diciembre 1, 2020

Los cambios que se vienen en Argentina

por: Miguel F. Jiménez Canido

Los resultados de las elecciones presidenciales argentinas en su segunda vuelta o balotaje han deparado resultados inobjetables y que hasta hace no mucho tiempo atrás pudieron parecer por demás sorpresivos.

La escasa diferencia registrada en la primera vuelta, con tan sólo un aproximado dos por cierto de diferencia en favor del candidato oficialista Daniel Osvaldo Scioli, hacía prever una reñida segunda vuelta donde evidentemente los votantes del candidato Sergio Massa fueron los encargados de dirimir esta contienda democrática electoral.

Los resultados fueron muy apretados, los aproximadamente 704.860 votos de ventaja que obtuvo Mauricio Macri sobre su contendiente revelan una conformación favorable del Frente para la Victoria (FpV) en el Congreso Nacional y la necesidad de coordinación y alianzas programáticas seguramente entre Mauricio Macri y la bancada de Sergio Massa.

En una suerte de resumen de las claves electorales una vez conocidos los resultados oficiales, podemos concluir que el candidato de CAMBIEMOS ganó con amplitud en todos los distritos del centro del país, donde siempre estuvo su fuerte. Una de las claves de la elección fue la Provincia de Córdoba, donde se impuso por 71,6 por ciento frente a 28,4 por ciento del FpV. El ahora presidente electo también ganó con comodidad en Mendoza, Santa Fe y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, provincias a las que sumó Jujuy. A ellas agregó San Luis y tres que solían favorecer al Frente para la Victoria: Entre Ríos, La Pampa y La Rioja.

Finalmente, otra clave fue lo sucedido en la provincia de Buenos Aires, el distrito que representa el 37 por ciento del padrón nacional, donde aproximadamente sólo doscientos mil votos se registraron a favor de Scioli, implicando esto una escasa diferencia dado el panorama electoral general registrado en el interior de la República Argentina.

Ahora me gustaría repasar brevemente algunos temas que en el ámbito de las relaciones internacionales y concretamente de la política exterior argentina tendrán un giro sustancial:

1. La nueva autoridad planteará al Mercosur que se cumpla con la cláusula democrática de exclusión a Venezuela “por la persecución de opositores y la falta de libertad de expresión”.

2. En cuanto a los acuerdos comerciales, el nuevo gobierno intentará converger en un bloque más amplio el Mercosur y la Alianza del Pacífico, además de cerrar los acuerdos de comercio con la Unión Europea.

3. Evidentemente las relaciones con Estados Unidos serán trabajadas con mayor intensidad y cercanía, mucho más si tomamos en cuenta que el próximo año hay elecciones presidenciales en el país del norte. Los temas de agenda común serán el combate al narcotráfico y la situación de los denominados fondos buitres.

4. En cuanto a la vecindad regional, el Presidente electo manifestó que desearía realizar su primera visita oficial a Brasil y catalogó a este país como “el principal socio”. Asimismo, manifestó que ya mantuvo diálogos con la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, y su homólogo uruguayo, Tabaré Vázquez.

5. También este nuevo gobierno buscará derogar el polémico memorándum de entendimiento firmado por el gobierno de la Presidenta Fernández de Kirchner con Irán para investigar el atentado a la AMIA.

Claramente se puede advertir un escenario de cambio, con políticas conservadoras que esperemos no menoscaben los logros sociales conseguidos en un periodo muy positivo para la integración regional, los avances sociales y la reducción de la pobreza para cientos de miles de argentinos.

Finalmente, ha sido designada Susana Malcorra como la nueva Canciller a partir del 10 de diciembre; es una ingeniera eléctrica que no viene de la política local, aunque tampoco es una diplomática de carrera: se trata de una funcionaria de las Naciones Unidas que ingresó allí por concurso hace 14 años y hasta ahora se desempeñaba como jefa de gabinete del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

Cierro esta columna semanal, expresando que en siete días nuevamente tendremos un escenario electoral en la región donde millones de venezolanos acudirán a las urnas para las elecciones parlamentarias. Será un espacio donde se pondrá a prueba el proceso revolucionario iniciado por el Comandante Hugo Chávez, el compromiso de los venezolanos con su proceso social y donde intereses extranjeros, muy vinculados a los Estados Unidos, con seguridad estarán apostando por un triunfo de la oposición. Esperemos tener buenas noticias para analizar y que la democracia sea la vencedora.


* Licenciado en Relaciones Internacionales.

Be the first to comment

Deja un comentario