noviembre 29, 2020

La ONU es también un territorio indígena

Naciones Unidas-. El lugar donde hoy se levanta la sede de la ONU, en Nueva York, es un territorio ancestral del pueblo Onondaga, la comunidad indígena que habitaba esa tierra antes de la llegada de los colonos europeos.

Con este recordatorio, la presidenta de la Asamblea General de la ONU, María Fernanda Espinosa, se refirió a las deudas históricas que existen con esas poblaciones, muchas veces despojadas de sus territorios por la fuerza.

Para reivindicar sus luchas y saberes tradicionales, unos mil representantes indígenas de diferentes partes del mundo se reúnen desde el 22 de abril hasta este viernes 3 de mayo en el cuartel general de las Naciones Unidas.

En la actualidad, el 15 por ciento de las personas más pobres del mundo son indígenas y esto exige una acción internacional fuerte, recalcó la presidenta de la Asamblea General.

Al intervenir en la apertura del Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas, la alta representante recalcó que es fundamental asegurar la participación de esas comunidades en los planes de desarrollo sostenible pues ‘no podemos dejarlos atrás’.

Esta cita resulta una plataforma para el encuentro y el diálogo, para escuchar sus visiones y sabiduría, expresó. Pero aún falta un largo camino por recorrer si queremos asegurar el respeto pleno de sus derechos, observó Espinosa.

A juicio de la alta representante de la ONU, en esas comunidades originarias residen muchas de las soluciones que el mundo necesita para luchar contra el cambio climático.

Desde hace siglos esos pueblos conviven en armonía con la Madre Tierra y ahora sus conocimientos tradicionales ocupan un papel central en las acciones de mitigación, apuntó.

Por ello, instó a retomar y potenciar esos conocimientos y combinarlos con la innovación tecnológica.

De acuerdo con datos de la ONU, el 80 por ciento de la diversidad biológica mundial se encuentra en las tierras y territorios de los pueblos indígenas.

Además, esas comunidades hablan más de cuatro mil de las siete mil lenguas del mundo, muchas de las cuales están en peligro de extinción, advierte la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Este 2019 se declaró el Año Internacional de las Lenguas Indígenas y todavía en muchos países, los niños y jóvenes indígenas no reciben instrucción en sus propios idiomas y son discriminados.

La presidenta del Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas, Anne Nuorgam, observó que por eso es tan importante celebrar nuestras lenguas y discutir cómo podemos conservarlas.

Según la profesora asociada de la Oficina de Participación Indígena en la Universidad de Cairns, en Australia, Henrietta Marrie, las lenguas de esas comunidades están desapareciendo rápidamente y esto representa también la pérdida de saberes ancestrales.

Las estadísticas indican que los indígenas son más de 700 millones distribuidos en alrededor de 90 países, lo cual equivale al seis por ciento de la población mundial.

Para ampliar las visiones y formas de ver el mundo, dijo la presidenta de la Asamblea General, deberían incorporarse más voces de los pueblos indígenas en los debates de la ONU.

En particular, enfatizó en la situación de las mujeres indígenas, que enfrentan múltiples formas de discriminación y violencia.

Para la ministra venezolana de Pueblos Indígenas, Aloha Núñez, aún hacen falta mayores esfuerzos para que la participación de las comunidades originarias resulte mucho más efectiva y no sea solamente el hecho de venir a la ONU, dar una opinión o unas recomendaciones.

En declaraciones a Prensa Latina, la titular venezolana de origen Wayúu alabó los esfuerzos de este foro y sus diferentes encuentros paralelos, pero consideró necesario profundizar más en la interrelación entre las diferentes etnias y que ‘la ONU se convierta en un mecanismo para acercarnos’.

‘Creo que es sumamente importante tener esa relación entre todos los hermanos y hermanas, y lograr ese sueño de sentirnos como un solo pueblo, independientemente de las líneas fronterizas, pues América Latina era originalmente todo un territorio de los pueblos y comunidades indígenas’.

Be the first to comment

Deja un comentario