivamente. En tanto que para la subregión América del Sur se estima una contracción del -0,4%, decreciendo a una tasa incluso mayor que la que se dio el 2009, como efecto de la crisis mundial de entonces.

En este entorno de estimaciones desalentadoras destacan los crecimientos de países como Panamá con el 6%; Antigua y Barbuda con el 5,4%; República Dominicana y Nicaragua con el 4,8%; Bolivia y Guyana con el 4,5%, Paraguay con el 4%. Crecimiento por encima del 4% de 6 países del Caribe y uno de Sur América, Bolivia. A pesar del desempeño que mostrarían las economías tanto del Perú como la de Chile, producto de su demanda interna, las economías de estos dos países crecerían menos que la economía boliviana: Perú al 3,6% y Chile al 2,5%.

Una vista rápida de este informe de la CEPAL, no destaca el porqué del crecimiento de la economía de Bolivia, acaso ¿es inexplicable el desempeño económico de este país o solo destacan cuando el desempeño es negativo? Desde nuestro punto de vista, estos informes de la CEPAL no se diferencian de los que hace el FMI, la estructura es similar y no superan el nivel descriptivo de las cifras que se muestran en cuadros y gráficas.

¿Qué pasa con la economía boliviana?

Utilizando la exposición descriptiva que hacen los informes de los organismos internacionales, resulta que al primer trimestre del presente periodo, 2015, el desempeño de países de Sur América ha sido el que se muestra en la gráfica 1:

Ver gráfica en PDF adjunto de este número en:

https://www.la-epoca.com.bo/portada/1438670645/digital/#/22/zoomed

La gráfica nos muestra que el crecimiento de la economía boliviana, al primer trimestre del 2015, tasa anual, es del 4,5%. Tasa que la CEPAL la estima para hasta finales del 2015. ¿Será responsable hacer eso? O ¿Cuáles fueron las herramientas que se emplearon para la estimación que hace la CEPAL en relación al crecimiento de la economía boliviana? Como si no fuera a ocurrir nada en el transcurso de los próximos tres trimestres, acontecimientos positivos o negativos, la estimación de la CEPAL no sería nada serio. Pero además está mostrando las limitaciones que tienen este tipo de publicaciones. Informes que algunos analistas u opinadores locales las toman muy en serio y les sirve para sembrar el pesimismo en la población. Alguno de esos ya estaba anunciando la no posibilidad del segundo aguinaldo, por ejemplo.

Uno de los aspectos que no reconoce la CEPAL respecto al crecimiento de la economía boliviana es la dinámica y el aporte de la demanda interna, el desempeño de sus componentes. Aspecto que si resalta en el caso del Perú y Chile, economías que tienen tasas de crecimiento menores a la de Bolivia.

Esta ausencia de análisis en el informe de la CEPAL ¿es intencional o irresponsable? Pues, bastaba que sus técnicos recaben información del INE o del BCB, instituciones que tiene la información al día en sus páginas web. La gráfica 2 precisamente muestra la dinámica de la demanda interna y de sus componentes.

Ver gráfica en PDF adjunto de este número en:

https://www.la-epoca.com.bo/portada/1438670645/digital/#/22/zoomed

La gráfica 2 muestra que la demanda interna aporta al crecimiento con el 5,9%, al primer trimestre del 2015. Este indicador nos muestra que el 4,5% de crecimiento se da por el aporte negativo del crecimiento externo. Cabe destacar que en este crecimiento interno lo que se destaca es el consumo privado y la inversión, claro que en el marco de la inversión tiene más peso la inversión pública.


* Docente investigador titular del IIE-UMSA, miembro de la “Red Boliviana de Economía Crítica”

Be the first to comment

Deja un comentario