noviembre 26, 2021

Una mirada a “Filosofía política: una introducción muy corta”, de David Miller

Filosofía política: una introducción muy corta, es un libro escrito por el politólogo David Miller y publicado por Oxford University en 2003. A través de sus poco más de 150 páginas el autor se propone despertar el interés del lector en el mundo de la reflexión de las ideas políticas partiendo de lo que podría considerarse la modernidad, aunque retrocediendo hasta la era clásica de los griegos de vez en cuando. Y todo esto usando como referencia, de forma muy ingeniosa, el cuadro de Ambrogio Lorenzetti, Alegoría del Buen y Mal Gobierno, pintado en 1339. En el centro del cuadro se encuentra un rey que sostiene un báculo y un escudo. A su alrededor, el posible destino de una sociedad dependiendo de las decisiones de su gobernante. Pobreza y abundancia, guerra y paz. Lo mucho que está en juego cuando los poderosos toman sus decisiones.

Al tratarse de una obra introductoria, Miller no se propone hacer un abordaje muy denso ni profundo acerca de los principales problemas sobre los cuales han meditado los filósofos políticos de los últimos siglos. Es más, no los aborda a todos, sino a los más representativos y de forma muy sucinta. Es decir, uno no debería comprarse este libro si lo que espera es una descripción detallada de cada autor y cada tema que ha influido en la reflexión de las ideas políticas o si espera adquirir un dominio avanzado sobre esta disciplina. No podría, pues el libro no se propone eso, sino hacer comprender al lector conceptos e ideas básicas acerca de lo que se trata hacer filosofía política, mediante un brevísimo repaso a través de las ideas que han provocado debate en la historia política universal, o si se quiere, occidental.

Ideas como la autoridad política o el Estado; la democracia o participación política; libertad y límites del gobierno; definición y abordaje de la justicia; feminismo y multiculturalismo; y, finalmente, justicia global. Es decir, es un estudio de las ideas más importantes en la historia de la filosofía política que emergieron en distintos momentos de la historia de los Estados. Que no ha de confundirse con una historia de las ideas como la trabajada por Quentin Skinner, en su gran ensayo Repensando los Fundamentos del Pensamiento Político Moderno, que es un abordaje más metodológico sobre cómo las ideas se han ido transformando a lo largo de nuestra historia como especie hasta adquirir el significado que les asignamos hoy.

Pero es algo parecido y en esa dirección. Lo que el autor nos dice en este libro es: “estas son las ideas que más han preocupado a los hombre y mujeres de los últimos siglos referentes a cómo debe gobernarse una sociedad y es así como los manejamos hoy en día”. El autor, mediante un lenguaje muy sencillo pero elocuente, comparte con el lector algunas ideas fundamentales o influyentes en cada uno de estos dominios y comparte, también y muy honestamente., su posición personal al respecto.

Es imposible hacer política sin adoptar una posición al respecto, pues a diferencia de la ciencia política, la filosofía política contiene un elemento eminentemente normativo, queriendo decir esto que cuando las personas reflexionan sobre política no sólo buscan desentrañar la verdad de las cosas sino también encontrar un camino o un sendero por donde se podrían resolver los problemas de su tiempo. Hacer filosofía política es también expresar una forma de cómo nos gustaría que funcione el mundo o cómo creemos que debería funcionar.

Y estas ideas se concentrarían en torno a temas, problemas, o ejes, si uno quiere, relativamente comunes, por mucho que varíe su contenido. Así, tenemos problemas como El Estado, el buen o mal gobierno, la economía, el capitalismo, los líderes o gobernantes, la burocracia, la guerra, la paz, libertad, igualdad, etc. Subsecuentemente, en cuanto a formas de gobierno, tenemos partidarios de la democracia, la dictadura del proletariado, la monarquía, totalitarios, críticos del totalitarismo, etc. Las pasiones humanas racionalizadas hasta su anatomía, y la racionalidad humana pensada apasionadamente durante siglos. Los hombres respiramos la política en algunos momentos, y a través de ella dejamos ver nuestra alma.

Al mismo tiempo, existen algunas obras parecidas a esta, como Pensamiento Político Griego, de Byan Balot, o la colección de Pensamiento Político de Cambridge, entre cuyos editores también se encuentra Miller. Se trata de obras, no obstante, dirigida a personas con un interés académico más especializado y específico. Para personas, en suma, interesadas en adquirir mayor erudición sobre lo que es pensamiento político. No debemos subestimar, por esto, la obra del autor que aquí nos ocupa, pues si el lector desea un abordaje más propio de la ciencia política o más densa, puede consultar su también excelente obra, Enciclopedia de Pensamiento Político de Blackwell, donde el detalle que guía el abordaje del pensamiento político, de cada autor, de cada palabra, es sumamente profundo y entretenido.

Filosofía Política: Un Introducción muy corta es un libro divertido, esclarecedor, pedagógico, sencillo y profundo, por lo que su lectura es recomendable no sólo para aquellos interesados en cultivarse en pensamiento político o filosofía política en general, sino a todas aquellas personas interesadas en comprender por qué nos gobernamos como lo hacemos o de donde vienen las ideas fundamentales que gobiernan nuestro consciente y nuestro subconsciente.


*    Estudiante de Ciencia Política.

Be the first to comment

Deja un comentario