abril 15, 2021

La normalidad y tranquilidad se imponen ante bloqueos aislados en la zona sur de La Paz

La Paz .- La Policía reportó el viernes por la mañana normalidad y tranquilidad en las actividades en La Paz a pesar de algunos bloqueos aislados registrados en la zona sur de la ciudad ante el llamado del candidato opositor Carlos Mesa y de la extrema derecha de salir a las calles para desconocer los resultados de las elecciones que dieron la victoria en las urnas al presidente Evo Morales.

Las oficinas públicas, entidades financieras, restaurantes, comercios y otros servicios se encuentran abiertos, también las escuelas públicas y privadas funcionan con normalidad pese a la convocatoria a acatar un paro cívico, con bloqueos y movilizaciones en contra proceso electoral regido por el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

«En la zona central, la situación es normal a excepción de Miraflores, donde algunos activistas se concentraron en la plaza Uyuni, evitando que los vehículos circulen con normalidad», informó el director de la Unidad Operativa de Tránsito de La Paz, Abel Claros.

El transporte público opera con normalidad en La Paz y en El Alto, también el sistema de teleféricos, lo que hizo que la población desarrolle con normalidad y tranquilidad sus actividades diarias.

Ante el anuncio de protestas, la Policía garantizó la conectividad terrestre de La Paz con el interior del país y el Aeropuerto Internacional de El Alto operaba sin problemas.

Según el reporte policial, el cierre de calles y avenidas se registró solo en algunos sectores de la zona sur donde se reportaron amagues de enfrentamiento. Transportistas y personas particulares que intentan circular rechazaron el corte de vías.

En un recorrido por la zona sur de La Paz se evidenció pequeños grupos de personas que bloqueaban las calles con cuerdas y sillas restringiendo el paso vehicular a los transportistas del servicio público quienes se bajaron de sus movilidades para intentar negociar con los protestantes y pedir que los dejen circular, bajo el argumento de un perjuicio a su economía diaria.

«Estos bloqueos nos perjudican, ellos qué saben de democracia. Este indio que le llaman les dio cátedra de cómo se gobierna, nos dio dignidad», aseguró un chofer varado en la zona de Alto Obrajes.

Otra escena se registró en la calle 4 de Obrajes, cuando un transeúnte se acercó al menos a seis personas que cerraron el paso y les dijo «dejen pasar por favor», solicitud que fue respondida con un «¡sea boliviano!…!esto es Bolivia, no es Venezuela ni Cuba¡».

Pero los disturbios no trascendieron a otros sectores de la ciudad, según el reporte de los medios televisivos y radiales, que también mostraron mercados abiertos.

El abastecimiento de alimentos y afluencia de amas de casa a los mercados es normal y los precios son estables, las personas aseguran que se encuentra con facilidad productos de la canasta familiar.

El dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), Gustavo Arce, denunció que las personas que bloquean en la zona sur tienen intereses políticos, al cuestionar su respaldo a Mesa, cuya alianza Comunidad Ciudadana (CC) no presentó ninguna denuncia de fraude electoral.

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, aliado del CC y miembro de una coordinadora creada el jueves por los opositores para exigir una segunda vuelta entre Mesa y Morales, confirmó que el paro de carácter político solo se percibió en la zona sur, sin embargo, anunció que desde el lunes se extenderá a otros lugares de la ciudad.

Al respecto, la diputada del Movimiento Al Socialismo (MAS), Valeria Silva, en un contacto con la radio Panamericana, aseveró que la sede de Gobierno registra una jornada «prácticamente normal».

«No podemos hablar de una sede de Gobierno paralizada, el centro está normal, por lo que no corresponde una paralización de la ciudad», afirmó.

Exhortó a los grupos que bloquean las calles que no intercedan en el desarrollo de las actividades de la población que necesita movilizarse para «ganarse el pan de cada día».

Asimismo, llamó a los protestantes que evitar acciones discriminatorias, en alusión a un vídeo registrado en la zona sur, donde un adulto mayor acompañado de una señora de pollera son insultados al denominarlos «indios y defensores de un gobierno de indios».

«Claramente eso no corresponde a la democracia, los movilizados tienen derecho de organizarse en grupos de diez personas que quieren pararse en una esquina, pero lo que no pueden hacer es ser racistas y discriminadores», reclamó.

El paro cívico convocado por Mesa autodenominado defensor de la democracia junto a los políticos opositores Samuel Doria Medina, Jorge ‘Tuto’ Quiroga, Oscar Ortiz, Rubén Costas, Luis Revilla, Adrián Oliva, Luis Fernando Camacho y Marco Pumar, entre otros, se resiste a aceptar el triunfo que Morales logró en las urnas con el 47,07% del respaldo ciudadano y fue reelecto por el periodo 2020-2025.

Be the first to comment

Deja un comentario