octubre 22, 2020

Diputados votan impugnado proyecto de Escuela Sin Partido para Brasil

Brasilia-. La comisión especial Escuela Sin Partido, de la Cámara de Diputados de Brasil, votará hoy el impugnado proyecto que modifica la vigente Ley de Directrices y Bases de la Educación (LDB).

El legislador Flavinho, del Partido Social Cristiano (PSC), será el encargado de presentar el informe sobre la propuesta, que de acuerdo con el portal Vermelho, del Partido Comunista de Brasil (PCdoB), intenta criminalizar a los profesores y transformar las aulas en un espacio de censura y persecución política.

Fuertemente rechazado por especialistas y educadores, el proyecto – también conocido como ‘Ley de la Mordaza’ – tiene como base el cercenamiento de la libertad no solo de expresión sino además de igualdad de género, explicó el sitio web y subrayó que éste forma parte del avance ideológico de la derecha en todo el país.

Escuela Sin Partido elimina toda posibilidad de impartir disciplinas con contenido de ‘género’ u ‘orientación sexual’ e impone la prohibición de debates políticos e ideológicos en las aulas, incluyendo también las discusiones sobre teorías socioculturales y económicas.

Ese proyecto no solo representa una amenaza concreta a los principios educativos conquistados por la sociedad brasileña a lo largo de las últimas décadas, sino también una afrenta al derecho del libre ejercicio del magisterio, apuntó en declaraciones a la prensa el ex asesor del Ministerio de Educación Danilo Molina.

Al final, de aprobarse, la mordaza no será solo para los profesores, pues los alumnos quedarán privados asimismo de la posibilidad de una escuela plural y democrática, capaz de formar ciudadanos con capacidad de reflexionar sobre la sociedad y sus diferentes problemas por medio de los más diversos puntos de vista.

En ese sentido, el diputado federal del Partido de los Trabajadores (PT) Paulo Pimenta alertó que contrario a lo que sus defensores afirman, el proyecto tiene un propósito ideológico bien definido: el de generar apatía política en la población, reprimir e imponer un pensamiento único.

‘Es un instrumento coherente con el proyecto de Brasil instalado con el golpe’ parlamentario-judicial perpetrado en 2016 contra la presidenta constitucional Dilma Rousseff, en el cual no hay respeto a los valores democráticos, ni interés de estimularlos, subrayó.

Be the first to comment

Deja un comentario