diciembre 5, 2021

La dimensión política de las redes sociales

El 15 de julio de 2016 militares turcos intentaron un golpe de Estado contra el primer ministro turco Binali Yildrim. Los ciudadanos turcos empezaron a compartir en las redes sociales imágenes de aviones F-16 surcando el cielo y tanquetas en el puente que atraviesa el Bósforo, cuando de pronto las plataformas Twitter, Facebook y YouTube, entre otras, fueron bloqueadas. Algo similar sucedió el 28 de enero de 2011 cuando el gobierno egipcio de Mubarak cortó el Internet por el temor a las formas de organización que se desarrollaban mediante las redes sociales. Mubarak igualmente fue derrocado.

¿Por qué el gobierno turco bloqueó redes sociales? La respuesta es muy simple: la dimensión política de las redes sociales es un terreno en exploración, y los efectos de los mismos pueden ser contrarios a los intereses de uno u otro bando en enfrentamiento.

El movimiento de los indignados en España, las manifestaciones de la denominada primavera árabe y recientemente los movimientos ciudadanos contra el golpe de Estado en Turquía nos revelan la importancia de las redes sociales en el desarrollo de las estrategias de enfrentamiento político.

Uno de los filósofos contemporáneos más influyentes, el coreano Byung-Chul Han, ha caracterizado a esta nueva multitud de seres humanos conectados en redes como el “enjambre digital” repleto de homo digitalis, para quienes el medio digital es su presencia en el mundo, estar desconectados supone estar muerto en vida. Para Han se encuentra en curso una nueva subjetividad humana, un nuevo ser humano construido por esta mediación de las redes sociales, y en consecuencia una nueva forma de praxis política, por la potencialidad que puedan tener las redes sociales para la movilización o para evitarla.

Byung-Chul Han considera que este enjambre digital ha perdido la mirada, es decir, la capacidad de mirar a los ojos, en tanto las comunicaciones en las redes evitan la mirada directa a los ojos. Incluso en una conferencia vía Skype o en Face Time, la cámara se encuentra por encima de la pantalla de los dispositivos haciendo imposible “mirarse a los ojos”.

Las redes sociales no son sólo medios, sino que están poniendo en juego estrategias y subjetividades completamente nuevas. El ejemplo que ha sugerido el experto en redes Guido Caldarelli, es elocuente:

Lionel Messi es actualmente uno de los mejores jugadores de fútbol del mundo, pero su rendimiento varia cuando juega con la selección argentina o con el FC Barcelona. Algunos sociólogos sostienen que la red de relaciones de Messi con otros jugadores de Argentina es distinta de la que tiene en el FC Barcelona (32).

Bajo este ejemplo las redes sociales dejan de ser sólo medios de comunicación y es posible verlas como complejos potenciadores de la acción colectiva e individual. Esta es la importancia política de las redes sociales en el complejo mundo contemporáneo.


* Abogado.

Be the first to comment

Deja un comentario