septiembre 28, 2022

Algunos hechos importantes en la larga y conflictiva relación Bolivia – Chile

por: María Jesús Ramos Mendieta 

Bolivia y Chile tuvieron siempre una relación que puede ser calificada, cuando menos, de turbulenta. Bolivia se independizó en 1825 y Chile en 1818. A partir de ello decidieron establecer sus fronteras mediante una acción de derecho llamada “Utipossidetis Iuris”, acción de derecho internacional en la cual los países en conflicto mantienen el territorio poseído al final de un enfrentamiento bélico o después de un proceso independentista. Evidentemente, una acción infructuosa en términos diplomáticos cuando se habla de esta historia.

La frontera entre Bolivia y Chile fue definida recién en 1866, varias décadas después de la independencia de ambos países. En ese entonces se negoció el derecho de ambos países a compartir los ingresos fiscales en cuanto a las exportaciones de minerales que eran explotados en la zona; un segundo tratado firmado el año 1874 otorgaba derecho a que Bolivia recolecte ingresos fiscales de las zonas donde se explotaban dichos minerales.

Todo el movimiento económico de la zona costera era dirigido por las compañías del país vecino de Chile bajo la influencia de Inglaterra, hecho éste que no beneficiaba a Bolivia que, a su vez, pasaba por una situación económica crítica. La agresividad expansionista chilena desembocó luego en lo que los bolivianos recordamos a veces como la “Guerra del Mar”, también llamada Guerra del Guano y del Salitre o Guerra del Pacífico, entre 1879 y 1883. Dicha guerra se desarrolló en el desierto de Atacama y en las serranías y valles peruanos.

Se dice que el inicio del conflicto se dio cuando Bolivia aplicó un impuesto a la empresa Chilena “compañía de Salitre y Ferrocarril de Antofagasta (CSFA)” que “violaba” el tratado de límites de 1874. Chile, en respuesta, procedió a hacer su protesta en contra de ello y solicito un arbitraje internacional.

Sin embargo el gobierno boliviano a la cabeza de Hilarión Daza consideró el asunto como interno y lo derivo a las cortes bolivianas, el gobierno Chileno no acepto aquello por lo que el 14 de febrero de 1879 sus fuerzas militares ingresaron a territorio boliviano invadiendo Antofagasta. Perú, como aliado secreto de Bolivia, alisto sus fuerzas militares posteriormente. El primero de marzo de 1879 Bolivia se declaró en Guerra contra Chile y Perú declaro su Alianza con Bolivia.

Finalizada la guerra, en 1884, Bolivia firmó con Chile un “Pacto de Tregua indefinido”, con lo cual dieron fin a la Guerra del Mar y se aceptó la incorporación de Chile a Antofagasta, sin que se concluyera oficialmente el conflicto, por lo que teóricamente continuamos en guerra con este país.

A partir de ello se delimitaron las fronteras en el Tratado de Paz de 1904 entre ambos países. En la firma de este tratado de paz, Bolivia reconoce la soberanía chilena sobre el territorio de Antofagasta y Chile, a su turno, garantiza el transito libre de los recursos bolivianos, es decir libres de impuestos entre ambos puertos, además de la construcción del ferrocarril que partiría de Arica hacia La Paz.

En la actualidad este tratado es el origen de varias tensiones diplomáticas entre ambos países debido a que Chile, a todas luces, no cumplió con el acuerdo escrito.

Negociaciones entre Bolivia y Chile

En 1964, Víctor Paz Estenssoro cortó completamente las relaciones diplomáticas con Chile, después en 1975 Hugo Banzer restableció las relaciones diplomáticas entre ambos países y comenzaron los diálogos con Augusto Pinochet, quien accedió a dar una franja pequeña a Bolivia en la ciudad de Arica a cambio de un canje territorial. Este acuerdo fue rechazado inmediatamente por la opinión pública boliviana.

Por otra parte, no se contaba con un acuerdo que existía entre Perú y Chile que sostenía que Chile debía consultar primero a Perú antes de otorgar algún territorio que colindara con su frontera. Sin embargo Perú ofreció que los tres países administrasen el puerto de Arica pero Pinochet rechazo la oferta y Banzer volvió a romper relaciones diplomáticas con Chile en 1978. Desde entonces, las relaciones con Chile son estrictamente consulares.

Durante el gobierno de Jorge Quiroga en el año 2002 se propuso construir una tubería de gas hasta el puerto de Mejillones bajo el argumento de que sería la mejor ruta por el océano pacifico con el fin de exportar este recurso. Sin embargo, la población boliviana rechazó enérgicamente la propuesta, empeorando con ello una crisis política que atravesaba entonces y que culminó con la renuncia del entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

Conflictos en las relaciones de Bolivia y Chile

Conviene acá resumir dificultades que impuso Chile a Bolivia desde inicios del siglo pasado en relación al territorio usurpado en la Guerra del Pacífico:

Entre 1932 y 1935, durante la Guerra del Chaco, Chile no permitió el ingreso de armamento que se dirigía a Bolivia a través de sus puertos. En 1952 Chile decomisó miles de toneladas de estaño para la exportación que pertenecía a Bolivia. En 1997 Chile prohibió a Bolivia la recolección y transporte de minerales en el puerto de Antofagasta. En 2004 Chile privatizo los puertos de Arica y Antofagasta.

Todos estos incidentes vulneraban los acuerdos del Tratado de 10904 respecto a la libre circulación de bienes entre ambos países como “relación exclusiva entre ambos Estados”.

En 2012 Chile a exigió a los conductores de transporte una ¨libreta de Tripulante” por llevar carga a Bolivia y no a Chile; de la misma manera exigió permisos ocasionales y complementarios a súbditos bolivianos cuyos cargamentos eran decomisados en caso de no poseerlos. Esta normativa fue impuesta poco después del lanzamiento de la demanda marítima y en 2013 Chile continúo exigiendo normativas burocráticas al transporte internacional terrestre, vulnerando nuevamente los Tratados de 1904.

Demanda Marítima por parte de boliviana ante la Corte Internacional de Justicia

La historia sobre la demanda marítima empezó desde 2002, durante el mandato de Gonzalo Sánchez de Lozada, quien junto al presidente de Chile en ese entonces, Ricardo Lagos Escobar, fijaron en la agenda diplomática la negociación de gas natural boliviano a través de puertos chilenos. Esta iniciativa no prosperó por la mencionada huida del país del mandatario de Bolivia, cuya población prefería exportar el gas a través del puerto de Ilo Perú.

En 2006, el Presidente Evo Morales, junto a la presidente chilena Michelle Bachelet establecieron una agenda donde se abordaba el tema marítimo. En 2008 se reivindica la Carta Magna en Bolivia y se incorpora en ella los artículos sobre la irrenunciabilidad de la reivindicación marítima.

No obstante, las relaciones entran en una nueva espiral decadente en 2011, ante la carencia de avances desde sus respectivas cancillerías. En 2012, el Presidente Morales anuncio la presentación de la demanda internacional ante la Corte de La Haya en Holanda. Esta se inició formalmente el 24 de abril de 2013 con la presentación de una demanda ante la Corte Internacional de Justicia para pedir a Chile la negociación de una salida soberana hacia el Mar. El 15 de abril de 2014 Bolivia presentó su memoria y el 20 de marzo de 2017 presentó su contra memoria ante la Corte de La Haya.


*              Politóloga.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario