octubre 22, 2020

¿Infierno fiscal? o ¿falsas ideas difundidas?


Por Lilian Loayza * -.


Es lamentable ver como ciertos “investigadores” se centran en promover ideas falsas sin haber “investigado” y analizado el contexto de los documentos a los que hacen referencia, y que valga la aclaración, ya su vez fueron desmentidas en diversas oportunidades.

A fin de aclarar nuevamente a los lectores, el pasado y ya conocido documento del Banco Mundial “Doing Business” presenta un ranking elaborado bajo criterios cuestionables y poco confiables, donde se enlista a Bolivia como uno de los países con mayor dificultad para hacer negocios por tener uno de los peores sistemas impositivos, mezclando a su vez el pago de obligaciones laborales, municipales y haciendo referencia a la carga administrativa, sin tener en cuenta que dichos conceptos no pueden ser puestos bajo una misma categoría, pues es como mezclar peras con manzanas.

Es imprescindible hacer notar la forma errónea en la que se señala que los impuestos que asumen las empresas con relación a sus utilidades alcanza al 83,7%, cuando es evidente y constatable en nuestra legislación (Ley N° 843), que el Impuesto sobre las Utilidades de las Empresas (IUE) tiene una alícuota de 25%, misma que se encuentra por debajo de promedio de la región, y que a su vez la misma normativa prevé ciertos beneficios para los contribuyentes, pues permite la deducción de gastos vinculados con la actividad, y la posibilidad de compensación de los montos pagados por IUE contra el Impuesto a las Transacciones (IT) de la siguiente gestión, a diferencia de países europeos donde dicha tasa llega mínimamente al 38%; por otro lado, el documento del Banco Mundial considera dentro de los impuestos pagados por las empresas al IT pero con una alícuota alarmante del 60%, misma que no se acerca a la realidad boliviana en lo absoluto, pues lo correcto es referirse a un 3%, que como en la mayoría de los caso no se paga pues como se mencionó previamente es compensado por los pagos del IUE; entonces la pregunta es ¿a qué infierno fiscal se refieren?
Por otro lado, cuando se habla se las obligaciones laborales o también conocidas como contribuciones sociales, estas no forman parte de los tributos, y a su vez constituyen un derecho ganado de los trabajadores que forman parte de la política redistributiva del actual gobierno, y que a la fecha ha logrado alcanzar una mayor cobertura de los beneficiarios.

Con relación a la carga administrativa para realizar trámites, es importante diferenciar que no todos los trámites que se efectúan en las distintas instancias del Estado algunas corresponden al nivel central, otras al municipal y/o departamental; al respecto es importante mencionar que a la fecha el Servicio de Impuestos Nacionales ha logrado la simplificación de trámites para facilitar el acceso a los contribuyentes, aspecto que representa un logro y se encuentra en miras de mejorar aún más sus sistemas informáticos.

Ahora bien, con relación a los programas de gobierno se podrán plantear varias alternativas, muchas ya conocidas y sin mayor cambio a la realidad actual; lo que sí es importante hacer notar es que el objetivo debe ser siempre el mejor, avanzar como país, mostrar miras hacia un sistema tributario mucho más progresivo, donde se pague en función a la capacidad económica, donde el que más tiene pague más y el que menos tiene pague menos.


* La autora es economista.

Be the first to comment

Deja un comentario