marzo 4, 2021

Pary advierte ante la OEA resurgimiento del racismo contra el pueblo que tiene la identidad de Morales

La Paz .- El canciller de Bolivia, Diego Pary, advirtió el lunes ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) el resurgimiento del racismo y la discriminación contra el pueblo boliviano, que tiene la identidad y color de piel del presidente indígena Evo Morales.

El diplomático boliviano realizó esa denuncia frente al actual contexto que vive el país, asediado con bloqueos, agresiones físicas a personas y acciones golpistas ejecutadas por militantes y cívicos de la derecha boliviana que no reconocen su derrota en las elecciones del pasado 20 de octubre.

«Su actuar violento se focaliza en que todos aquellos que, por su forma de pensar, vestir o apariencia física son identificados como indígenas campesinos o afines a Evo Morales. Debemos recalcar que no se trata de una agresión contra Evo Morales, la agresión es a todo un pueblo que tienen la identidad de Evo, el color de piel de Evo o las ideas de Evo», dijo.

Pary, durante su intervención en esa instancia internacional, presentó dos videos que reflejan esa situación que preocupa a la población boliviana por su radicalidad y falta de racionalidad.

Así también denunció que los grupos radicales formados por sectores de la derecha y cívicos de algunos departamentos «buscan imponer el miedo» y no se ruborizan al reconocer públicamente que imitan el método del narcotraficante Pablo Escobar, para elaborar listas de aquellos que consideran traidores, para ejercer represalias en su contra.

Según la Defensoría del Pueblo, desde el 20 de octubre hasta la fecha se registraron al menos 216 agresiones en las movilizaciones que se realizan en varias regiones del país, en franco desconocimiento del resultado de los comicios y denuncias de fraude no probado.

«Esa es la muestra del resurgimiento del racismo y la discriminación, una agresión no a un presidente indígena, sino a un pueblo representado por un indígena en la presidencia», insistió.

«Todos los avances (en Bolivia) no han sido suficientes para extirpar el racismo y la discriminación contra los sectores populares» por lo que advirtió que «la voz de un pueblo corre riesgo de ser silenciada ante el surgimiento de hordas fascistas incrustadas en organizaciones cívicas que expresan su odio contra todo aquel que no comulga con sus ideas», señaló.

Agregó que más de una década de logros económicos y grandes avances en materia social hoy están en riesgo de sufrir un retroceso inesperado.

Canciller alerta a la OEA que ningún esfuerzo convencerá a radicales que escogieron la violencia

El canciller Diego Pary alertó el lunes al Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), que ningún esfuerzo colectivo de países y organismos internacionales convencerá a los sectores radicales de la derecha boliviana, que escogieron ir por el camino de la violencia, destrucción, persecución e ilegalidad para gestar un golpe de Estado en Bolivia.

Pary, en su intervención, ratificó la posición de Bolivia de permitir, en la auditoría integral que realiza la OEA a las elecciones generales del 20 de octubre, la participación de todos los sectores que así lo deseen.

«Estamos absolutamente abiertos a que se hagan todas las verificaciones que sean necesarias; sin embargo, observamos que nada que se realice, ningún esfuerzo colectivo de los países, de los organismos internacionales, convencerá a los sectores radicales que han decidido ir por el camino de la violencia, destrucción, persecución, ilegalidad», señaló.

Recordó que, en la auditoría integral que realiza la OEA a las elecciones generales en Bolivia, participan los miembros de ese organismo y países extra regionales, como México, España y Paraguay, que acompañan el proceso.

Pary señaló que la auditoría integral se realiza a solicitud del Estado boliviano, a pesar de la contundencia de los resultados oficiales de las elecciones generales, que da una clara victoria en primera vuelta al presidente Evo Morales, con más de 648.000 votos sobre del candidato perdedor, Carlos Mesa.

«A pesar de la contundencia de los resultados y de haberse cumplido todos los procedimientos normativos, como es de conocimiento de este Consejo Permanente, el Estado boliviano ha solicitado a la secretaria general de la OEA, a la OEA, una auditoría integral a las elecciones generales del 20 de octubre para verificar si hubo o no hubo fraude como denuncia el candidato perdedor», dijo.


El 20 de octubre, domingo de elecciones en Bolivia, tras concluir la jornada de votación, un envalentonado Carlos Mesa salió a la prensa y, fundado en resultados preliminares no oficiales al 83% del conteo de votos, aseguró que logró forzar una segunda vuelta.

No obstante, luego de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) difundiera gradualmente los resultados del cómputo oficial que daban la victoria a Evo Morales en primera ronda, Mesa llamó a la población a movilizarse en un intento por desconocer la legitimidad del Órgano Electoral, lo que derivó en una ola de marchas violentas en distintas regiones del país, que terminó en la quema de instituciones públicas y entes electorales.

Recientemente, el líder del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Fernando Camacho, amenazó al presidente Evo Morales con tomar decisiones «mucho más duras» para derrocarlo, en caso de que no renuncie en un plazo de 48 horas, que corrieron desde la noche del sábado.

Be the first to comment

Deja un comentario