noviembre 25, 2020

Los umbrales y la sostenibilidad de la deuda externa del sector público

La actual deuda se utiliza en proyectos para el desarrollo nacional y no para cubrir déficits fiscales.

Otra vez el tema de la deuda externa ha estado presente en la vocería de los que mal opinan sobre la economía boliviana. Como cumpliendo una agenda que tiene como propósito meter temores y dudas en la población, los economistas del pensamiento ortodoxo van echando leña a su fogata imaginaria y hacen el papel de aprendices de brujo, deseando a toda costa que nos vaya mal económicamente a todos los bolivianos y bolivianas, con el único propósito de que se cumplan las maldiciones que pregonan desde hace más de diez años. Guerra económica sucia, cuan sucias están sus conciencias por no haber logrado por lo menos algunos granos de soberanía nacional, cuando tuvieron la oportunidad de hacerlo. Siendo asesores y funcionarios de los gobiernos neoliberales se dedicaron a someterse a los mandatos que les exigían sus admirados del FMI y/o el BM.

Unos de los indicadores que permite medir la sostenibilidad de la deuda externa pública es el ratio: Deuda/PIB. Las recomendaciones de organismos internacionales plantean que este índice no debería pasar del 50%. País que sobrepasa el umbral del 50% respecto a su PIB, y que alguna vez tuvo crisis de deuda externa, es considerado como no sostenible en relación a su capacidad de pago de su deuda. Sin embargo, es de advertir que el haber pasado ese umbral no significa que este país se declare en quiebra o algo por el estilo. Un país o un Estado, en tanto y en cuanto tenga potencialidades en relación a recursos: naturales, humanos, tecnológico, etc., no puede considerarse quebrado. Los estados no entran en quiebra ni desaparecen por causas de alta deuda pública.

Hubo casos de crisis de deuda externa que fueron superadas, convirtiéndose en épocas de recuperación y desarrollo. Recordemos la crisis de la deuda en la década de los 80’s en toda la región Latinoamericana, la misma que ocasionó dos décadas perdidas: 80’s y 90’s. América Latina se recupera a principios del presente siglo sobre todo cuando se decide cambiar el rumbo de sus modelos económicos –en unos países con mayor profundidad que en otros–.

Breve historia de la deuda externa de Bolivia [1]

En el tema de la deuda pública externa y el indicador Deuda/PIB la historia muestra que tuvimos situaciones dramáticas en periodos anteriores, a modo de hacer memoria:

1. La deuda externa de la “revolución nacional” en 1952-1964

El saldo de la deuda llegó a 262 millones de dólares y el PIB a 724.6 millones de dólares, siendo la deuda el 36% sobre el del PIB. Recordar que esta época se caracterizó por la ejecución de cambios estructurales en la economía, crisis e hiperinflación y la recuperación.

2. La deuda externa en 1965-1970

En este periodo el PIB creció en un 6.2%, como efecto del aumento de los precios de productos de exportación como el estaño. El saldo de la deuda externa se incrementó a 524 millones de dólares, llegando a crecer el indicador al 50% del PIB.

3. La deuda externa de la dictadura de Banzer

Durante el gobierno de la dictadura de Hugo Banzer el saldo de la deuda creció a 1.799 millones de dólares, a un ritmo del 17%, frente a un crecimiento del PIB de sólo 5.2%. La deuda en 1978 representaba el 94% del PIB, porcentaje muy superior a todos los demás períodos. Este endeudamiento fue excesivo y comprometía el futuro del país. A causa de la misma, entramos inevitablemente a la crisis de la deuda externa y posteriormente al sometimiento incondicional de los designios de los organismos financieros internacionales (FMI, BM, BID) para hacer reformas estructurales convenientes a la acumulación del capital transnacional.

4. La deuda en el período previo a la crisis en 1979-1982

En este periodo la deuda alcanzó los 2.803 millones, frente a un PIB que sólo llegó a 1.800 millones de dólares. Esto quiere decir que el país debía, en ese año, una y media veces más que su producción anual. El indicador llego a 150%. De cada 100 que producíamos, debíamos 150.

5. La crisis de la deuda externa en 1983-1985

Periodo en el cual la deuda aumentó en 1985 a 3.294 millones de dólares, que es mucho más que el PIB de esa época, manteniendo la deuda muy por encima del producto.

6. La deuda externa del neoliberalismo en 1986-2000

Durante el modelo neoliberal hubo ocho rondas del Club de París en el cual fueron atendidas las delegaciones de Bolivia, misiones que iban a suplicar clemencia para disminuir la deuda externa, porque la utilización que se dio a la misma no fue adecuada ni dirigida al desarrollo del país. Esta institución internacional decidió condonar 3.950 millones de dólares de la deuda boliviana. Aspecto que fue aprovechado por los corruptos de entonces para también condonar las deudas que tenían con los bancos estatales que hicieron quebrar ellos mismos y luego los cerraron. Las investigaciones al respecto están llevando mucho tiempo. ¡Cuidado con el olvido y el perdón que pregonan los inconscientes!

En tiempos neoliberales la deuda ascendía a un 4% y el PIB en 3.1%. La deuda a diciembre del 2000 era de 4.460 millones, 1.166 millones más que en 1985. Representaba el 53% del PIB. La disminución del indicador se debe a las condonaciones.

En épocas neoliberales Bolivia se endeudaba por condiciones enmarcadas en políticas de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Las deudas que adquirían estos gobiernos se destinaban, no a la inversión ni al desarrollo, sino a cubrir los déficits fiscales.

Los laberintos en los que divagan los economistas de formación y comportamiento económico ortodoxo, o el cinismo que les caracteriza –diría mi abuelita–, otrora gobernantes o asesores de esa época de sometimiento a los organismos internacionales, ahora, cuan sabiondos, recomiendan otros umbrales que ellos no lograban es sus épocas de operadores de las políticas neoliberales.

¿Cómo hay que entender la deuda externa en la actualidad?

Deuda externa actual

La deuda externa contraída por Bolivia asciende en la actualidad a un 18% del Producto Interno Bruto (PIB), que es de 34.000 millones de dólares, pero lo más importante es que es una deuda que se utiliza en proyectos para el desarrollo nacional y no para cubrir déficits fiscales. Las decisiones que se toman para la utilización de estos montos de deuda son “soberanas”. Quiere decir que no se nos impone como utilizar esta deuda, como sucedía en los gobiernos neoliberales. El gráfico 1 ilustra el ratio Deuda/PIB.

(Ver gráfico citado en pdf del semanario en:

https://www.la-epoca.com.bo/portada/1458709267/digital/#/22/zoomed)

La utilización de la deuda ha coadyuvado a que tengamos una economía sana y fuerte y con muchas posibilidades para continuar avanzando. Esta solvencia da para planificar un mayor endeudamiento en los siguientes años, cuidando no pasarnos del umbral del 50%, es decir, cuidando que nuestra deuda no sobrepase de la mitad de nuestro PIB.

En palabras del Vicepresidente: “la estabilidad se debe a la implementación de cuatro pilares fundamentales que son: crecimiento económico, inclusión, redistribución de la riqueza e industrialización”. Esta es una orientación metodológica para que los estudiosos e investigadores de la economía salgan de sus manuales de economía convencional anglosajona y hagan producción económica desde la lectura de la realidad.

Esos pilares a los cuales se refiere García Linera también fueron destacados por organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Corporación Andina de Fomento (CAF) y la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), en oportunidad de una visita que cumplieron al país para evaluar nuestro comportamiento económico.

El Gobierno prevé que en tres años la deuda crecerá a un 28% del PIB. Se sabe además de manera transparente que entre los países a los que se acudirá por préstamos están India, Austria, Alemania, China.

Bolivia y el mundo

También vale realizar un análisis comparativo del indicador Total Deuda Pública/PIB (total deuda incluye deuda interna) con otros países de la región y del resto del mundo.

En esta línea de análisis, hay países que están con ratios mucho más elevados a los umbrales convencionales. En EE.UU. la relación deuda/PIB es de 105%, en Alemania 70%, España 99%, Italia 134%, Grecia 173%, Japón 246%. Países cuyos analistas no se rasgan las vestiduras por la situación porque confían en las posibilidades de recuperación de sus economías, de sus instituciones y de sus recursos, tanto humanos como naturales. En este orden, Bolivia está con el 25% de su PIB, como deuda externa + interna (ver gráfico 2).

(Ver gráfico citado en pdf del semanario en:

https://www.la-epoca.com.bo/portada/1458709267/digital/#/22/zoomed)

En el caso de la región, Chile y Colombia están con endeudamientos del 16% y 22%, respectivamente.

La capacidad de endeudamiento tiene también que ver con las calificaciones que realizan instituciones especializadas, en ese aspecto la calificación de Bolivia ha estado mejorando en los últimos años.


* Docente investigador titular del IIE-UMSA, economista subversivo, miembro de la “Red boliviana de economía crítica”.

1 Título y datos tomados del trabajo del camarada Luis Alberto Echazú.

Be the first to comment

Deja un comentario