octubre 19, 2020

Algunos elementos sobre el pensamiento económico del Che


Por Víctor Vacaflores-.


El Comandante como cuadro político, como cuadro económico, desarrolló pensamiento, propuesta, programa, teoría en el proceso de transición al socialismo. Es en esa magnitud que debe leerse la personalidad potente de un revolucionario que a la par de la acción, genera rutas alternativas en la política económica.

Apuntamos algunas iniciativas reflexionadas y llevadas a la práctica en la gestión que le tocó vivir en la revolución cubana. Nos referimos en este espacio, a la dirección de la economía que para el Che, debían estar en armonía con la línea ideológica marxista leninista sino querían ser absorbidos por la lógica del mercado y el sistema mismo que lo sustenta. Entre esos elementos fundamentales de la dirección de la economía, el Che sustenta:

1.  La centralización de los recursos económicos y financieros en las instancias de dirección política del gobierno revolucionario. Ésta si bien es producto de las condiciones históricas peculiares por las que atravesó la revolución cubana debido al bloqueo y sabotaje no solo del gobierno norteamericano, sino del capital imperialista, obligó a sentar las bases de una dirección centralizada y planificada de la economía socialista. Misma que le permitió al Che, impulsar un sistema nacional de contabilidad, reforma salarial y estadística que permitió el control de los planes, resultados y la propia gestión de las empresas.

2.  Para darle sustento a este proceso, el Che puso una gran atención a la planificación de la economía y a los problemas que derivan de ella. Pues la planificación como señalaba él, “es el modo de ser de la sociedad socialista, su categoría definitiva”. En esa línea, se concreta en Cuba, la elaboración del sistema de planes de las empresas bajo una conducción centralizada. Acá, es preciso señalar que el Che no concebía planificación alguna si el pueblo, los trabajadores no estaban presentes y eran actores vivos de esa organización de la economía y del Estado. Los planes de mediano y largo plazo eran de su mayor interés por su visión estratégica.

3.  Novedosa y complicada resultó ser su propuesta del “sistema presupuestario de financiamiento” para la organización y administración de la producción (léase también empresas). Su énfasis en la utilización de métodos organizativos y administrativos, llegando a la asimilación de la más alta tecnología posible, control y transparencia de las cuentas, es proverbial. Este sistema presupuestario de financiamiento, debía utilizar de forma restringida las palancas (instrumentos y lógica) económicas capitalistas, las relaciones mercantiles y el mismo estimulo material para inculcar niveles superiores de producción y productividad. Es como consecuencia de este sistema donde aparecen los criterios de relaciones donde la moneda juegue un rol limitado de las conocidas universalmente.

4.  Al frente del Ministerio de Industrias, el Che plantea la necesidad de la estructuración de los precios en un sistema que respondiendo a las condiciones de Cuba, no pierda de vista la situación de los precios en el mercado mundial. Un sistema que logre hacer esas comparaciones y asuma los precios justos en lo posible en un mundo de solidaridad del campo socialista.

5.  Consecuente con su concepción de la ley del valor, considera que las relaciones monetario-mercantiles deben actuar en el socialismo de manera más restringida en el sector estatal. Con valor limitado del dinero, erige criterios de no existencia de fondos propios de las empresas centralizadas del estado y la conformación de un fondo centralizado de recursos. Entonces, un sistema bancario sin intereses lo que permitirá darle un papel fundamental al presupuesto, lugar donde debe recogerse el plus-producto.

6.  La importancia dado por el Che al costo como instrumento de análisis económico en la gestión de las empresas, debía recibir de los cuadros económicos especial atención por las deformaciones en la conducta de los operadores y por supuesto el estímulo de la vigilancia y el conocimiento del colectivo de trabajadores. Siempre incentivando la presencia de la base, de los trabajadores en todos los problemas y soluciones de la producción.

7.  Una atención importante dada por el Che, es a la organización del trabajo y los salarios que deben expresar otras escalas en el socialismo que correspondan al proceso de transición, consciente de que no se podía en ese período, lograr la retribución según sus necesidades de los trabajadores.

8.  Vale señalar también 2 obsesiones del Che. Se trata de la atención dada a las técnicas de dirección y administración en el mundo contemporáneo (tecnología) y la necesidad de contar con ellos, de asimilarlas con un equilibrio que es peculiar en el Comandante cuanto justiprecia lo nuevo y los avances históricos en todas las ramas del saber; de la necesaria formación técnica de los responsables económicos de la producción con conocimientos científicos. El otro, tiene que ver con su radicalidad en la disciplina férrea, alta responsabilidad del colectivo y los dirigentes económicos en el proceso de la producción. La buena organización, la calidad de la producción deben ser rasgos socialistas de una verdadera revolución.

Por supuesto, todos estos temas ameritan estudio sistemático, análisis y debate. Si agregamos a ello sus propuestas de industrialización, su mirada de las relaciones económicas internacionales, tendremos mucho material para hacer mérito de seguir la ruta del CHE.

Be the first to comment

Deja un comentario