junio 19, 2021

La auditoría integral de la OEA


Editorial Cambio-.


La auditoría integral a las elecciones que encara la Organización de los Estados Americanos (OEA) con el apoyo de al menos ocho países, se desarrolla dentro del marco de la transparencia, como una salida democrática para respetar la voluntad del pueblo depositada en las urnas el 20 de octubre.

El trabajo del organismo demorará unos 12 días y tomará cuatro componentes: verificación de cómputo que incluye actas, papeletas y votos; verificación del proceso que abarca procesos informáticos; el componente estadístico con proyecciones; y cadena de custodia de las urnas.

El estudio pormenorizado recibió el apoyo del expresidente de España José Luis Rodríguez Zapatero, quien destacó la actitud democrática del Gobierno boliviano de pedir un estudio integral ante las acusaciones de algunos partidos de oposición y comités cívicos de un supuesto fraude.

México también alzó su voz ante el hecho. “Mi delegación se congratula por la decisión del Estado boliviano de solicitar una auditoría para continuar transparentando su proceso electoral como resultado de su voluntad soberana”, expresó la embajadora de México ante la OEA, Luz Elena Baños. A ellos se sumaron otros gobernantes de varias partes del mundo.

Sin embargo, el perdedor de las elecciones y candidato de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos de Mesa, un día después de haber ponderado sus efectos para demostrar el supuesto fraude electoral, afirmó que no acepta la auditoría “en los actuales términos, pactados unilateralmente” entre el Gobierno de Bolivia y la OEA.

La contradicción permanente fue puesta al descubierto por la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos, que a través de un comunicado de prensa afirmó que el expostulante de CC expresó que estaba de acuerdo con los puntos que abordará la auditoría al proceso electoral de Bolivia.

¿Alguna prueba más de que De Mesa persigue intereses inconfesables sobre el tema? ¿Alguna prueba más de que posee una personalidad tambaleante y contradictoria? Resulta incomprensible que el excandidato de CC, que un día dice sí y al otro no, rechace bajo el supuesto de que hubo un “cómputo fraudulento” sin exhibir ninguna prueba de esta falaz afirmación. Este discurso no contribuye en nada al clima de pacificación y a evitar la violencia que campea en algunos sectores de la sociedad.

La auditoría integral de la OEA debe estar encaminada a un principio de acuerdo entre el oficialismo y la oposición, pero es torpedeada por

la radicalidad de sectores afines o seguidores de Carlos de Mesa que no quieren saber nada de los resultados del estudio.

La auditoría arrojará certezas técnicas que permitirán desenmarañar los dimes y diretes de una oposición atrincherada en sus “verdades absolutas”, incapaz de tender puentes de diálogo o de entendimiento y ensimismada en sus mezquinos intereses políticos que no tienen nada que ver con los intereses de la mayoría de los bolivianos y del país.

Si la derecha y sus grupos de choque no presentan ante la OEA sus pruebas plenas de fraude pero aún permanecen en las calles, la única explicación para sus protestas es que son malos perdedores, y asumen actitudes violentas y racistas que tienen el único objetivo de “sacar al indio del Palacio”, tal como señalan sus portavoces y sus cánticos o estribillos.

Sin duda, las sabias palabras del cardenal Toribio Ticona son como dardos certeros porque apuntan a De Mesa como el responsable de la violencia, ya que el mismo día de los comicios declaró que iría a la segunda vuelta sin conocer los resultados finales dados por el TSE.

La estrategia desplegada por la derecha será derrotada por el pueblo organizado, que saldrá a las calles a defender los resultados de las elecciones y el Proceso de Cambio liderado por Evo Morales.

Be the first to comment

Deja un comentario