diciembre 1, 2020

De Guatemala a Argentina previa escala en Colombia

por: Miguel F. Jiménez Canido

El pasado domingo 25 de octubre se registró en territorio latinoamericano una jornada electoral intensa e interesante.

El primer escenario a comentar es el de Guatemala, país sacudido en el último tiempo por un serio escándalo de corrupción que implicó a altos funcionarios de gobierno y hasta al mismo presidente Otto Pérez Molina, quien anunció su dimisión después de que el Congreso le retirara su inmunidad para poder ser juzgado como cualquier ciudadano.

En ese contexto, el humorista Jimmy Morales de 46 años, ganó las elecciones como candidato del Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación). En sendas declaraciones se ha presentado como evangélico y de tendencia conservadora, también ha manifestado que rechaza el aborto, el matrimonio gay y que es profundamente nacionalista; por este motivo, contó con el apoyo de un importante sector militar. Su amplio triunfo, obteniendo alrededor del 67% de votos, enfrentará la debilidad de que su partido político apenas cuenta con el 7% de los escaños en el Parlamento (14 diputados).

El principal desafío de Morales, exento de cualquier broma, es capitalizar su legítimo apoyo en las urnas con una gestión responsable que intente mejorar la situación de su país. Con una población aún muy desconfiada por los escándalos de corrupción, el presidente electo que ha capitalizado lo que para muchos es un voto “protesta” ahora tendrá que hacer realidad el lema de su campaña: “Ni ladrón, ni corrupto”.

Continuando el itinerario, ya en Sudamérica, en Colombia se realizaron elecciones regionales donde la población eligió gobernadores, alcaldes y concejales municipales, entre otras autoridades locales. La nota de la jornada electoral se dio en Bogotá porque esta ciudad capital es considerada el segundo bastión de poder del país, después de la presidencia. Enrique Peñalosa se alzó con la victoria después de haber sido alcalde de esta ciudad 15 años atrás (1998-2000), además logró desplazar del poder a la izquierda que gobernó durante los últimos 12 años.

Sin lugar a dudas, el desafío de esta alcaldía es apoyar a su gobierno nacional en consolidar el proceso de paz que deberá tener un desenlace favorable para bienestar de Colombia y la región.

Finalmente, los resultados probablemente más inesperados se dieron en las elecciones presidenciales argentinas, donde a pesar del favoritismo del candidato oficialista Daniel Scioli no alcanzó con su triunfo la diferencia necesaria para ganar en primera vuelta. El candidato que disputará el balotaje con Scioli es Mauricio Macri, un exitoso empresario de derecha que basó su triunfo en su gestión y popularidad al frente del gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como Jefe de Gobierno, y no menos importante fue su paso por el popular club de fútbol Boca Juniors.

Ante este panorama electoral, no hay que confundirnos y creer que existe un avance de la derecha y el conservadurismo en la región. Por el contrario, existe una arremetida de ciertas instancias del gobierno estadounidense para no perder más piezas en la región latinoamericana. De ahí la importancia de defender la soberanía de nuestros países, preservar los procesos de cambio y lucha que se han venido gestando y no descuidarnos con el “poder blando” (Joseph Nye) que corporaciones financieras, grupos de poder, fundaciones, think tanks y medios de comunicación utilizan para articular nuevas formas de intervenciones en nuestros países y en las mentes de nuestros ciudadanos.


* Licenciado en Relaciones Internacionales.

Be the first to comment

Deja un comentario