junio 20, 2021

Venezuela primero – Argentina sexto


Por Miguel Ángel Marañón *-. 


Conceptualmente la inflación es el desequilibrio existente entre la producción y la demanda, la cual provoca una subida de precios constante ocasionando la pérdida de valor adquisitivo de la moneda, generando incertidumbre en la población que generalmente provocan revueltas y manifestaciones populares, debido a que los más afectados son las familias de escasos recursos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), saco sus últimas proyecciones en las cuales establece que el país con mayor inflación en la gestión 2018 será Venezuela con 1.000.000% de inflación, luego están países africanos y en sexto lugar se encuentra Argentina con más del 30%, el resto de los países sudamericanos se encuentran muy por debajo de estos porcentajes.

Algunos economistas contrarios a los gobiernos progresistas de izquierda no tardaron en pronosticar la inminente caída de Maduro ya que un 1.000.000% de inflación podría considerarse como una economía inconsistente e inviable (según la teoría clásica), sin embargo de acuerdo a las noticias de redes de información internacionales las movilizaciones y malestares sociales se están generando más en la Argentina que en Venezuela, pero ¿debido a que estas diferencias?

Las multitudinarias manifestaciones que se dieron en las ciudades venezolanas encabezadas por sectores adinerados y universitarios cesaron, una vez realizadas las elecciones, sin embargo el malestar ciudadano es alto y se expresa en migración de sus habitantes; sin embargo, en el tema económico tenemos por ejemplo (en Venezuela) con un billete de Bs 100.000.- Bolívares se compra dos huevos, dos caramelos, quizás para 2 o 3 fotocopias, pero paradójicamente esos Bs 100.000.- también alcanzan para 20 viajes en autobuses, 16.000 litros de gasolina, puede cubrir el costo de la luz por dos meses (familia promedio de 4 miembros), a esto se debe sumar las “tarjetas familiares” las cuales el gobierno provee productos de la canasta alimenticia, estas tarjetas son distribuidas principalmente a través de los sindicatos y gremios, y también a la mayoría de los asalariados.

En la Argentina el salario mínimo es de $10.000 (Diez mil Pesos), donde por ejemplo el kilo de carne de pollo esta entre $50 a $55, la carne de res entre $60 a $68, sin embargo la tarifa mensual de luz fácilmente supera los $1.000, precio que día a día se incrementa; la producción agrícola tiende a disminuir debido a que el total producido no cubre el costo de los insumos a futuro, la inexistencia de subsidios hace que la gente “compita” más por los productos de primera necesidad creando un circulo inflacionario muy difícil de detener, producto de esto es que las protestas sociales van en aumento, solo en esta semana los camioneros y profesores del sistema educativo están en paro.

Nuevamente podemos apreciar que la aplicación teórica de modelos económicos ortodoxos que no toma en cuenta las particularidades de cada país tiende al fracaso, más aun cuando a la ciudadanía se la considera como una variable matemática y no como un ser racional que muchas veces actúan en forma contraria a la teoría, cuando se satisfacen las necesidades básicas de los ciudadanos (no importa con subsidios) hasta la crisis es menos dramática.


*            Economista


 

Be the first to comment

Deja un comentario