junio 18, 2021

Probables nuevos deslaves en capital gubernamental de Bolivia

La Paz-. El alcalde de La Paz, Luis Revilla, lamentó que por las construcciones ilegales asentadas hoy en laderas de montañas, puedan ocurrir más deslaves como el del pasado 30 de abril, que dejó cuatro desaparecidos.

Vivimos en una ciudad de riesgo, construida en suelos sumamente inestables, y más del 70 por ciento del área urbana está catalogada como de riesgo. Para estabilizarlos se necesitan muchas inversiones. No estamos exentos de que se produzcan hechos similares a pesar de las inversiones realizadas, declaró.

En una conferencia de prensa con representantes de medios internacionales, Revilla recordó que desde el año de la fundación de La Paz se reportan deslizamientos, y actualmente su oficina tiene identificadas 36 zonas de alto riesgo, en la mayoría de las cuales realizaron obras estructurales según la disponibilidad de recursos.

Donde ocurrieron los hechos, si bien es una zona identificada como de riesgo, no está consolidada, no tenía planimetría, y ninguna de las 68 viviendas colapsadas tenía autorización de construcción.

Se trata de casas construidas sobre un botadero, con los peores suelos de la ciudad, y por eso tuvimos este lamentable suceso, aseguró.

Respondiendo a una pregunta de Prensa Latina, señaló que se requiere indefectiblemente la presencia de la fuerza pública.

Dijo que ‘tenemos la Ley 233, mucho más efectiva que las anteriores porque tiene procedimientos administrativos muy ágiles y regula las construcciones altas, pero cuando tenemos la necesidad de hacer un desalojo necesitamos su apoyo y no siempre lo tenemos’.

En otras ciudades el alcalde es el jefe de la Policía y eso facilita muchas tareas de control, pero en La Paz no es así, expresó.

El fenómeno ocurrido el martes de la semana anterior en el barrio Inmaculada Concepción dejó en la calle a unas 180 familias, de las cuales alrededor de 40 ya fueron reubicadas en condominios otorgados por el Gobierno, y el resto permanece en campamentos hasta que reciban un terreno de la Alcaldía para construir sus viviendas.

Otras, alrededor de 50, podrían volver a la parte alta del deslizamiento si son efectivas las labores de estabilización que se realizarán en los próximos días, pero aclaró que la mayoría no volverá al lugar porque en esa área es imposible vivir y las casas ubicadas en la zona baja serán demolidas.

La gran mayoría de los barrios de la ciudad han sido construidos por los propios vecinos hasta la década de 1990, sin información, sin asesoramiento técnico ni de ninguna naturaleza, señaló.

Al respecto, indicó que lo único que se invirtió antes del año 2000 en materia de prevención de riesgos fueron dos millones de dólares, y desde el 2002 el gobierno municipal invierte alrededor de 10 millones de dólares anuales en prevención estructural, lo que equivale aproximadamente al 10 por ciento de su presupuesto.

Nuestra secretaría integral de riesgos nos asegura que debemos seguir invirtiendo a este ritmo por lo menos otros 10 años más para poder decir que La Paz está segura en términos físicos, concluyó.

Be the first to comment

Deja un comentario