junio 15, 2021

Los milagros de San Camilo

por: Claudia I. E./ ELN de Colombia

Una comisión del Vaticano recopila testimonios sobre los milagros, que se le atribuyen al finado Papa polaco, Juan Pablo II (1978-2005).

Por otro lado, el año anterior en amplia encuesta, los polacos respondieron que hasta 1989, vivían mejor que ahora, tras 20 años de soportar el capitalismo salvaje, instaurado gracias a la conspiración liderada por el entonces presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan (1981-1989), en alianza estrecha con Juan Pablo II.

Habrá que preguntarles a la mentada comisión, si este milagro de Juan Pablo II, clasifica entre los méritos que están recopilando para nombrarlo Santo.

El que sí hizo méritos para estar en el Olimpo de los inmortales, es el cura guerrillero, Camilo Torres Restrepo, muerto en combate en las filas del ELN, un 15 de febrero de hace 45 años.

R e l i g i ó n   d e  e s c l a v o s   o   d e l   i m p e r i o

La compañía fiel brindada por el Vaticano a los peores dictadores del siglo XX, como Franco, Hitler y Mussolini dejó muy interrogados a sus seguidores, sobretodo en Europa; lo que dio nacimiento a un fecundo diálogo entre marxistas y cristianos, que quebró la supremacía conservadora anti comunista.

Mientras el capitalismo vivió un auge económico desde 1945 hasta 1975, la hegemonía imperialista norteamericana se agrietó con las derrotas en las guerras de Corea y Vietnam.

Entretanto, floreció la liberación nacional de muchos pueblos y se extendieron las construcciones socialistas en cuatro continentes.

En América Latina, el huracán emancipador parió la Teoría de la Dependencia, que ingenia soluciones a la explotación económica de los pueblos, por las potencias colonialistas e imperialistas.

Del compromiso de Camilo Torres y de miles de cristianos revolucionarios, surgió también en América Latina la Teología de la Liberación, como paso de avanzada, en el diálogo entre marxistas y cristianos.

El aire fresco que ventiló momentáneamente al Vaticano, hizo que en 1968, dos años después del sacrificio de Camilo, la Conferencia de Obispos Latinoamericanos (CELAM), reunida en Medellín, declarara que la Iglesia católica debía hacer una “opción preferencial por los pobres”.

L a   r e a c c i ó n   n e o c o n s e r v a d o r a

La reacción imperial no se hizo esperar. Ante la crisis económica tomaron el camino de la especulación financiera y la globalización del capitalismo neoliberal. Para resanar la hegemonía planetaria, intensificaron la guerra imperialista. Y ante la emancipación ideológica de los pueblos, impusieron la cultura neoconservadora.

En la cresta de la ola neoconservadora brillaron Ronald Reagan y el Papa Juan Pablo II. La cual tomó un auge singular en 1991, con el desmembramiento de la Unión Soviética, como primera potencia socialista mundial.

En El Salvador, la oligarquía lacaya de EU, asesinó a Monseñor Romero (1917-1980); mientras el cardenal colombiano López Trujillo fue nombrado jefe de la Inquisición vaticana.

Castrillón, otro de los cardenales colombianos, conocido por no ser de extrema derecha como López Trujillo, ahora es denunciado por encubrir el abuso sexual de menores, por parte de sacerdotes católicos.

Y el cardenal que queda, Rubiano, ideológicamente sigue viviendo en la Edad Media, al considerar necesaria la explotación y la guerra sucia contra el pueblo, además de estimar útil la subordinación de Colombia ante EU.

D e   m i l a g r o

Por encima del conservadurismo imperante en la iglesia católica, brilla el testimonio de los cristianos revolucionarios. Los primeros quieren seguir manteniendo a Cristo como soporte ideológico del imperio, mientras los segundos buscan mantenerlo como líder de los esclavos, que luchan por liberarse.

La realidad es terca. Hoy la receta neoliberal asfixia también a los países del Norte del planeta y la guerra imperialista está puesta al desnudo tal como es, barbarie usada como arma de despojo de los pueblos del Sur. Por lo que no habrá Santo alguno, que les haga el milagro de volver legítimo, lo que está arruinado por su ilegitimidad.

En cambio desde América Latina, este nuevo siglo inaugura construcciones democrático populares en varios países, basadas en la unión, solidaridad, justicia, equidad, independencia y autodeterminación.

Logradas con el esfuerzo mancomunado de marxistas y cristianos, reunidos alrededor del ideal humanista, en un esfuerzo emancipador, que apunta al Socialismo.

Estos verdaderos milagros ocurren, gracias a San Camilo y a miles de héroes y mártires revolucionarios, quienes riegan con sus vidas, la cosecha que hoy comienzan a disfrutar los pueblos latinoamericanos.

Be the first to comment

Deja un comentario