diciembre 4, 2020

Martínez acusa a algunos medios de prensa de intentar «borrar» de la memoria el caso «terrorismo-separatismo»

La Paz .- El exministro de la Presidencia, René Martínez, acusó el martes a algunos medios de prensa de pretender «borrar» de la memoria el denominado caso «terrorismo-separatismo», que da cuenta de un grupo que pretendía «mutilar» a Bolivia mediante la actuación de mercenarios extranjeros hace 10 años.

Martínez cuestionó los afanes de algunos medios de prensa que enfocan la cobertura de los 10 años del Caso Terrorismo en un fallo que se espera de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en la edad que tienen los procesados, o en lo deteriorado de su salud, como si se intentara «borrar» ese hecho «incuestionable»

«Quieren hacernos ver que esta acción de representación ante un tribunal internacional pudiera borrar de la memoria que la presencia de estos extranjeros, y sus cómplices bolivianos, tenía como finalidad última la mutilación territorial, la separación de Bolivia», dijo en una entrevista con la Red Patria Nueva.

El 16 de abril de 2009, la Policía desbarató una célula terrorista organizada en Bolivia tras un operativo en el Hotel Las Américas, en la ciudad de Santa Cruz, en el este de Bolivia.

Eduardo Rózsa Flores (húngaro-boliviano), Árpád Magyarosi (húngaro-rumano) y Michael Martin Dwyer (irlandés) murieron en el enfrentamiento; mientras Mario Tadic (croata-boliviano) y Elöd Tóásó (húngaro) se declararon culpables.

Martínez, quien fue integrante de la comisión especial de la Asamblea Legislativa que investigó ese caso, realizó un resumen de todo el proceso judicial que se siguió hasta la fecha, que -a su juicio- «evidencia de manera incuestionable la presencia y el desarrollo de una visión separatista».

Las investigaciones de ese caso revelaron que ese grupo irregular tenía como objetivo la fragmentación del territorio boliviano (entre occidente y oriente), el desarrollo de una guerra civil, generar escenarios de conflictividad para el derrocamiento del presidente Evo Morales y la intervención de una potencia extranjera.

Las pesquisas identificaron también a políticos y empresarios conservadores, como los financiadores de los pasajes, estadía en hoteles, compra de armas, explosivos, servicios de comunicación y dotación logística al grupo subversivo liderado por Rózsa Flores.

«Lo que no debemos olvidar como bolivianos, por ese compromiso que tenemos con el país, es que estamos hablando de este caso como un evidente intento separatistas y violento por grupos radicales de derecha», afirmó.

El lunes, el asambleísta del Movimiento Al Socialismo (MAS) del departamento de La Paz, Gustavo Torrico, dijo que el caso «terrorismo-separatismo» se puede demostrar desde quienes compraron los pasajes para los mercenarios y el financiamiento que estos tuvieron para organizar acciones en Bolivia.

Sin embargo, Torrico cuestionó que ese caso a la fecha no haya sido cerrado por el Ministerio Público y las acciones que tomaron los involucrados para no asistir a las audiencias.

«El Órgano Judicial debería constituir una comisión de dos jueces para que en 30 días cerrar este tema en Santa Cruz», consideró el asambleísta departamental.

Be the first to comment

Deja un comentario