diciembre 5, 2021

Entre Trump y Hitlery

A riesgo de ir totalmente a contra corriente en este tema, quiero plantear algunos argumentos para problematizar aún más el debate instalado en los grandes medios sobre las próximas elecciones presidenciales de los Estados Unidos que definirán si Donald Trump o Hillary Clinton ocupará la Casa Blanca. En este artículo no quiero defender a Trump, pero si problematizar a Hillary.

Los medios de comunicación nacionales y extranjeros han presentado a Hillary Clinton como “la alternativa sensata y moderada al bárbaro de Trump”, ¿pero realmente lo es? El mismo hecho de que los grandes medios apoyen a la candidata de manera tan militante ya debería ser motivo de sospecha.

Primero, es bueno rememorar quién es Clinton y cuáles fueron sus hazañas como senadora y Secretaria de Estado de los Estados Unidos. Recordemos que el año2003 ella votó a favor de la guerra de Irak en el Senado. El 2009 su primera tarea como Secretaria de Estado fue apoyar el golpe militar contra el presidente de Honduras Manuel Zelaya. El 2012 fue una de las mayores artífices para poner en marcha el plan de derrocar el gobierno de Gaddafi y no contenta con eso, además bloqueó activamente los esfuerzos de la Unión Africana para mediar y negociar un compromiso que permitiese a Gaddafi ceder el poder pacíficamente. Al respecto, y para quien dude de su espíritu bélico, está la entrevista publicada por CBS News [1], en la que parodiando la famosa frase del Emperador Julio Cesar, Clinton resume entre risas lo que pasó con Gaddafi diciendo: “vinimos, vimos y murió”.

Clinton continuó con Siria esa misma política guerrerista, fue quien más colaboró para armar a los rebeldes anti-Assad y presionó al Consejo de Seguridad para imponer una “zona de exclusión aérea” que terminó en el terrible conflicto que ahora vive ese país con millones de muertos, refugiados y un caos que se extiende hasta Europa y otras regiones. Finalmente apoyó activamente en el conflicto en Ucrania que condujo a fuertes tensiones entre Europa y Rusia. Contrariamente, Trump plantea una política neutra frente a Rusia, lo que parece haber levantado la ira de los medios de comunicación que ahora no cesan de especular sobre los oscuros nexos entre Trump y Putin.

Sin duda Trump es un candidato grosero, torpe, racista y ofensivo, que tiene un conocimiento muy corto y una lengua más larga. Pero lo más importantes es que se trata de un candidato que viene de fuera del establishment político norteamericano, lo que dependiendo de dónde se lo vea, puede ser una ventaja o una desventaja. No responde ni a Wall Street ni al complejo militar industrial, ni a las estructuras clásicas del partido republicano, por lo mismo es un hombre sin equipo técnico y político que cree que puede gobernar solo a los Estados Unidos, tal como maneja sus propios negocios. Obviamente todo esto es un peligro para los grandes intereses económico-financieros de los Estados Unidos, pero eso me trae sin cuidado, si algo me preocupa es su actitud anti-migrante frente a los latinos y su intención de levantar un nuevo muro hacia el sur.

El otro problema de Trump es su impredictibilidad. Contrariamente, con Hillary tenemos certezas de hacia dónde irá, ella es la candidata del establishment y tiene vínculos inquebrantables tanto con sus amigos de Wall Street como con el complejo militar industrial, que actualmente financian su campaña. Por eso sabemos exactamente la orientación que dará a la política exterior norteamericana, que las guerras en el medio oriente continuarán y por lo ya visto, podemos temer un incremento de las tensiones con Rusia y China.

El lunes pasado mi querido amigo Rafael Archondo publicó un artículo en el que decía que Clinton, para ganar el apoyo de los seguidores de Bernie Sanders, negoció “la plataforma electoral más progresista de la historia del partido”. La pregunta que surge es, si una vez en el poder, ¿Hillary respetará primero la plataforma negociada con Sanders o sus históricas alianzas con Wall Street y el complejo militar industrial? Mucho me temo que hará lo segundo.

Hasta ahora Clinton nunca se opuso a ninguna de guerra que los Estados Unidos desataran contra otros países del mundo, pero paradójicamente hace poco calificó a Putin de ser el nuevo Hitler del siglo XXI, aunque él no ha liderado ninguna guerra, sino que ha evitado las que Clinton quiere armar. En realidad parece que el verdadero nombre de Hillary es Hitlery.


* Socióloga.

1 https://www.youtube.com/watch?v=6DXDU48RHLU&feature=player_embedded

Be the first to comment

Deja un comentario