noviembre 24, 2020

De Mesa firmó pedido para otorgar inmunidad a militares de EEUU

En 2004, el entonces presidente de Bolivia, Carlos de Mesa, firmó cartas en las que solicitó al Congreso Nacional la aprobación de inmunidad para los militares de Estados Unidos, confirmó ayer la titular del Senado, Adriana Salvatierra.

“Carlos de Mesa es un peligro para los derechos humanos, para la soberanía del país. Es un hombre que tergiversa los acontecimientos históricos pese a ser historiador, y miente, tergiversa las preguntas, realiza un juego de palabras, pero finalmente miente”, afirmó la legisladora en una conferencia de prensa.

Demostró con documentos que el candidato presidencial de Comunidad Ciudadana (CC) mintió el 26 de abril, cuando aseguró: “Jamás se aprobó ninguna inmunidad para el Gobierno de Estados Unidos, para los militares de los Estados Unidos, para los uniformados de Estados Unidos, nunca se aprobó una ley en ese sentido, eso es totalmente falso”.

Los hechos

El 19 de mayo de 2003, el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada firmó un convenio con la administración de Estados Unidos que establecía que todo ciudadano norteamericano no podía ser juzgado por la Corte Penal Internacional, de la cual es parte Bolivia, si cometiera un delito tipificado como de lesa humanidad y solo sería procesado por las leyes estadounidenses.

Luego de que Sánchez de Lozada huyó a los Estados Unidos el 17 de octubre de 2003 —después de la masacre que ordenó en El Alto y que dejó 67 muertos y más de 400 heridos— De Mesa asumió la presidencia.

En consecuencia, el 4 de diciembre de 2003, De Mesa envió una nota al entonces presidente del Congreso, Hormando Vaca Díez, en la que le solicita que considere la “aprobación y ratificación del Acuerdo entre el Gobierno de la República de Bolivia y el Gobierno de los Estados Unidos de América respecto a la entrega de personas a la Corte Penal Internacional”.

La nota establece que “todos los nacionales de los Estados Unidos de América, el personal militar que cumpla o haya cumplido funciones en el pasado para los Estados Unidos de América que no tenga la nacionalidad de ese país presentes en el territorio de la República de Bolivia no serán, salvo con el consentimiento expreso del gobierno de los Estados Unidos de América, entregados ni trasladados por ningún medio a la Corte Penal Internacional para ningún propósito, con respecto a los actos u omisiones supuestamente cometidos o que tengan lugar mientras sean o hayan sido parte del personal militar de los Estados Unidos de América”.

Según Salvatierra, el entonces ministro de la Presidencia, José Antonio Galindo (+), demandó prioridad para la aprobación de la inmunidad para ciudadanos estadounidenses porque existía la necesidad de contar con recursos en el ámbito de la cooperación castrense.

“Esta condición que puso Estados Unidos al país consiste en un otorgamiento de becas en favor de militares formados y un crédito especial que no haya sido utilizado durante un año fiscal”, dijo Salvatierra.

Meses después, el 12 de mayo de 2004, la Cámara de Senadores aprobó en sus estaciones en grande y en detalle el convenio y lo remitió a Diputados para su sanción; sin embargo, la bancada del MAS-IPSP frenó su tratamiento. José Bailaba, que presidía la Comisión de Política Internacional, quemó la norma en puertas del Parlamento.

Torrico: Evo amenazó con paralizar el país para frenar el convenio

El exdiputado Gustavo Torrico recordó ayer que en 2004 el ahora presidente del Estado Evo Morales amenazó al entonces mandatario Carlos de Mesa con “paralizar el país” si acaso insistía en su idea de aprobar la inmunidad para los militares de Estados Unidos.

El hecho sucedió luego de que la Cámara de Senadores, el 12 de mayo de 2004, aprobó el convenio entre Estados Unidos y Bolivia que posibilitaba ese beneficio.

“Morales, como jefe del MAS, pide una reunión en Palacio (y) fuimos a Palacio Evo Morales, Antonio Peredo, Santos Ramírez, Edmundo Novillo y mi persona. Le reclamó Evo muy airadamente a Carlos (de) Mesa y le dijo: ‘No te voy a permitir que aquí me pongas bases militares, vamos a paralizar el país, vamos a incendiar el país, pero aquí los gringos no llegan’”, relató el actual asambleísta del MAS-IPSP.

Entonces ingresó el entonces ministro de la Presidencial, José Antonio Galindo (+), y dijo: “No, no, un ratito, es que no pueden ver este tema así tan fácil”. De Mesa agregó: “Es verdad, si no llegan las tropas, no tengo los 40 millones que me ha prometido la embajada americana”.

Be the first to comment

Deja un comentario