diciembre 4, 2020

América Latina: alimentos suficientes, pero aumento de pobreza rural

América Latina y el Caribe produce alimentos suficientes para sus 646 millones de habitantes, un dato que contrasta con el hecho de que casi la mitad de su población rural es pobre.

Por primera vez en 10 años la pobreza rural vuelve a aumentar en nuestra región, con lo cual alcanza a 59 millones de personas, trascendió durante la presentación de una publicación de la FAO en el contexto de la primera edición de la Semana de la Agricultura y la Alimentación que se desarrolló en Argentina.

El problema del hambre está en la capacidad de acceso, millones de personas no tienen poder de compra de alimentos y esto está condicionado a la pobreza rural, expresó ante medios de prensa el representante para América Latina y el Caribe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Julio Berdegué.

A su juicio, los Congresos de los países son clave para alcanzar al objetivo Hambre Cero ya que pueden acelerar los procesos de aprobación de políticas, son espacios de acuerdos políticos y fiscalizan el poder ejecutivo.

La primera edición del Panorama de la Pobreza Rural en América Latina y el Caribe advirtió sobre una reversión en la pobreza rural de la región, la cual creció en dos millones de personas entre 2014 y 2016, alcanzando un total de 59 millones.

La última vez que la región pasó por un retroceso de esta magnitud en materia de pobreza rural fue por los efectos de la crisis financiera internacional de 2008, apuntó.

‘No podemos tolerar que uno de cada dos habitantes rurales sea pobre, y uno de cada cinco, indigente. Peor aún, hemos sufrido una reversión histórica, un quiebre que vuelve patente que nos estamos olvidando del campo’, enfatizó Berdegué.

La migración desde el campo está vinculada a territorios diezmados por la pobreza y la vulnerabilidad climática. Una buena parte de las personas que migran por desesperanza, lo hacen desde zonas rurales diezmadas por la pobreza, la inseguridad y la vulnerabilidad ambiental, ilustró el documento.

Según la FAO, eliminar la pobreza rural es clave para enfrentar a las economías ilegales como el tráfico ilícito de drogas, la trata de blancas, la tala de bosques y minería ilegal, las que han venido ganando espacio y aumentan la inseguridad en los territorios rurales. Pese a que solo el 18 por ciento de la población de la región vive en zonas rurales, éstas concentran el 29 por ciento de todas las personas pobres de América Latina -59 millones- y el 41 por ciento de todos los pobres extremos, 27 millones de mujeres y hombres, detalló.

Una buena parte de las personas que migran por desesperanza, lo hacen desde zonas rurales diezmadas por la pobreza, la inseguridad y la vulnerabilidad ambiental, según el Panorama de la Pobreza Rural.

El informe indicó que el ingreso laboral anual promedio de un trabajador del sector rural en América Latina en 2015 era de 363 dólares, menos de la mitad de los 804 de los trabajadores urbanos, en el mismo año.

La meta 1.2 del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 1 llama a reducir al menos a la mitad la proporción de personas que viven en la pobreza al año 2030. Tomando en cuenta el ritmo de reducción de la pobreza en los últimos cinco años para dieciséis países de la región, especialistas opinan que varios no alcanzarán ésta meta en sus zonas rurales.

‘Sin desarrollo rural no habrá desarrollo sostenible, ya que 132 de las 169 metas de los ODS están íntimamente vinculadas al desarrollo rural, y dos de cada diez metas sólo se pueden lograr en el campo’, explicó Berdegué.

La publicación de la FAO destacó cinco medidas claves para retomar el rumbo de la reducción de la pobreza: la necesidad de crear sectores agrícolas eficientes, incluyentes y sostenibles; la protección social ampliada; la gestión sostenible de los recursos naturales; el impulso al empleo rural no-agrícola y la mejora de la infraestructura.

Be the first to comment

Deja un comentario