octubre 26, 2020

Desde Argentina, una cumbre de mujeres marcada por la unidad

33 Encuentro Nacional de Mujeres en Trelew. Marcha contra los Transvesticidios y Transfemicidio. Fotos Emmanuel Fernández

Buenos Aires-.Tres días de encuentro fue quizás poco para la lucha que durante años, incluso siglos, dan en Argentina las mujeres, quienes abren caminos en defensa de derechos lacerados y batallan por sus reivindicaciones.

Con la fuerza y la pasión que las caracterizan, desde la ciudad de Trelew, en el noroeste de la Patagonia de esta nación austral, miles de ellas se juntaron en el 33 Encuentro Nacional que una vez más, como ha sucedido en las dos últimas ediciones, terminó con represión y varias manifestantes detenidas, pero con la voz en alto para abogar por sus derechos.

En un año muy particular, donde cientos de colectivos no solo de féminas, sino también de diversas clases sociales y de todas las razas se juntaron para defender la aprobación de la ley sobre el aborto legal, seguro y gratuito, que finalmente se cayó en el Senado, esta cita, efectuada del 13 al 15 de octubre, demostró que cuando las mujeres se unen, sus voces se respetan.

Cantos y frases por el derecho al aborto, contra los femicidios, la desaparición y la explotación sexual marcaron este encuentro, donde también hubo fuertes críticas al patriarcado y al modelo económico imperante en el país, que las está lastimando directamente y dejan a muchas de ellas en situación de vulnerabilidad.

Las demandas siguen siendo las mismas de hace años pero cobran aún más fuerza como lo demostró el hecho de que se aprobara casi en el Congreso la ley de despenalización del aborto por la cual aún siguen batallando para evitar que muchas de ellas continúen muriendo por someterse a este procedimiento de manera clandestina.

Con los pañuelos verdes -símbolo de esta batalla-, colgados en sus mochilas, en sus cuellos, en sus brazos, una marea de mujeres copó la ciudad de Trelew, donde se sucedieron cerca de 70 talleres con disímiles temas y con la voz de todas, las que han quedado en las calles por el recorte estatal, las afrodescendientes, las indígenas, las campesinas, las autoconvocadas.

Más de 50 mil participantes, algunas llegadas de naciones hermanas, fueron protagonistas de este encuentro de mujeres más austral de la historia de todos estos eventos en la provincia de Chubut, territorio ancestral donde las de ascendencias originarias han resistido y perseverado en su lucha por más de 500 años.

El derecho al aborto legal, el fin de la violencia machista, el aumento del desempleo a raíz de la política económica del gobierno de Mauricio Macri, la prostitución, la trata, la explotación sexual en niñas y adolescentes, fueron temas recurrentes en el Encuentro.

También el patriarcado, la desigualdad en todos los rubros, el efecto del sistema capitalista, los desafíos ante una región convulsa, estuvieron presentes en las discusiones durante estos tres días donde se sintió la pluralidad de voces.

Y como ya es costumbre, las mujeres denunciaron la criminalización de la protesta y la estigmatización de sus batallas.

LA LUCHA SIGUE

Momentos cargados de dolor por la muerte de tantas de ellas a manos de la violencia de género, en un país donde se registra un femicidio cada 32 horas, otros de lucha y resistencia se vivieron en Trelew, donde los distintos colectivos representados denunciaron intimidaciones por parte de la fuerza pública.

Lamentablemente como sucedió en Rosario en 2016, la marcha de las mujeres terminó empañada por incidentes y varias de las manifestantes detenidas, algunas de ellas golpeadas.

Según un artículo de Página 12, las mujeres pidieron declarar ante la fiscal para contar en qué condiciones habían sido detenidas, pues estaban en la calle cuando vieron a una chica rodeada de hombres que la tiraban al piso y le daban patadas.

Se acercaron a socorrerla, y aparecieron hombres y mujeres de civil, algunas con pañuelos verdes, que las rodearon y arrastraron a una camioneta sin identificación, las esposaron y las tiraron en el vehículo. Tras ser golpeadas, las trasladaron a la Alcaldía.

En el documento leído durante la jornada de apertura del encuentro, el comité organizador sostuvo que ha sido duro realizar esta cita.

‘La inflación, los despidos, el hambre, crecen a la par de las luchas para enfrentarlos y las mujeres organizadas estamos a la cabeza de esas luchas porque la mayoría de las trabajadoras precarizadas, las jefas de los hogares más pobres y quienes cobramos un 36 por ciento menos somos las mujeres’, apuntaron.

Asimismo, resaltaron que el Gobierno ha profundizado el ajuste y la entrega, situación agravada por la reciente firma de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que acrecienta el endeudamiento y la dependencia.

En uno de sus capítulos, se señaló que hoy el movimiento de mujeres y los feminismos conforman el factor social y político con más potencia en toda América Latina.

Pero tenemos que estar atentas, unidas y ensayar mejores y nuevas estrategias para enfrentar la reacción de sectores conservadores bajo ideas fundamentalistas y fascistas, que agitan el fantasma de lo que llaman ‘ideología de género’, advirtieron.

Las mujeres abogaron por ser soberanas de sus vidas y tener autonomía sobre sus cuerpos y deseos, además reivindicaron la batalla de las que hoy vienen dando combate contra el saqueo, la extranjerización y la recolonización de sus comunidades.

Estudiantes, jóvenes, campesinas, indígenas, profesoras, compartieron crudas experiencias pero sobre todo unidas intentaron buscar soluciones para revertir la situación que viven muchas de ellas, en una sociedad aún llena de tabúes.

Con el fervor de seguir reclamando por sus derechos hasta que sean escuchadas, las más de 50 mil argentinas decidieron reunirse el próximo año en La Plata, la capital de la provincia de Buenos Aires, a pocos días de las elecciones presidenciales, donde harán resonar otra vez sus demandas. La capital bonaerense será entonces, como en 2001, el nuevo corazón donde a finales de octubre 2019 las mujeres dirán una vez más no a la violencia, a la desigualdad, al patriarcado, en una misma voz.

Be the first to comment

Deja un comentario