diciembre 1, 2020

Poniéndole cascabel al gato

por: Edmundo J. Nogales Arancibia

Con la vista puesta en el referéndum del 21 de febrero la derecha ha comenzado a visibilizar sus estrategias. Por un lado, su rostro no renovado en el que están Doria Medina, el MNR y otras agrupaciones que tienen el sello de la democracia pactada, sabiendo que es difícil para ellos posicionarse como protagonistas, convida a la ciudadanía a ser los actores principales de la campaña por el NO.

Por otro lado, el rostro renovado de la derecha representado en parte en Revilla y Patzi asume otra estrategia, la de posicionarse como protagonistas de la campaña y empezar a trabajar su proyección hacia las elecciones presidenciales de 2019, con ideas nuevas pero con viejas prácticas.

Este 11 de noviembre, a un año de creación de Sol.bo, salió públicamente el alcalde de La Paz, Luis Revilla, como principal representante de ese partido político, junto al gobernador de La Paz, Félix Patzi, para anunciar que realizarán campaña por el NO, demostrando que la disputa interna aparentemente se resolvió en favor de Revilla y que será difícil en el corto plazo que Patzi continúe declarándose sucesor de Evo.

Revilla buscará articular a los jóvenes y a las llamadas clases medias, en especial a las emergentes y que crecieron gracias al proceso de cambio, contra el propio proceso, con argumentos que se limitan a hablar de democracia, alternancia y denuncia a la corrupción que lamentablemente es un tema pendiente.

Además, el Gobernador aportará desde los intentos de dividir a las organizaciones indígenas en el área rural, y también de mostrarse como ícono de los que migraron a la ciudad, elementos con los cuales no contaba la derecha y que además se fortalecen con ex dirigentes de organizaciones indígena campesinas como Damián Condori, que si bien no se unieron oficialmente irán en la misma dirección, por el NO.

En los espacios urbanos también mostró su actuar la alcaldesa de El Alto, quien ha ido cooptando nuevos y viejos dirigentes apoyando tomas de organizaciones sociales para posicionarlos, alentándolos para hacer campaña por el NO; muestra de ello son ex dirigentes de la FEJUVE que el 11 de noviembre quemaron banderas de MAS en El Alto, espectáculo que le gusta mostrar a los medios de comunicación privados.

Todo esto se hace impulsando el discurso de ciudadanía que caracteriza a este nuevo rostro de derecha y que empezó a ser posicionado por el alcalde de Tarija, Paz Pereira, quien meses atrás, cuando comenzaron los conflictos en la ciudad de El Alto entre juntas vecinales y Chapetón, salió indicando en una entrevista en ATB, que: “respeta a las organizaciones sociales, pero que el ciudadano es más importante”.

Esa será la estrategia del nuevo rostro de la derecha, articular a las clases medias por medio del discurso de ciudadanía, suplantando a las organizaciones sociales y valiéndose para ello de dirigentes que abandonan los principios de la izquierda y terminan apoyándose con la derecha, como el caso del trotskismo en el magisterio urbano o de la ex FUL de Cochabamba y de ex dirigentes que buscan posicionarse en el escenario político.

En los hechos ya han comenzado a trabajar con representantes norteamericanos, quienes aparecieron junto a la alcaldesa de El Alto hace unos meses en entrega de obras, o con representantes de instituciones como el BID, junto a Revilla, quien hace poco retornó de un viaje por el exterior que no fue muy visible pero que deja el beneficio de la duda respecto a si le sirvió para asegurarse apoyo de quienes tienen intereses económicos en el país.

Habrá que ponerle cascabel al gato y estar atentos a lo que hace.


* Abogado.

Be the first to comment

Deja un comentario