octubre 28, 2020

DEA mantiene silencio sobre posible narcopolítica en Perú

LIM01. LIMA (PERÚ), 25/09/2015.- (i-d) El congresista Joaquín Ramírez; la líder y precandidata presidencial por parte del partido Fuerza Popular, Keiko Fujimori; el primer ministro peruano, Pedro Cateriano y el ministro de Economía, Alonso Segura, posan hoy, viernes 25 de septiembre de 2015, para la prensa en el saludo oficial luego de reunirse en el local partidario de Fuerza Popular. La líder y precandidata presidencial por parte del partido Fuerza Popular, e hija del expresidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000), trasladó hoy sus "profundas preocupaciones" al primer ministro peruano, Pedro Cateriano, por temas de la agenda nacional como la inseguridad y el terrorismo. EFE/ Eduardo Cavero

La agencia antinarcóticos de Estados Unidos (DEA) calla sobre vínculos de un empresario y político peruano con el narcotráfico, tras el interrogatorio a un piloto civil que afirma que investigó al personaje por encargo de la entidad.

El piloto Jesús Vásquez, quien reside en Estados Unidos, repitió el jueves último por enésima vez desde hace más de dos años, la versión de que investigó al entonces secretario general del partido neoliberal Fuerza Popular (FP), Joaquín Ramírez, como informante encubierto de la DEA.

Ratificó asimismo que grabó y entregó el registro a la referida instancia de una conversación con Ramírez, en la cual este le dijo que había lavado (introducido en el circuito económico legal) 15 millones de dólares de la líder de FP, Keiko Fujimori.

La revelación fue hecha en mayo de 2016, días antes de la segunda vuelta electoral, en la que Fujimori perdió ajustadamente la carrera por la presidencia, debido sobre todo, según la prensa, al impacto de las declaraciones de Vásquez.

La DEA no desmintió a Vásquez entonces y no lo ha hecho cada vez que insistió en su denuncia, la que reiteró la semana pasada ante los fiscales peruanos.

La abogada de Keiko Fujimori, Giuliana Loza, quien asistió al interrogatorio que se realizó durante 13 horas, dijo a la prensa local que Vásquez no presentó prueba alguna que corrobore lo dicho, por lo que su testimonio carece de valor, según afirmó.

Vásquez, por su parte, dijo en la audiencia que la Fiscalía debe pedir a la DEA la grabación que él entregó, con las confidencias de Ramírez, lo que esclarecería el caso, aunque por las prácticas clandestinas y el secretismo que caracteriza a la agencia, será muy difícil que lo haga.

Sin embargo, meses atrás el portal de investigación periodística Ojo Público difundió documentos de la DEA confirmatoria de que esta investiga a Joaquín Ramírez y su hermano, el parlamentario de FP Osías Ramírez por vínculos con el narcotráfico.

Esos documentos señalan que los Ramírez son sospechosos de lavar dinero del narcotráfico en redes de surtidores de combustibles, negocio en el que, según Vásquez, Joaquín le dijo que incluyó 15 millones supuestamente de Keiko Fujimori.

El informe indica que la pesquisa de la DEA consigna relaciones de negocios sospechosos, entre los Ramírez y su tío y dueño de una universidad privada, Fidel Ramírez, y de los tres con el traficante Miguel Arévalo Ramírez, conocido con el alias de ‘Eteco’.

El caso actualizó las preocupaciones en torno a la posibilidad que el narcotráfico tenga influencia decisiva y sumamente peligrosa en altos niveles del Estado.

‘Yo creo que estamos hablando ya de un narcoestado’, sostuvo con pesimismo el analista político y académico Carlos Fernández Fontenoy, al comentar lo que llama vínculos entre legisladores y políticos de FP y el narcotráfico.

‘La presencia mayoritaria de FP en el parlamento genera un aroma fétido y muy cercano al olor de la cocaína’, dijo señalando que Perú puede regresar a la situación de narcoestado que tuvo el país en los años 90 del siglo pasado.

En esa época, afirmó, uno de los jefes del narcotráfico era Vladimiro Montesinos, brazo derecho en materia de defensa, seguridad e intelgencia del entonces gobernante, Alberto Fujimori, padre de la actual líder de FP, Keiko Fujimori.

Be the first to comment

Deja un comentario