julio 30, 2021

La crítica en tiempos de cambio

por: Edmundo J. Nogales Arancibia

Tomé el título de una de las compilaciones de la revista cubana Pensamiento Crítico: “La Crítica en tiempo de Revolución”, publicación que nació con la intención de contribuir a un proceso revolucionario desde una posición crítica, intentando desarrollar teoría y práctica en el análisis concreto de los problemas que enfrentaba la revolución cubana, como señala Martínez Heredia, quien es parte del equipo fundador, que planteó: “¿Cómo hacer que el pensamiento de Cuba fuera idóneo para empujar la revolución hacia adelante, para forzarla a revisarse ella misma, autocriticarse, renovarse, cambiarse, ser superior? (…) De esas necesidades y desafíos nació Pensamiento Crítico”.

Muchos olvidan la necesidad de la crítica para poder avanzar, en especial en la construcción del socialismo, nos es fácil criticar al enemigo pero aún tenemos limitaciones a la hora de cuestionar el rol de nuestros propios compañeros en este avance que se construye haciendo camino al andar, porque es una construcción creativa en la cual no somos tampoco los pioneros, hay muchos otros que comenzaron a abrir sendas en el intento de construir una sociedad más justa, y el empezar a ver los errores que cometieron nos ayuda a no cometer esos mismos errores.

Cuestionar las limitaciones de nuestro propio proceso no es algo negativo cuando lo hacemos para profundizarlo y luchar por su avance, al fin y al cabo, nosotros mismos somos producto de un sistema contra el cual luchamos, y en esto hay una reflexión muy válida del Che que señalaba que ni los que habían hecho la revolución eran el hombre nuevo, que éste se construiría como resultado de vivir en un sistema socialista y que debemos avanzar en su construcción como en la del hombre nuevo.

Fue la crítica movilizada el año 2010, que en las calles marchó contra la medida que hasta ahora se menciona como el “Gasolinazo”, la que permitió su nulidad e inclinó la intención de actuar obedeciendo al pueblo, como lo dijo el Presidente al anular el decreto y mantener la subvención a los carburantes. Fueron muchos los momentos en los que la crítica ayudó a no errar en el avance del Proceso, por ejemplo, cuando el año pasado al constituirse la gestora pública de pensiones los trabajadores fabriles a través de su Confederación cuestionaron los enormes sueldos, de 35.000 bs. a 70.000 bs., que se pretendía pagar a la parte gerencial; revirtieron aquello, logrando que se redujeran a la mitad y que no sean parte de la ley general del trabajo.

Muchas son las críticas que hacen los compañeros que creen en el Proceso de Cambio, y es importante escuchar cada una de ellas, porque se debe ser responsable con el momento histórico en el que vivimos ya que si a causa de los errores se llega a truncar el Proceso tomará décadas retomar el potencial revolucionario que se tiene, la movilización, la unidad del Bloque Social Revolucionario y el Proyecto Político del Socialismo Comunitario.

Fueron errores propios los que permitieron la reorganización de la derecha, seamos conscientes que luego del intento separatista de la Media Luna ésta estaba golpeada y prácticamente no se tenía una oposición real en el país, se había logrado una gran margen de legitimidad que permitió al oficialismo contar con 2/3 en la Asamblea Legislativa.

No podemos culpar al resto de nuestros errores, la ultraizquierda que con sus planteamientos intenta asemejar este Proceso con el neoliberalismo siempre hará lo mismo, no dejará de acercarse a la derecha en las mismas directrices para enfrentar al gobierno, aunque no se quiera reconocer es de los movimientos sociales.

Somos responsables de nuestros errores y es por eso que es tan necesaria la crítica para que el proceso avance, para que lo podamos profundizar; sería el mayor error no escuchar la crítica de cada compañera y compañero, trabajador, campesino, indígena y obrero, porque estos son el sujeto del cambio quienes realmente lo defienden y defenderán.


* Abogado, integrante de la Escuela Nacional de Formación Política.

Be the first to comment

Deja un comentario