septiembre 22, 2020

China aumenta importación de crudo iraní, pese a amenazas de EEUU

Las importaciones del crudo iraní realizadas por China se incrementaron un 5 % en junio, pese a las amenazas de sanciones de EE.UU., según Pekín.

Conforme a datos ofrecidos este martes por la Administración General de Aduanas (GAC, por sus siglas inglés) de China, el gigante asiático importó más de 900 000 toneladas métricas de petróleo de Irán durante el pasado junio.

Tal cifra, es decir 929 119 toneladas métricas (213,000 barriles por día), constituye un aumento de 4,7 por ciento en importaciones del crudo de Irán en comparación con el mes anterior, agrega la GAC.

Este incremento se produce pese a amenazas del Gobierno de EE.UU., presidido por Donald Trump, de “castigar” a los países que no obedezcan los embargos unilaterales de Washington contra Teherán y sigan comprando el petróleo del país persa.

El sector energético de Irán, al igual que muchos otros sectores económicos del país, volvió a ser blanco de los embargos unilaterales norteamericanos después de que Washington abandonara el acuerdo nuclear sellado en 2015 entre Teherán y el Grupo 5+1 —entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania—.

Pese a los intentos, hasta ahora incumplidos, de EE.UU. por “reducir a cero” los ingresos petroleros de Irán, varios principales clientes del crudo persa, entre ellos China, han prometido en múltiples ocasiones defender sus negocios bilaterales con las compañías iraníes.

Por su parte, Irán —uno de los grandes productores y exportadores del crudo, difícil de ignorar—ha negado reiteradas veces que las sanciones estadounidenses hayan tenido un impacto paralizante en su capacidad para suministrar petróleo a sus clientes, y asegura que continuará vendiendo su crudo a pesar de las presiones que le ejerce EE.UU.

Entre tanto, el canciller iraní y su par chino, Mohamad Yavad Zarif y Wang Yi, respectivamente, abogaron el lunes por reforzar aún más los vínculos bilaterales entre ambos países, en rechazo al unilateralismo de Washington.

Be the first to comment

Deja un comentario