enero 18, 2021

Pablo Casado aborda con él «los desafíos y los retos de España»

José María Aznar ha regresado hoy a Génova después de dos años y medio sin pisar la sede popular y toda una serie de acontecimientos -la renuncia a la Presidencia de honor del PP, la marcha de Faes como fundación del partido- que le han alejado de la organización que dirigió durante 14 años y a las que en 1996 llevó por primera vez al Gobierno.

El deterioro de su relación política y personal con quien eligió como sucesor, Mariano Rajoy, y sus continuas advertencias sobre los errores del PP desde que en 2011 volvió a La Moncloa, le convirtieron un ex dirigente incómodo.

Ahora, invitado por el nuevo presidente Pablo Casado, Aznar regresa al PP. En el encuentro que ambos han mantenido esta mañana y que se ha alargado casi dos horas, fuentes de la dirección del PP, han señalado que se ha hablado «de los desafíos y los retos que afronta España».

«Se ha desarrollado en un ambiente de confianza y de esperanza de futuro», indican. En la conversación, continúan las mismas fuentes, ha tenido también «especial relevancia la política internacional». Casado, en el discurso que pronunció tras su proclamación ya dijo que su intención era contar con todos los ex presidentes.

Aunque vinculado a Rajoy como vicesecretario de Comunicación y portavoz del PP, siempre ha disfrutado de una estrecha relación con Aznar, de quien fue jefe de gabinete en Faes. Casado es uno de los pocos que ha esquivado durante estos años cualquier crítica al ex presidente.

Ayer se reunió con Rajoy también en Génova para hacer traspaso de poderes y hoy ha recibido a Aznar. La semana pasada Faes, en su nota editorial, hizo su único pronunciamiento sobre las primarias del PP y avanzó que el nuevo liderazgo que salga del Congreso «tiene que estar a la altura del esfuerzo de una militancia ejemplar, de la aportación del PP a España, de la fidelidad de sus votantes y también de aquellos a los que este partido, si se renueva, podrá llamar para que vuelvan».

Entre líneas ya se apuntaba a un regreso de Aznar al PP si como ha sucedido ganaba Casado. La última vez que el ex presidente estuvo públicamente en Génova fue el 21 de diciembre de 2015, justo después de las elecciones generales en las que el PP perdió 4 millones de votos y un tercio de los diputados.

Allí pidió la celebración de un congreso para hacer una «reflexión profunda» que, dijo, debe ser «abierto», es decir que participen los militantes de manera directa (y no a través de delegados) para «definir el futuro de nuestro proyecto y elegir a la dirección del partido».

Su propuesta no tuvo ningún éxito. Desde los comicios catalanes de ese mismo año Aznar llevaba pidiendo a Rajoy una «reacción» porque, no se podían seguir obviando los sucesivos avisos que le daban los votantes.

Be the first to comment

Deja un comentario