diciembre 5, 2021

La trata y tráfico de personas: a tomar en cuenta

por: Pedro Blanco 

Cada 30 de julio en nuestro planeta se celebra el Día Mundial contra la Trata de Personas, la misma que fue aprobada mediante Resolución 68/192 por la máxima instancia de las Naciones Unidas desde el 2013.

La Trata de Personas de acuerdo a estudios realizados por instituciones internacionales, en la actualidad es uno de los negocios ilícitos más grandes de la humanidad, junto con el narcotráfico y la venta de armas, que de acuerdo a la ONU al 2013 generaba alrededor de dos billones de dólares.

Además de la trata de personas de acuerdo a las investigaciones se han identificado que en sintonía con este flagelo están también los delitos como el tráfico de personas y de otros delitos que en los instrumentos internacionales lo denominan delitos conexos.

Respecto a estos flagelos los indicadores demuestran que las poblaciones más vulnerables a estos males son las niñas, niños, adolescentes y mujeres, estas últimas que superan el 50% del total de víctimas que fueron rescatadas.

En la actualidad a nivel mundial tenemos a la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, el Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas especialmente mujeres y niños y el Protocolo contra el tráfico ilícito de migrantes por tierra, mar y aire, complementarios estos últimos a la Convención los cuales son instrumentos internacionales que se encuentran ratificados por la mayoría de los Estados Parte, los cuales deben promover la cooperación entre estos para combatir estos flagelos de orden mundial.

Conforme a ello entendemos como trata de personas a la captación, el transporte, el traslado, la acogida de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad, la concesión, recepción de pagos y beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación.

En ese marco también entendemos como tráfico ilícito de migrantes, al transporte ilegal de personas a través de las fronteras internacionales, que no han sido debidamente autorizadas por las autoridades del país de origen ni del país receptor, entendida también como la facilitación de la entrada ilegal de una persona a un Estado del cual dicha persona no sea nacional o residente permanente a cambio de un beneficio económico o cualquier otra ventaja patrimonial.

Respecto a los Delitos Conexos, nuestra legislación mediante la Ley 263 las establece como; Proxenetismo a quien mediante engaño, abuso de una situación de necesidad, de una relación de dependencia, violencia, amenaza u otro medio de intimidación utilice para satisfacer deseos ajenos o con ánimo de lucro, facilitare o contribuyere a la prostitución de persona de uno u otro sexo, o la que obligare a permanecer en ella, Pornografía.se entiende por pornografía a quien procure, obligue, facilite por sí o tercera persona a otra que no dé su consentimiento a realizar actos sexuales o de exhibicionismo corporal con fines lesivos con el objeto de video grabarlos, fotografiarlos, filmarlos, exhibirlos a través de anuncios impresos, transmisión de archivos de datos en red pública o de comunicaciones, sistemas informáticos, electrónicos o similares y Violencia sexual comercial se entiende por violencia sexual comercial quien pagare en dinero o especie, directamente a un niño, niña o adolescente o a tercera persona, para mantener cualquier tipo de actividad sexual, erótica o pornográfica con un niño, niña y adolescente, para la satisfacción de sus intereses o deseos sexuales.

Sin embargo pese a la existencia de la normativa enunciada anteriormente estos flagelos siguen presentes en nuestro cotidiano, por ello se procedió a revisar cuales serían algunos factores para que no se pueda aplacar a nivel regional estos flagelos que describimos a continuación:

a. La Inexistencia de la normativa armonizada a nivel regional y subregional.

b. Inexistencia de una procedimiento o protocolo de atención a las víctimas del estos flagelos.

De la inexistencia de una normativa armonizada a nivel regional, de acuerdo a la revisión comparada de la normativa regional referente a estos flagelos a nivel regional, se observa que los países suramericanos no tienen las mismas formas de encarar estos males considerados como delitos en nuestro país, como ejemplo describimos las realidades de la República Argentina, Republica de Perú y de la Republica Oriental de Uruguay.

En el caso Argentina mediante la Ley 26842, que tiene vigencia desde el 2012, aborda en parte estos flagelos ya que dicha normativa está enfocada a la Trata de personas y su explotación, así también evidentemente la penaliza, establece asistencia a sus víctimas, actividades de prevención y sanción modificando el Código Penal y Código Procesal Penal de este país. Sin embargo queda suelto el tráfico ilícito de migrantes y los delitos conexos.

Perú, mediante la Ley 28950 establece la lucha integral contra la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes en los ejes de; prevención, persecución, protección y cooperación, se puede evidenciar que los delitos conexos no están considerados por esta normativa lo que es una limitante para poder firmar acuerdos bilaterales y multilaterales en esta materia.

En lo Referente a la Republica Oriental de Uruguay a la fecha aún no cuenta con la normativa que establezca la lucha contra la trata de personas, tráfico ilícito de migrantes y los delitos conexos. Por ello no se pueden firmar convenios bilaterales en esta materia con este país.

Respecto a la inexistencia de un protocolo de atención a las víctimas de trata de personas, tráfico ilícito de migrantes y delitos conexos a nivel regional, considerando que un protocolo es un conjunto de reglas, conductas y normas que deben ser conocidas, respetadas y cumplidas en actuación de personal del área social, para la atención de víctimas de estos flagelos, es muy necesario que se pueda negociar en las instancias correspondientes un protocolo regional.

Bolivia cuenta con el Protocolo Único de Atención Especializada a Víctimas de Trata y Tráfico de Personas que es aplicable en todo el territorio nacional y permite; Respetar y proteger la dignidad humana, No inducir a la víctima a desistir de realizar la denuncia poniendo como excusa los tiempos procesales, Mejorar la capacidad y el tiempo de respuesta entre otros.

El no poder abordar estos factores hacen que nuestra región sea considerado como países de origen, de tránsito y en otros casos como país destino ante el mundo.


* Analista

Be the first to comment

Deja un comentario