enero 12, 2022

Colorín colorado, en los últimos años los salarios han aumentado

por: Fernando Roger Chuquimia Vargas

La política salarial del Gobierno, desde la gestión 2006, favoreció a los sectores tradicionalmente excluidos, donde el incremento del salario mínimo pasó de Bs 440 a Bs 1.656.

Como es costumbre, anualmente los compañeros de la Central Obrera Boliviana (COB) presentan su Pliego Petitorio Nacional, referido a requerimientos económicos, sociales y legales, donde el tema conflictivo es la definición del nuevo Salario Mínimo Nacional (SMN) y el porcentaje de Incremento Salarial (IS).

Para determinar el incremento del SMN, el Gobierno del Estado Plurinacional (GEP) considera el Índice de Precios al Consumidor (IPC), el cual contempla como parámetros, además de la variación de precios, una canasta básica de bienes y servicios compuesta por: a) alimentos y bebidas no alcohólicas, b) transporte de pasajeros, c) vivienda, electricidad, gas y otros, d) prendas de vestir, calzados y otros, entre los principales, aspecto que permite a las familias poder incrementar sus ingresos en términos reales.

En este contexto, el GEP con la firme convicción y decisión de mejorar el salario de la clase trabajadora, rompió con la política salarial de migajas de los gobiernos neoliberales, que durante años no sólo realizaron incrementos insignificantes, sino que por varias gestiones (2003, 2004 y 2005) congelaron el SMN en Bs 440, con una diferencia de apenas Bs 10 con relación al año 2002 y de Bs40 respecto al 2001, lo que quiere decir que en seis años (2000-2005) el incremento fue de apenas Bs 85.

Sin embargo, la política salarial del GEP, desde la gestión 2006, favoreció a los sectores tradicionalmente excluidos, es decir, a los que menos ganan, donde el incremento del SMN pasó de Bs 440 a Bs 1.656, que representa un incremento nominal de 276,36% y del 102,88% en términos reales, aclarando que no sólo es reposición del poder adquisitivo, sino un incremento en la capacidad adquisitiva del salario de los trabajadores.

Por otra parte, la definición del porcentaje del IS, está basado principalmente en dos pilares fundamentales: a) reponer el poder adquisitivo, para coadyuvar en el aumento de los ingresos de los trabajadores en términos reales y generar una demanda interna; b) beneficiar principalmente a los sectores de salud y educación con la creación de nuevos ítems, de tal manera lograr eliminar progresivamente la deuda social histórica en dichos sectores.

Asimismo, la política salarial del GEP está enfocada en incrementar de forma permanente los salarios de la población trabajadora del país, velando primordialmente por los médicos y maestros del Magisterio Fiscal, quienes son los encargados de cuidar la salud y educación de nuestros hijos, respectivamente; así como los miembros de las Fuerzas Armadas (FF.AA.) y Policía Boliviana.

A cuyo efecto, es necesario aclarar que en los últimos años (2006-2015), los sectores de salud- educación -FF.AA. y Policía han recibido un IS por encima de la tasa de inflación, sin descuidar el financiamiento y preservando la sostenibilidad de la inversión pública, para asegurar un “vivir bien”, aspecto que ratifica la importancia de los mismos, para el desarrollo del país.

Estos incrementos no tienen impacto solamente en el Haber Básico (HB), más al contrario tienen Beneficios Colaterales, que se reflejan directamente en el Bono de Antigüedad (BA), Bono de Frontera (BF), Bonificaciones Específicas del Sector según normativa, Aporte Patronal, duodécimas de Aguinaldo, aspecto que tiene efectos multiplicadores sobre los ingresos que reciben los trabajadores en su total ganado, y por tanto permite mejoras sustanciales en su ingreso total.

Por ejemplo, un Médico Especialista en la gestión 2005 tenía un Ingreso Total Mensual (ITM) de Bs 6.961 (incluye su HB, BA, Bono de Riesgo Profesional, Categoría Profesional y Escalafón Médico), actualmente ese mismo médico tiene una remuneración de Bs 14.860., es decir un incremento del 113,47%.

Un Maestro Rural con una carga horaria de 104, en el año 2005, percibía un ITM de Bs 3.233 (se considera su HB, Categoría Magisterio y BF); sin embargo, en la presente gestión, dicho educador gana un total de Bs 7.460, lo que significa un aumento del 130,74%.

En el caso de las FF.AA., hasta la gestión 2008, se desconoce las remuneraciones de los miembros de dicho sector, debido a que la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas establecía que la documentación “tiene carácter secreto e inviolable”; no obstante, en el marco de la Constitución Política del Estado se pone a conocimiento del público, como ejemplo a un Subteniente, que en la actualidad percibe un ITM de Bs 8.258, que incluye su HB, BA, Bono Profesional, Bono Riesgo y Bono Pro-Libro.

Un Sub Oficial Mayor de la Policía Boliviana, en la gestión 2005, tenía un ITM de Bs 2.725 (contempla su HB, BA, BF, Bono Estudio y Bono de Seguridad Ciudadana), actualmente cuenta con un ingreso de Bs 5.814, es decir un incremento del 113,36%.

Finalmente, es grato saber que la política salarial del GEP ha beneficiado a los miembros de los mencionados sectores, donde sus ingresos se han más que duplicado como efecto de los constantes incrementos salariales fijados por encima de la tasa de inflación.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario