noviembre 27, 2020

Fiódor Dostoievski

Nacido el 11 de noviembre de 1821 en la ciudad rusa de Moscú. Hijo de Mijail Dostoievski, médico del Hospital para Pobres de Moscú, y María Fiódorovna, una madre vista por sus hijos como un refugio de amor y protección.

El ambiente familiar de la infancia de Dostoievski estuvo marcado por un padre autoritario, sumido en la depresión y el alcoholismo tras la temprana muerte de su esposa. Siendo adolescente es enviado a la Escuela de Ingenieros de San Petersburgo, lugar en el que comenzó a interesarse por la literatura.

En 1839 falleció su padre, asesinado a manos de sus sirvientes, hartos de los procederes déspotas de su patrón. Este hecho le provocó una fuerte crisis nerviosa y sus primeros ataques epilépticos.

Por motivos económicos trabajó durante un tiempo como traductor y transitó por el terreno de la ingeniería militar, hasta que terminó pidiendo la excedencia para dedicarse por completo a la literatura, en 1844.

En 1846 logró relevancia en su país con su primera novela, la epistolar “Pobres Gentes”. Su penetrante descripción del alma humana, su implicación emocional con lo relatado, y su aguda descripción social, fueron las bases de su influyente estilo literario.

En 1849 su carrera literaria quedó fatalmente interrumpida. Se había unido al círculo Petrashevskij, un grupo de jóvenes intelectuales que leían y debatían las teorías de escritores socialistas franceses, por aquel entonces prohibidos en la Rusia zarista. En sus reuniones secretas se infiltró un informante de la policía, y todo el grupo fue detenido y enviado a la prisión. En diciembre de 1849 se les condujo al lugar en el que pretendían fusilarles, pero en el último momento se les conmutó la pena máxima por la de exilio. Entonces, fue sentenciado a cuatro años de trabajos forzosos en Siberia y a servir a su país, posteriormente, como soldado raso. Las tensiones de ese periodo se materializaron en la agudización de una epilepsia que sufriría durante el resto de su vida.

En 1861, junto a su hermano Mijail, fundó la revista “El Tiempo”, donde publicó alguna de sus obras, como “El sepulcro de los vivos” (1862), donde describió con todo detalle el sadismo, las condiciones infrahumanas y la falta total de privacidad entre los presos, resultado de su experiencia en la cárcel. Esta revista fue censurada y cerrada tras la publicación de un artículo supuestamente subversivo. Tres años después creó la revista “Época”, donde publicó varios relatos, entre ellos la sátira “El Cocodrilo” y el comienzo de su única novela filosófica, “Memorias del subsuelo” (1864). Durante este periodo consiguió finalizar “Crimen y castigo” (1866), obra cumbre de su literatura.

Su afición a los juegos de azar le acarreó numerosas deudas a lo largo de su existencia.

Cuando regresó a Rusia, en 1873, había obtenido ya el reconocimiento internacional. Su última novela, “Los hermanos Karamazov” (1880), la completó poco antes de su muerte, acaecida el 9 de febrero de 1881 en San Petersburgo.

La Época.-

Be the first to comment

Deja un comentario