noviembre 29, 2020

La Agenda del Bicentenario


Editorial La Época-.


Hace dos semanas, el presidente Evo Morales ha presentado, a través de una extensa entrevista difundida por los medios estatales, la agenda del Bicentenario, en lo que se presenta, a siete meses de las elecciones generales de octubre de este año, como el eje central del proyecto de continuidad del Proceso de Cambio.

La Agenda del Bicentenario tiene 13 pilares y sus antecedentes se remontan hace varios años atrás, cuando el jefe de Estado impulsó un proceso de consulta a los sectores organizados de la sociedad sobre los objetivos que el país debería plantearse para llegar a los 200 años de su independencia, aunque formal, de la dominación española. Encuentros sectoriales, departamentales y nacionales enriquecieron la consulta nacional, aunque la oposición hizo todo lo posible para frenar la participación de algunas de las instituciones cívicas y gremiales que controlaba.

Desde una mirada más amplia, es evidente que la Agenda Patriótica, ahora rebautizada como Agenda del Bicentenario, es una lógica consecuencia del proyecto de transformación del país que la Revolución Democrática y Cultural lleva adelante desde enero de 2006, tras la histórica victoria político-electoral que Morales obtuvo en diciembre de 2005. El proyecto del Proceso de Cambio se tradujo en el Plan Nacional de Desarrollo que duró hasta 2014, en el plan para el quinquenio 2015-2020 y que ahora busca proyectarse, con la Agenda del Bicentenario, hasta el 2025.

El programa presentado por Morales abarca en 12 pilares todos los campos de la realidad nacional y en uno el campo internacional. Una síntesis perfectamente podría inducir a pensar que se trata de una combinación de la culminación de lo pendiente de las tareas del siglo XX y de encarar los desafíos de la agenda del siglo XXI. Se aborda desde temas como la virtual erradicación de la pobreza (bajar a 5 por ciento), la universalización de los servicios básicos para toda la población y el decidido impulso a la soberanía tecnológica.

La presentación de la Agenda del Bicentenario sirvió para anunciar que entre abril y junio se abrirá un debate en contacto directo con la gente para recoger propuestas que amplíen y enriquezcan su contenido. La iniciativa es interesante pues es una manera efectiva y positiva de hacer campaña electoral y de canalizar la más amplia participación de la población. En realidad, la estrategia electoral del MAS debería concentrar su atención en la consulta, que es la mejor manera de establecer una relación de correspondencia entre el candidato Evo Morales y la gente. Quizá debería ir hasta una fecha cercana al 20 de octubre.

Pero además de debatir los 13 pilares de la propuesta, es importante que el MAS y el gobierno retomen y le den sentido al camino trazado hacia el socialismo comunitario, que es el horizonte estratégico que está registrado en la Agenda del bicentenario. Combinar metas concretas y la configuración de la “utopía” es lo que se necesita para generar expectativa. Los sueños, los horizontes, las esperanzas también construyen y mueven la subjetividad de la gente.

Be the first to comment

Deja un comentario