diciembre 1, 2020

Nuevos mecanismos para la defensa de las mujeres en Bolivia

La Paz.- Bolivia avanza en la defensa de los derechos de las mujeres y las niñas, con la promulgación de leyes y normativas para proteger sus vidas, pero aún queda mucho por hacer al respecto.

Datos del Ministerio Público muestran que hasta principios de octubre de 2018 se registraron unos 12 mil 746 casos de violencia familiar y 61 muertes por esa causa, donde los celos y el exceso de bebidas alcohólicas fueron las principales causas del fatal desenlace.

Ante los números alarmantes, la Coordinadora de la Mujer, una organización que agrupa a 26 entidades defensoras de la igualdad de género en el país suramericano, reclamó el 8 de marzo pasado, Día Internacional de la Mujer, mayores acciones para combatir esas manifestaciones.

Calificó al feminicidio como ‘la forma más extrema de vulneración de los derechos’ de las mujeres, y a nivel departamental sobresalió Cochabamba en 2016 y 2017, al reportar la mayor cantidad de hechos.

María Ángela Sotelo, integrante de la organización sin fines de lucro, dijo en aquel entonces que las féminas son el 50 por ciento de la población de Bolivia, donde cada día hay 13 casos de violencia sexual y cada tres días ocurre un feminicidio.

Sotelo reconoció que fue fundamental la puesta en vigencia de la Ley 348 el 10 de marzo de 2013, para proteger a las mujeres de todo tipo de violencia, y que castiga el feminicidio con 30 años de prisión, la pena máxima establecida en la legislación boliviana.

La normativa define la ‘erradicación de la violencia como un tema de prioridad nacional y como un problema de salud pública, desde un enfoque de prevención, protección de las mujeres en situación de violencia y la sanción de los agresores’, resumió la organización en su sitio web.

Nuevos tipos de delitos fueron definidos, y además del feminicidio se incluyó el acoso sexual, la violencia familiar, la esterilización forzada, el incumplimiento de deberes y actos sexuales abusivos, y se establecieron 16 formas de violencia en contra de la mujer.

Entre estas últimas están la física, feminicida, psicológica, mediática, simbólica y/o encubierta, contra la dignidad, la honra y el nombre, sexual y en el ejercicio político y de liderazgo.

Datos de la Fiscalía revelaron la ocurrencia de 26 feminicidios en 2013, 71 en 2014, 110 en 2015, 111 en 2016 y 109 en 2017.

A pesar de las nuevas normativas y esfuerzos, esos actos criminales no han podido ser suprimidos, aunque es cierto que disminuyeron a 61 en 2018.

En la actualidad, las denuncias de agresiones físicas contra las mujeres aumentan los fines de semana, asociadas a la ingestión de bebidas alcohólicas.

La mayoría de los feminicidios ocurren en el hogar, y en entrevista con Carolina Rivero, médica sexóloga, esta consideró que la manipulación, posesión e inmadurez emocional es la característica principal de los hombres celosos.

La especialista recalcó que hay un delgado hilo entre el celo y el cuidado, un autoengaño que las hace continuar en esas relaciones abusivas.

Igual criterio sostuvo la psicóloga Kattia Oporto, y va más allá, alertando que al primer maltrato físico o psicológico la mujer debe alejarse de la pareja, pero lamentó que en el país sudamericano exista mucha práctica del perdón y de la victimización.

Recomendó a las féminas estar atentas al comportamiento del hombre en su entorno familiar, de amistades y laboral. Ser agradable con ellas y lo contrario con los demás es un signo de alerta.

GABINETE ESPECIAL DE LUCHA CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LA MUJER Y LA NIÑEZ

En noviembre último el presidente Evo Morales decidió instalar un Gabinete Especial de lucha contra la violencia hacia a mujer y la niñez, conformado por siete ministerios, y personalmente lo dirigiría en coordinación con las organizaciones de mujeres de todo el país.

Asimismo, emitiría normas para implementar el Servicio Plurinacional de la Mujer y de la Despatriarcalización, denominado Ana María Romero, como homenaje a esa luchadora social y defensora de los derechos de las féminas y de los sectores más vulnerables en Bolivia. Precisó que son mecanismos y nuevas formas de combate permanente para la defensa de las mujeres y la ejecución de elementos prácticos para acabar con la violencia hacia ellas.

‘Avanzamos como un Estado que protege a las mujeres, la Constitución Política garantiza sus derechos, pero es una cuestión de mentalidad de la familia y de la sociedad’, explicó el mandatario.

CAMPAÑAS PARA UNA MAYOR CONCIENTIZACIÓN

A pesar de la disposición del Gobierno de implementar medidas y leyes en defensa de los derechos de las mujeres y las niñas, la sociedad de Bolivia, donde predomina el patriarcado, demanda otras acciones vinculadas a una mayor toma de conciencia para disminuir los feminicidios.

El Ministerio de Relaciones Exteriores, el sistema de Naciones Unidas y la empresa estatal Mi Teleférico lanzaron una campaña para poner fin a la violencia contra ese grupo poblacional.

Con el tema ‘Pintemos Bolivia de Naranja: Pongamos fin a la violencia contra la Mujer’ la campaña comenzó el 1 de noviembre, con manifestaciones culturales y mensajes de equidad en la estación central de la Empresa Estatal de Transporte por Cable, Mi Teleférico, donde convergen la línea Naranja y Roja.

El Coordinador Residente del Sistema de Naciones Unidas en el país suramericano, Mauricio Ramírez, aseguró que la campaña visibilizará los aspectos dañinos para la vida de las niñas y mujeres, así como las acciones a implementar para acabar con ese problema desde lo personal, lo familiar e institucional.

Bolivia avanza en la defensa de los derechos de las mujeres y las niñas, con la promulgación de leyes y normativas para proteger sus vidas, pero queda mucho por hacer todavía en la conciencia de los hombres que las maltratan y las consideran objetos de su propiedad, y más queda por hacer en el caso de aquellas mujeres abusadas que no denuncian las agresiones sufridas por vergüenza o temor al escarnio social.

Be the first to comment

Deja un comentario