abril 20, 2024

La economía de mayor crecimiento

Bolivia se encamina nuevamente a obtener este año su séptima medalla de oro por el mejor crecimiento económico en Sudamérica, según las proyecciones de los distintos organismos internacionales, que cada vez que realizan un ajuste a sus pronósticos sitúan al Estado Plurinacional en el primer lugar.

Recientemente, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) publicó la actualización de sus proyecciones para la región, que aunque disminuye la previsión de expansión del Producto Interno Bruto (PIB) boliviano, de 4,3% a 4%, mantiene al país con la tasa de mayor desarrollo ante economías grandes como Brasil que solo crecerá 0,8% o Argentina que decrecerá 1,8%.

De manera general, la Cepal espera que durante 2019 el crecimiento económico de América Latina y el Caribe mantenga una trayectoria de desaceleración con una tasa proyectada del 0,5%, como resultado de un mal desempeño de la inversión y las exportaciones, además de la caída del gasto público.

En ese marco, revisando los recientes informes de otros organismos como el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), estos también coinciden en otorgar a Bolivia la tasa de crecimiento más alta en Sudamérica con un 4%.

A esto se debe agregar el reconocimiento a la buena salud económica que tiene el país de reconocidas calificadoras de riesgo crediticio en el mundo como Standard & Poor’s y Moody’s Investors Service; el primero, en su informe de mayo, proyectó que Bolivia mantendrá un crecimiento económico “robusto” con 4% en el período 2019-2022, mientras que la segunda entidad, en su publicación de abril, destacó el desarrollo que registró el país en los últimos 13 años como resultado de la implementación del Modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo, con principales factores como la inversión pública —que este año alcanzará a $us 6.700 millones con la modificación al Presupuesto General del Estado 2019—, las Reservas Internacionales Netas —que en la actualidad están en alrededor de $us 8.200 millones— y la redistribución de los ingresos a través de bonos sociales como la Renta Dignidad, el Juancito Pinto o el Juana Azurduy, que coadyuvaron a reducir el índice de pobreza extrema de 38,2% en 2005 a 15,2% en 2018.

En ese marco, se puede concluir que los resultados del modelo económico aplicado desde 2006 —primer año de gobierno del presidente Evo Morales— son contundentes, lo cual es respaldado con las seis ocasiones en que Bolivia encabezó el crecimiento económico en Sudamérica (2009 con 3,4%, 2014 con 5,5%, 2015 con 4,9%, 2016 con 4,3%, 2017 con 4,2% y 2018 con 4,2%), de los cuales cinco fueron de forma consecutiva y este año nuevamente apunta a consolidarse como la mejor en la región, según se evidencia en las diferentes proyecciones del BM, FMI y la Cepal.

El Gobierno estima que en 2019 la economía nacional alcanzará un crecimiento del 4,5%, con una inflación acumulada del 4%. El reciente informe de la Cepal indica que Bolivia habría crecido en el primer trimestre (enero a marzo) en 4%, un indicador positivo que refleja la dinámica productiva del país, al que se debe agregar los ingresos por renta petrolera que durante el primer semestre llegaron a $us 1.118 millones, monto mayor al registrado en similar período de 2018 cuando se reportaron $us 1.072 millones, de acuerdo con los datos del Ministerio de Hidrocarburos publicados el 30 de julio.

Con todo lo anterior, queda claro que Bolivia continúa y continuará en la senda del desarrollo con la consolidación del proceso de industrialización de sus recursos naturales.

“Los resultados del modelo económico aplicado desde 2006 son contundentes, lo cual es respaldado con las seis ocasiones en que el país encabezó el crecimiento en la región”.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario