noviembre 26, 2020

Maurice Rupert Bishop (1944-1983)

Nació un 20 de mayo de 1944 en la isla caribeña de Aruba pero a sus seis años de edad, sus padres Rupert y Alimenta Bishop, deciden regresar a su natal Granada, llevándolo a él y a sus dos hermanas.

En sus primeros años y juventud asistió a la Escuela Primaria Wesley Hall y la Escuela Católica Romana de St. George, en Granada. Luego ganó una beca, y se tituló de Derecho en Gran Bretaña.

Durante sus años de estudios universitarios se colmó de las ideas del movimiento Panteras Negras. Estudió el pensamiento de Malcom X y de importantes líderes negros de entonces.

En el año 1970 auspició grupos de discusión en los que se ventilaban ideas de izquierda, esfuerzos que se tradujeron en la creación de un movimiento revolucionario de liberación llamado “Movimiento Nueva Joya” (New Jewel Movement), que más tarde devino en partido político.

“Somos un pequeño país, somos un país pobre, con una población descendiente de los esclavos africanos, somos parte del Tercer Mundo explotado, y definitivamente tenemos el desafío de buscar la creación de un nuevo orden económico internacional, que dé lugar a una economía al servicio del pueblo y a la justicia social, y por todos los oprimidos y explotados del mundo. No creemos en una economía al servicio de una minoría de la humanidad, sino al servicio de los que fueron explotados y de los que son explotados actualmente”.

Esas palabras son parte del pronunciamiento que realizó a su pueblo el 13 de abril de 1979, días después de que militantes armados de su movimiento derrocaran la larga dictadura de Eric Gairy, quien había establecido un régimen corrupto y sembrado el terror en la sociedad granadina, con el respaldado de los gobiernos de EE.UU. y Gran Bretaña. Así, Bishop se convierte en el principal representante y propulsor de la “Revolución del Pueblo” (People’s Revolution).

La revolución fue atacada desde afuera y desde adentro, por la cercanía que generó con el gobierno cubano y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), quienes comenzaron a apoyarle en sus planes de desarrollo técnico y social.

EE.UU. logró congelar todos los créditos internacionales a Granada, rodeándola de un mundo financiero hostil. Ya no ocultaba su intención de invadir la isla, cuya posición estratégica, frente a la costa venezolana, poseedora de enormes reservas petroleras, despertaron el celo de las empresas norteamericanas; pero necesitaban una justificación para llevar a cabo cualquier acción militar.

Su gobierno fue truncado por el golpe de Estado dado por el viceprimer ministro, Bernhard Coard, quien, tras el descontento popular generado, ordena su ejecución, el 19 de octubre de 1983, en Fort Rupert, el cuartel del ejército. Por la noche, Radio Free Granada informó que un consejo militar tomó el poder decretando el toque de queda.

Todavía no se ha comprobado si la CIA instrumentalizó su asesinato mediante la infiltración. Pero es notorio que el gobierno norteamericano, aprovechase el contexto, para bombardear e intervenir Granada seis días después.

La Época.-

Be the first to comment

Deja un comentario