abril 18, 2021

Método dogmático en Derecho


Por Farit L. Rojas Tudela, Ph.D.-.


La fundamentación epistemológica del Derecho ha sido, durante el siglo XX, monopolio del positivismo jurídico. Esta fundamentación ha intentado concebir al Derecho como un campo autónomo, es decir, una disciplina autorreferencial. Para fundamentar lo señalado se ha desarrollado en las discusiones jurídicas la denominada dogmática jurídica (un argumento teórico que califica al Derecho como norma, doctrina y jurisprudencia) que prescinde (y excluye a la vez) de su discursividad todo lo social, lo político y lo histórico. De esta manera el Derecho adquiere un fundamento interno autorreferencial [1], deshistorizado y, en apariencia, despolitizado [2].

La dogmática jurídica es aquella que considera al saber jurídico como saber científico, es decir, un saber puro o depurado. En su libro Teoría pura del Derecho, Hans Kelsen (2000) señala, con respecto a su teoría, que “[a]l calificarse como teoría pura indica que entiende constituir una ciencia que tenga por único objeto al derecho e ignore todo lo que no responda estrictamente a su definición. El principio fundamental metodológico es, pues, eliminar de la ciencia del derecho todos los elementos que le son extraños” (19).

La dogmática jurídica considera que el objeto de investigación jurídica deber ser el Derecho, y lo entiende como la norma, la doctrina y la jurisprudencia. La dogmática no considera otro saber (sea reflexivo, especulativo o empírico) que no sea el saber jurídico que emane de la norma, la doctrina jurídica (sobre la norma) y la jurisprudencia (sobre la norma).

Modalidades de la dogmática jurídica

La dogmática se constituye en el método tradicional y común del Derecho. El método dogmático propone estudiar el ordenamiento jurídico para conocerlo, transmitir ese conocimiento, utilizarlo, optimizarlo y mejorarlo.

El método dogmático puede ser:

Dogmático jurídico simple, que desarrolla su investigación haciendo el mismo énfasis en la norma, la doctrina y la jurisprudencia.

Dogmático jurídico heurístico (descriptivo y sistematizador), que simplemente “describe el conjunto de normas del derecho positivo cuyo contenido es presentado [inicialmente] como no problemático […]. Una de las tareas que cumple la sistematización es la de facilitar el estudio y la transmisión del conocimiento del derecho positivo” (Courtis, 2006: 113)

Dogmático jurídico lege lata, que se refiere a los problemas de interpretación del Derecho (de una o varias normas vigentes). “La identificación de un problema de interpretación implica la descripción de una indeterminación del derecho positivo —de un enunciado o un caso contenido en el derecho positivo susceptible de ser interpretado en varios sentidos—” (Courtis, 2006: 123).

Dogmático jurídico lege ferenda, que se refiere a la propuesta de reformas, modificaciones o creación de bases jurídicas, fundamentos normativos y normas jurídicas per se. “La investigación lege ferenda se dirige a criticar la solución normativa vigente y a propugnar su reemplazo, enmienda o complementación por otra norma aún no vigente, propuesta por el investigador” (Courtis, 2006: 125).

Dogmático jurídico jurisprudencial, cuyo objeto de investigación son las sentencias judiciales, su argumentación y concatenación conceptual, esta modalidad de la dogmática enfatiza en el estudio de la denominada ratio decidendi de las sentencias.

Al respecto, el jurista argentino Carlos Santiago Nino señala:

La dogmática jurídica puede determinar soluciones correctas, que sean unívocas, consistentes y precisas, sin reformular el sistema jurídico a la luz de principios valorativos, sino a partir del análisis y combinación de conceptos, de la “inducción jurídica” tendiente a detectar los principios subyacentes a las normas del sistema, de la formulación de teorías que articulan estructuras que son válidas para todos los sistemas jurídicos, y del empleo de hipótesis de racionalidad sobre la acción legislativa y jurisprudencial. De este modo, la dogmática jurídica satisface la exigencia científica de neutralidad valorativa, al mismo tiempo que alcanza gran trascendencia al presentar un sistema jurídico que aparece como incierto, impreciso, inconsistente, con grandes vacíos normativos y con soluciones muchas veces claramente inadecuadas, como un orden unívoco, coherente, preciso y razonable. (1992: 100-101).

La dogmática jurídica se justifica hoy como el método científico del Derecho por excelencia, como señala el jurista argentino Christian Courtis:

La abrumadora mayoría de la investigación y de las publicaciones producidas en el campo del derecho corresponden a la llamada dogmática jurídica, doctrina o ciencia del derecho. Esta disciplina —o para mejor decir, esta perspectiva, aplicada sobre distintos objetos normativos, como las normas constitucionales, civiles, penales, administrativas, laborales, internacionales, las decisiones judiciales…— es la principal fuente de socialización de los futuros juristas en el lenguaje del derecho, y la principal fuente bibliográfica de consulta de distintos operadores prácticos del derecho —abogados, jueces, legisladores— para sustentar o justificar sus decisiones. (2006: 105).

La dogmática jurídica es el último y más reciente intento por construir un basamento epistemológico capaz de dar cuenta del Derecho, independientemente de las presiones sociales y políticas que tengan densidad histórica.

En palabras de Bourdieu:

La “ciencia jurídica”, tal y como la conciben los juristas y especialmente los historiadores del derecho —que identifican la historia del derecho con la historia del desarrollo interno de sus conceptos y métodos—, entiende el derecho como un sistema cerrado y autónomo, cuyo desarrollo puede ser comprendido únicamente a través de su “dinámica interna”. La reivindicación de la autonomía absoluta del pensamiento y de la acción jurídica se ve afirmada con la elaboración de una teoría de lo que es un modo de pensar específico; teoría que se pretende libre del peso de lo social. (Bourdieu, 2000: 156).


Bibliografía

  • Bourdieu, Pierre

      2000 La fuerza del Derecho. Bogotá, Colombia: Siglo del Hombre.

  • Courtis, Christian (ed.)

      2006 Observar la ley: Ensayos sobre metodología de la investigación jurídica. Madrid, España: Trotta.

  • Kelsen, Hans

      2000 La teoría pura del Derecho. Buenos Aires, Argentina: Eudeba.

  • Nino, Carlos Santiago

      1992 Fundamentos de Derecho Constitucional. Buenos Aires, Argentina: De Palma.

  • Santos, Boaventura de Sousa

      2018 Las bifurcaciones del orden. Madrid, España: Trotta.

1           El Derecho, en tanto disciplina, se apropia de la definición de lo jurídico, en el sentido propuesto por Bourdieu (2000). Así, “la rivalidad por el monopolio del acceso a los recursos jurídicos del pasado contribuye a hacer más profunda la separación social entre los profanos y los profesionales, favoreciendo un trabajo continuo de racionalización” (Bourdieu, 2000: 160-161). En este sentido los profesionales del Derecho participan en el proceso de recontextualización y reproducción del discurso jurídico; en consecuencia, se incorporan a la disputa por “el monopolio del derecho a decir el derecho” (Bourdieu, 2000: 162), con lo cual adquieren la competencia que consiste en “la capacidad socialmente reconocida de interpretar […] textos que consagran una visión legítima, recta, del mundo social” (Bourdieu, 2000: 162).

2           La despolitización del Derecho es un fenómeno derivado del principio de legalidad, es decir, de la prohibición de decidir fuera de lo que prescribe la ley, de esta manera los jueces se mueven en un marco jurídico-político preconstituido. Boaventura de Sousa Santos (2018) ofrece un cuidado argumento sobre este tema al analizar el rol de los tribunales en el Estado moderno.

Be the first to comment

Deja un comentario