enero 17, 2022

¿Qué camino elegirá la oposición?

El viernes último en Tribunal Constitucional Plurinacional ha admitido el Recurso Abstracto de Inconstitucionalidad presentado por legisladores del MAS que busca, según su argumentación, garantizar el derecho fundamental de elegir y ser elegido sin ninguna restricción, lo cual implicaría –si el TCP declara procedente en el fondo- que en 2019 –elecciones generales- y en 2020 –elecciones subnacionales- todos y todas las autoridades electas tendrían el derecho de repostularse, así como el ciudadano y la ciudadana no tendrán su derecho a elegir restringido.

La decisión de los magistrados del TCP no le ha caído bien a la oposición, como era de esperarse. En los próximos días deberá el mismo tribunal pronunciarse sobre al menos otros tres recursos de rechazo que la oposición presentó en contra de la iniciativa del partido de gobierno. Habrá que esperar, pues en esta etapa la admisión del recurso interpuesto por los legisladores del MAS no implica automáticamente el rechazo de los presentados por la oposición.

Pues bien. Los asesores constitucionalistas de la oposición saben bien que la presentación de ese recurso y su fundamentación es constitucional y legal. Para resolver diversidad de interpretaciones sobre un mismo hecho jurídico y para controlar el cumplimiento de la Constitución es que han sido creados desde hace décadas las salas constitucionales dentro del Poder Judicial y luego, incluso de forma mas rigurosa, los tribunales constitucionales.

En el hipotético caso que el Tribunal Constitucional Plurinacional falle en el fondo de forma favorable al recurso presentado por legisladores del MAS, la oposición política y mediática estará llamada a tomar decisiones sobre la estrategia y tácticas a seguir, pero que podría resumirse en dos: prepararse sin miedo para participar en las elecciones de 2019 o pasar al camino inconstitucional y anti-democrático de la subversión y la violencia. Todavía es difícil predecir lo que harán pues hay señales contradictorias. Por un lado, a través de sus operadores en los alicaídos comités cívicos de varias regiones del país o en aparentes “colectivos de ciudadanos y ciudadanas” los jefes de la oposición están enviando mensajes para “calentar la calle” en la forma que sugiere el estratega estadounidense Gene Sharp, el autor intelectual del “golpe suave”.

Si la oposición elije el camino de las elecciones, los objetivos más importantes tendrán que ser: presentarle al país un proyecto alternativo a lo que se está haciendo y que hasta ahora no ha ocurrido en más de una década, deponer sectarismos para construir la unidad y elegir un solo candidato para hacerle frente a Evo Morales. Si elije el camino de la violencia tendrá que analizar la experiencia venezolana y la del propio país en 2008-2009, donde la oposición terminó siendo derrotada por su aislamiento y por los métodos que desarrolló.

Es verdad que ahora tienen a un presidente estadounidense más perverso, torpe e irreflexivo de su lado, y un alto funcionario de la OEA, Luis Almagro, como aliado directo. Pero sin subestimar los efectos políticos que se pueden provocar desde el exterior, las batallas se ganan cuando se tiene la capacidad de controlar el territorio.

En síntesis, la oposición deberá elegir en acatar las reglas de juego, como en el caso hipotético de que el fallo del Tribunal sea declarado procedente, o ingresar en el camino de la ilegalidad.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario